2011 Archivos

0

Un estudio demuestra que la terapia precoz con fármacos antirretrovirales reduce en un 96% la probabilidad de que las personas con VIH contagien a sus parejas.

El tratamiento temprano en portadores del VIH contribuiría a evitar el contagio de la pareja, según un estudio publicado en New England Journal of Medicine (NEJM). El trabajo, en el que participaron 1.763 parejas en África, Asia, Sudamérica y los Estados Unidos, halló que las personas infectadas con VIH en una relación sexual estable reducían la probabilidad de infectar a sus parejas con el virus en 96% si recibían fármacos antirretrovirales poco después del diagnóstico.
A la pregunta de si el tratamiento precoz ayuda a proteger a las parejas sexuales de la infección, la respuesta del estudio fue «un sí rotundo», según el Dr. Scott Hammer, profesor de medicina de la University of Columbia (Estados Unidos).
En el estudio más reciente, un equipo dirigido por el Dr. Myron S. Cohen, de la University of North Carolina, de Chapel Hill (Estados Unidos), rastreó los resultados de las parejas en que uno de los miembros era VIH positivo y el otro no (con el mismo número de hombres y mujeres que portaban el virus). Al miembro infectado se asignó al azar una combinación de una variedad de medicamentos estándares para suprimir el VIH, ya fuera inmediatamente después de su diagnóstico o con retraso (por ejemplo, después de que el conteo de las células inmunitarias arrojara un resultado relativamente bajo, o cuando aparecían síntomas relacionados con el VIH).
La inscripción en el ensayo comenzó en junio de 2007, y para finales de febrero de 2011, el equipo empezó a usar métodos basados en genética para confirmar 28 casos en que un miembro de la pareja que no había estado infectado había contraído el virus de su pareja VIH positiva. Sólo en uno de los 28 casos la transmisión había ocurrido en una pareja asignada al azar al grupo de tratamiento temprano.
«Supresión sostenida del VIH-1»
«Lo más probable es que la supresión sostenida del VIH-1 en las secreciones genitales que resulta de la terapia antirretroviral sea el mecanismo de prevención de la transmisión del VIH-1», escribió el equipo del Dr. Cohen.
Asimismo, concluyeron que el tratamiento temprano se asociaba con una reducción del 41% en los ‘eventos clínicos’ (enfermedad o muerte) relacionados con el VIH en los pacientes infectados con el virus, frente a aquellos cuyo tratamiento fue pospuesto.
JANO.es · 21 Julio 2011 00:05 

New England Journal of Medicine 2011;doi:10.1056/NEJMoa1105243

Fecha: #

0

Un estudio pone de relieve el alto nivel de satisfacción que proporcionan estos tratamientos, valorados con una media de 8 sobre 10.

Un estudio sobre terapias biológicas en artritis reumatoide ha puesto de manifiesto el alto nivel de satisfacción que experimentan los pacientes con estos tratamientos, valorados con una puntuación media de 8 sobre 10.

El trabajo señala que también existen importantes áreas de mejora. Para el Dr. Miguel Ángel Caracuel, vicepresidente de la Sociedad Española de Reumatología, “este libro pone de relieve que todavía tenemos que hacer una importante labor de comunicación de cara a que el paciente sepa qué debe y puede esperar de los tratamientos, ya que el objetivo al instaurar un tratamiento biológico es que la enfermedad remita”. A este respecto, el 48% de los pacientes no tiene presente el concepto de remisión, entendido como la ausencia de síntomas y actividad de la enfermedad.

Antonio I. Torralba, presidente de ConArtritis, considera, a la luz de estos datos, que «se debería potenciar la participación de los pacientes en la toma de decisiones sobre su tratamiento, proporcionándole la información adecuada de una forma entendible».

JANO.es · 20 Julio 2011 13:18

Fecha: #

0

Investigadores del IDIBELL demuestran que la inhibición del receptor del factor de crecimiento epidérmico activa mecanismos de muerte programada.
La inhibición del receptor del factor de crecimiento epidérmico (EGFR) frena el crecimiento de células tumorales hepáticas y las hace sensibles a la acción supresora de la citoquina TGF-beta, activando mecanismos de muerte programada (apoptosis). Éste es el resultado de un estudio realizado por investigadores del Grupo de Claves Biológicas del Fenotipo Invasivo y Metastático del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL), liderado por Isabel Fabregat.
Las conclusiones podrían dar lugar al desarrollo de nuevas terapias personalizadas contra el cáncer de hígado. El trabajo se publica en el número de agosto de la revista Journal of Hepatology.
El carcinoma hepatocelular es uno de los tumores con mayor mortalidad del mundo y el quinto más común. La aparición de este tumor está relacionada con varias alteraciones moleculares, siendo la más evidente la alteración de los mecanismos que regulan el equilibrio entre proliferación y muerte celular.
El estudio tenía como objetivo la disección de la respuesta de las células tumorales al TGF-beta cuando anulamos la vía del EGFR. El TGF-beta está implicado en la regulación de varios procesos celulares. En lo referente a los tumores, se ha demostrado que tiene una función dual contradictoria. Por un lado, en estados iniciales induce la muerte celular programada, de forma que tiene una función supresora del crecimiento del tumor, pero en estados más avanzados favorece la migración y la invasión celular y, por lo tanto, la metástasis.

Background genético
La cancelación de la vía del EGFR se realizó farmacológicamente y silenciando su expresión mediante el uso de ARN de interferencia con los mismos resultados. La inhibición del receptor EGF no sólo atenuó la proliferación celular sino que también incrementó la función supresora del TGF-beta, por lo tanto podría tratarse de una diana terapéutica para el cáncer hepático. Ahora bien, este freno en el crecimiento de las células tumorales no se produce en todos los casos. Las líneas celulares que presentan determinadas alteraciones genéticas (en el funcionamiento del TGF-beta o en el de proteínas implicadas en la vía de señalización del EGFR pero en pasos posteriores al receptor) no responden a la inhibición del EGFR y las células tumorales continúan creciendo.
La coordinadora del estudio, Isabel Fabregat, ha destacado que para realizar “una buena medicina personalizada es necesario analizar la biología molecular de las células tumorales del paciente, su fenotipo y su background genético y epigenético». «Así», añade, «podremos predecir qué pacientes son susceptibles a responder de manera efectiva al tratamiento y cuáles no”.
El estudio se realizó en líneas celulares de hepatocarcinoma y en los próximos meses se iniciará un estudio con un modelo experimental en ratones.

JANO.es · 26 Julio 2011 08:36

Journal of Hepatology (2010); doi:10.1016/j.jhep.2010.10.041

Fecha: #