A. Pietrzak, P. Czuczwar, J. Mosiewicz, T. Paszkowski, G. Chodorowska, J. Bartosinska, JEADV 2015, 29, 1231–1234

La psoriasis es una enfermedad común crónica, autoinmune ainflamatoria. La literatura indica que el curso de la psoriasis puede alterarse por los cambios hormonales de la menopausia.

La menopausia se define como el último período menstrual confirmado por al menos 12 meses de ausencia de periodo menstrual. La transición de la menopausia influye en la actividad del sistema endócrino.
Los niveles de estrógenos disminuyen significativamente (principalmente estradiol E2) junto con niveles de inhibina B y hormonas anti Mullerianas ocasionando un incremento compensatorio de la hormona folículo estimulante pituitaria (FSH) y hormona luteinizante (LH).

La progesterona está disminuída, mientras que los niveles de andrógenos luego de un descenso inicial lentamente tienden a retornar a los valores pre-menopáusicos. Estos cambios hormonales profundos no afectan sólo el sistema genitourinario sino también el sistema nervioso central, sistema esquelético, piel y el sistema cardiovascular. Se acepta que el riesgo cardiovascular (CVD) en mujeres está incrementado significativamente en mujeres luego de la menopausia.

Ver

Fikrle T, Lomicova I, Szakos H, Pizinger K. Clin Exp Dermatol. 2015 Mar;40(2):149-51.

La granulomatosis anogenital (AGG) es una enfermedad inflamatoria crónica, rara que se presenta como edema indoloro de la región genital o anoperineal en asociación con hallazgos histopatológicos de granulomas no caseificantes.
Algunos casos de AGG se asocian con enfermedades sistémicas subyacentes, principalmente enfermedad de Crohn (CD). Se recomienda el examen cuidadoso de los pacientes con AGG, pero el tratamiento es extremadamente difícil.
Se presentan dos pacientes con AGG, uno de ellos con colitis ulcerativa (UC) y se lo trató con terapia biológica.

Ver

Isbary G, Coras-Stepanek B, Dyall-Smith D, Guther S, Tillmann A, Stolz W. Fuente: J Eur Acad Dermatol Venereol. 2014 Sep; 28(9):1251-4

La melanosis de la areola y pezón se han reportado raramente y se piensa que es menos común que la melanosis de la mucosa de la vulva, pene o mucosa oral.  La asimetría con irregularidad en forma y color, y aumento de tamaño a lo largo del tiempo son hallazgos clásicos de melanoma y enfermedad de Paget mamaria, pero también de melanosis benigna. La presentación clínica macroscópica no distingue claramente estas tres entidades.

Aunque las características dermatoscópicas permiten identificar lesiones melanocíticas malignas y no malignas, existe poca experiencia en dermatoscopía de melanosis de areola y pezón.

Se reportan las características clínicas, dermatoscópicas e histológicas de cinco pacientes con melanosis de la areola y pezón.

Ver

Ung CY, Carr NJ, Ardern-Jones MR. Fuente: Clin Exp Dermatol. 2014 Jul;39(5):608-11.

La amiloidosis puede manifestarse como forma cutánea primaria en ausencia de compromiso de otros órganos, o como parte de una enfermedad sistémica con compromiso cutáneo secundario.  La amiloidosis nodular cutánea primaria (PCNA) es la forma más rara de amiloidosis cutánea.  Como la amiloidosis primaria sistémica, se asocia con infiltrados de inmunoglobulinas monoclonales de cadenas ligeras se piensa que se origina de infiltrados cutáneos de células plasmáticas, que típicamente rodean la lesión. 

Se presenta una mujer de 29 años con antecedentes de un nódulo que se desarrolló sobre una cicatriz de 5 años de evolución, que aumentó lentamente de tamaño sin síntomas. Presentaba psoriasis en placas, desde los 16 años de edad, empeorando durante los últimos 7 años.  Los tratamientos tópicos incluyeron corticoides, análagos de la vitamina D y formulaciones con ácido salicílico y, había requerido tratamiento con fototerapia.

Ver

Raghunath RS, Venables ZC, Millington GW. Clin Exp Dermatol. 2015 Mar;40(2):111-5.

Las fluctuaciones de estrógenos y progesterona que definen la menstruación se asocian con numerosos cambios fisiológicos y psicosociales. Se tiene limitado entendimiento del efecto de estos cambios hormonales en la piel, sin embargo está claro que varias enfermedades cutáneas están influenciadas por ellos

En este artículo se exploran las manifestaciones clínicas y mecanismos del ciclo menstrual y sus efectos en la piel. Un mejor entendimiento de estos mecanismos puede mejorar el manejo de las dermatosis perimenstruales en el futuro.

Ver