Pérdida sensible para la Ortopedia cubana

1

En la madrugada de hoy, jueves 26 de agosto de 2021, falleció el Dr. C. Raúl R. Candebat Candebat, brillante médico ortopédico, que se destacó por su entrega y dedicación al servicio de la patria y de su profesión.

Fue acreedor de incontables reconocimientos a lo largo de su trayectoria, entre ellos el título honorífico de Héroe Nacional del Trabajo de la República de Cuba.

Sus orígenes se remontan a un pueblito cerca de la estribación de la Sierra Maestra. Su tío materno era un médico de cierto prestigio, “muy querido entre los pobres”. Su padre fue un técnico dental a quien las carencias económicas le imposibilitaron concluir la graduación de bachiller y estudiar Medicina.

En resistencia a las aspiraciones paternas, en septiembre del año 1955 llegó a la capital para optar por la carrera de ingeniería. Pero al final, cambió de carrera y se inició en el camino de la medicina.

La Universidad de La Habana cerró sus puertas en 1956 y solo con el triunfo de la Revolución pudo continuar sus estudios. Inicialmente pensó en estudiar Pediatría, pero, una vez más, las cosas no saldrían de la manera en que él las había planificado.

Después del primero de enero de 1959 el país sufrió un éxodo masivo de profesionales de la medicina. Fue un momento muy difícil. El Hospital Ortopédico, hoy Hospital “Fructuoso Rodríguez”, se había quedado sin especialistas y el profesor Julio Martínez Páez solicitó apoyo para formar expertos en cirugía ortopédica y traumatología, a partir de alumnos que fueran a cursar el sexto año de la carrera de Medicina por la vía directa.

Unos pocos respondieron al llamado, entre ellos Raúl Candebat Candebat, quien en el año 1964 obtuvo su título, en acto celebrado en la Central de Trabajadores de Cuba, donde participó el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz.

Su primera experiencia laboral fue en el Hospital “Saturnino Lora”, de Santiago de Cuba. A mediados del año 1965, Fidel se reunió en La Habana con él y otros médicos con la indicación de participar en una misión en el Congo, bajo las órdenes del Che.

De regreso a Cuba prosiguió con su labor médica y en 1971 se graduó de especialista en Ortopedia, con una tesis acerca de la osteoartritis de cadera. Años después sería vicedirector en el Complejo Científico Ortopédico Internacional “Frank País”, en La Habana.

Durante ese período también asistió a proyectos de superación relacionados con los padecimientos de columna y cadera, en la universidad italiana “La Sapienza”, donde adquirió las habilidades que poco a poco lo convertirían en uno de los ortopédicos de más renombre en nuestra nación.

El 3 de diciembre de 1982 quedó inaugurado el Hospital Clínico Quirúrgico “Hermanos Ameijeiras”. El doctor Candebat fue el encargado de abrir el servicio de ortopedia, que comenzó a funcionar unos meses antes de la apertura oficial del centro, y de incorporar los procedimientos quirúrgicos, en el año 1983.

En esa primera etapa, de gran demanda de sacrificio y entrega, se introdujeron técnicas y procedimientos que en Cuba eran poco conocidos o no estaban popularizados, con el empeño de prestar un servicio que se correspondiera con los de un hospital que no se pareciera a los demás hospitales del país, según palabras del Comandante en Jefe.

La crisis económica de principios de los 90 afectó todas las esferas de la nación. Candebat, junto a su equipo de trabajo, encontró alternativas a la ausencia de instrumentos para estabilizar la columna creando un dispositivo que fue muy útil en ese sentido y que hoy está patentado.

Procedimientos como la corpectomía vertebral, la osteofitectomía, la vertebrectomía en pacientes que sufren de cáncer y presentan tumor espinal y epidural por metástasis, entre muchos otros, se realizan actualmente en dicha institución.

Incontables son los premios y reconocimientos que el doctor Candebat recibió a lo largo de su trayectoria, donde destaca el título honorífico de Héroe Nacional del Trabajo de la República de Cuba, la máxima distinción que otorga el Estado cubano a quienes han tenido una relevante vida laboral.

Más allá de los galardones obtenidos por este médico brillante está la persona que se condujo por la vida con humildad, que hablaba de “nosotros” y no de “yo”, que sintió orgullo de sus orígenes, respeto por su equipo de trabajo y agradecimiento a los demás.

La desaparición física del Profesor Candebat constituye una muy sensible pérdida para la Ortopedia y la medicina cubana. El inmenso desarrollo alcanzado en temas como la cirugía de columna vertebral y de la cadera por nuestro país, se deben en gran parte a los aportes y esfuerzos del profesor, quien desde su posición primero en el Hospital “Frank País” y después como Jefe de Servicio de Ortopedia y Traumatología del Hospital “Hermanos Amejeiras”, junto al Dr. René Rubinos Ruiz y su equipo de trabajo, impulsaron hasta primeros planos mundiales dichos procederes.

La junta directiva de la Sociedad Cubana de Ortopedia y Traumatología rinde merecido tributo a la honestidad, patriotismo e incansables esfuerzos por la superación personal y colectiva que manifestó el Profesor Dr. C. Raúl R. Candebat Candebat.

Reciba su familia las muestras de apoyo que en este doloroso momento le ofrecemos todos los ortopédicos cubanos.

Junta Directiva SCOT

Vea también:

Héroe de bata blanca. Periódico Trabajadores. Por: Leydis Hernandez Mitjans – 7 enero 2018

Comentarios en la publicación Haga un comentario

26/08/2021

Mario Gutiérrez Blanco Habana @ 6:02 pm #

Lamentamos mucho la pérdida de nuestro profesor de ORTOPEDIA. Nos unimos a sus familiares y amigos
Capítulo de Camagüey
DR. C. Mario Gutiérrez
Presidente

Haga un comentario

Los campos con asterisco (*) son obligatorios.

*

*

code