cáncer cervicouterino

El diagnóstico de cáncer requiere un largo proceso de análisis múltiples de biopsias de tejidos, lo que impide la detección rápida y temprana de los cánceres. En un nuevo estudio, los investigadores de la Universidad de Osaka, en Japón, han desarrollado un novedoso sistema de imágenes que utiliza luz infrarroja cercana para ser menos invasivo y más eficiente en el tiempo que el enfoque convencional. Ver más…

Una herramienta de alta tecnología para la detección del cáncer cervical está enfrentando resistencia de más de una decena de grupos de pacientes, que advierten que esa prueba genética pudiera remplazar un examen más simple, barato y establecido en la atención médica a las mujeres: el «Papanicolau».

El nuevo examen creado por la firma farmacéutica Roche usa ADN para detectar el virus del papiloma humano (VPH), que causa el cáncer de la cérvix. Aunque esa tecnología ha estado disponible desde hace años, Roche ahora quiere que la Administración de Fármacos y Alimentos (FDA) lo apruebe como primera opción para detección de la enfermedad, en lugar del tradicional Papanicolau.

Pero varios grupos de mujeres incluyendo American Medical Women’s Association y Our Bodies Ourselves advierten que cambiar a un modelo basado en ADN sería «un cambio radical» en las prácticas médicas que pudiera llevar a confusión, costos más altos y tratamientos excesivos.

«Remplaza una herramienta segura, efectiva y bien establecida de detección que ha prevenido cáncer cervical exitosamente en Estados Unidos con una nueva herramienta y régimen cuya efectividad no ha sido demostrada en una vasta porción de la población», dicen los grupos en una carta a la comisionada de la FDA, la doctora Margaret Hamburg. La carta, fechada el lunes, está firmada por 17 grupos de defensa del paciente, incluyendo Consumers Union, el Cancer Prevention and Treatment Fund y la National Alliance for Hispanic Health.

La principal preocupación de los activistas es que una prueba basada solamente en la detección del VPH pudiera llevar a tratamiento excesivo de mujeres jóvenes que portan el virus pero corren poco riesgo de desarrollar cáncer. La mayoría de las personas jóvenes activas sexualmente se infectan con VPH, pero sus cuerpos eliminan el virus en apenas unos meses. Solamente años de infección se convierten en la enfermedad.

«Desafortunadamente, la prueba de VPH por sí sola no es muy útil, porque muchas jóvenes tienen VPH que desaparecerá sin tratamiento», dijo Diana Zuckerman, del Cancer Prevention and Treatment Fund.

Una portavoz de la FDA dijo que la agencia no podía comentar sobre la carta, pues se refiere a un producto aún bajo revisión.

Durante decenios, el Papanicolau fue la única prueba para detección de cáncer cervical  y tiene un historial asombrosamente exitoso. El número de casos de la enfermedad registrados en Estados Unidos ha decrecido más de 50 % en los últimos 30 años, principalmente gracias el incremento de esos exámenes.
abril 19/2014 (AP)

Tomado del Boletín de Prensa Latina: Copyright 2012 «Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.»

Un estudio divulgado revela que una sustancia contenida en una especie de hongo podría matar el virus del papiloma humano (VPH), que se cree es uno de los causantes del cáncer cervical.

Se trata del Compuesto Correlacionado de Hexosa Activa (AHCC por sus siglas en inglés), que se encuentra en el shiitake, una especie comestible de hongo originaria de Asia oriental, refiere la investigación.

El virus del papiloma humano es una infección muy común que se transmite a través de las relaciones sexuales.

Cerca del 70 % de las personas se contagian con VPH en algún momento de su vida, su ADN se halla en el 99,7 % de los casos de cáncer cervical y se considera que algunos tipos de ese virus provocan la enfermedad.

Los científicos trataron con AHCC las células infectadas y descubrieron que desapareció a los 90 días y no volvió a detectarse en las pruebas que se realizaron un mes después de su desaparición.

Los mismos resultados fueron obtenidos tanto durante las pruebas in vitro como en experimentos con ratones en la Escuela Médica de la Universidad estadounidense de Texas, donde ya se realiza un experimento en humanos para confirmar el efecto de la sustancia en las personas, de acuerdo con el estudio.

La sustancia no solo eliminó el virus, sino que también detuvo el crecimiento de los tumores, y esos son resultados muy prometedores, afirmó la autora de la investigación, Judith Smith de la Universidad de Texas.
marzo 25/2014 (PL)

Tomado del boletín de selección temática de Prensa Latina: Copyright 2013 «Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.»

La actividad física regular y mantener un peso saludable pueden prevenir tres de cada cinco casos nuevos de cáncer endometrial, según una nueva revisión de las evidencias científicas. Los investigadores calculan que el 59 % de los casos de cáncer endometrial (unos 29,500 cada año en Estados Unidos) podrían prevenirse si las mujeres hicieran al menos 30 minutos de ejercicio al día y evitaran la grasa corporal excesiva. Ver más…

El investigador de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y jefe de la Unidad de Medicina Genómica del Hospital General de México, Jaime Berumen Campos, descubrió tres marcadores moleculares para detectar oportunamente el cáncer cervical.

El hallazgo, publicado en la revista científica PLoS ONE, también permite ubicar blancos terapéuticos y ayuda a predecir la sobrevida de las pacientes, informó la UNAM en un comunicado.

Tras investigar la expresión de 8638 genes entre 43 muestras de cáncer cervical y 12 epitelios sanos, el científico y sus colaboradores identificaron los marcadores CDC20, CDKN3 y NUSAP1, con potencial para detectar la afección oportunamente y las lesiones precursoras de alto grado.

«El CDKN3 también puede predecir la supervivencia de las pacientes con ese mal y servir como blanco potencial para desarrollar medicamentos específicos», comentó el experto.

Indicó que durante años la prueba de Papanicolau ha sido el procedimiento más importante para la detección oportuna de cáncer de cuello uterino y lesiones neoplásicas precursoras, y su aplicación masiva en países desarrollados ha disminuido en más de 50 % la incidencia en los últimos 40 años.

Aquellas con resultados anormales en ese estudio son remitidas a la colposcopía para confirmar, descartar o aclarar el diagnóstico mediante un estudio histopatológico, agregó.

«Pero la sensibilidad del Papanicolau es baja, de alrededor de 50 %. De cada 10 mujeres con lesiones precursoras de alto grado o cáncer cervical que acuden a estudios para la detección oportuna, esa prueba detecta a cinco; en el resto resulta normal, aunque más tarde algunas desarrollen la enfermedad», explicó Berumen Campos.

En su búsqueda, el especialista y sus colaboradores encontraron que los marcadores CDC20, CDKN3 y NUSAP1 se asocian con el padecimiento y con las lesiones preinvasoras de alto grado, y con ello lograron una sensibilidad y especificidad de 90 %, por lo que son buenos candidatos para ser empleados como marcadores de detección oportuna.

También indagaron si esos marcadores se relacionaban con la supervivencia de las enfermas. Estudiaron la evolución clínica de 42 pacientes durante 42 meses y se encontró que el CDKN3 se asocia con una corta supervivencia.

«El 60 % de las que tenían una concentración elevada de este murieron antes de dos años de haber iniciado la afección, mientras que solo 15 de las que tuvieron baja concentración de ese marcador fallecieron en el periodo de estudio», finalizó.
julio 8/2013 (Notimex)

Tomado del Boletín de Prensa Latina: Copyright 2012 «Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.»

Mitosis Is a Source of Potential Markers for Screening and Survival and Therapeutic Targets in Cervical Cancer

Casi la mitad de los cánceres colorrectal y cervicouterino y más de un tercio de los de mama son diagnosticados en estadios tardíos en Estados Unidos, aún cuando hay disponibles métodos de control para identificarlos tempranamente, señaló un informe oficial.
Expertos sanitarios indicaron que se requiere más trabajo para asegurar que las personas se realicen los controles, lo que podría permitir una detección temprana y salvar más vidas.
«Este informe causa preocupación porque demasiados cánceres prevenibles no están siendo diagnosticados cuando el tratamiento es más efectivo», señaló en un comunicado el doctor Marcus Plescia, de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC).
Investigadores de los CDC estudiaron las tasas de los cánceres de mama, útero y colon según el estadio y las características demográficas en diferentes estados del país.
También usaron datos nacionales sobre nuevos casos de cáncer recolectados a través de diferentes registros de los CDC.
Los investigadores hallaron que las tasas de cáncer colorrectal en estadio tardío aumentaban con la edad y eran mayores entre los hombres y las mujeres de raza negra.
Las tasas de cáncer de mama en estadio avanzado eran mayores entre las mujeres de 70 a 79 años y las negras, informan los expertos en el reporte semanal sobre muerte y enfermedades de los CDC.
Además, los científicos indicaron que las tasas de cáncer cervicouterino en estadio tardío eran mayores entre las mujeres de 50 a 79 años y las hispanas.
Según los CDC, el lugar de residencia de las personas también juega un rol importante en la frecuencia de los controles y en la tasa de diagnóstico.
Por otra parte, los CDC indicaron que la nueva ley de reforma de salud firmada por el presidente Barack Obama en marzo, que cubre los test de control del cáncer, eliminaría las barreras presupuestarias que impedirían que las personas se sometan a evaluación.
El cáncer colorrectal es la segunda causa de muertes por tumores en Estados Unidos después del cáncer pulmonar, con 53 000 defunciones anuales. Las pruebas de control pueden hallar los cambios precancerosos llamados pólipos, posibles de removerse antes de convertirse en cánceres.
Unas 12 000 mujeres son diagnosticadas con cáncer cervicouterino en Estados Unidos cada año. Se trata del cáncer ginecológico más fácil de prevenir con pruebas de control y seguimiento.
En tanto, más de 191 000 mujeres fueron diagnosticadas con cáncer de mama invasivo en 2006, y más de 40 000 murieron por la enfermedad. Las mamografías son la mejor herramienta de control para la mayoría de las pacientes ya que pueden detectar los tumores antes de que sean lo suficientemente grandes como para sentirse o causar síntomas.
Chicago, noviembre 28/2010 (Reuters)