proteínas

El estudio muestra que, en modelos de ratón, LRG1 promueve el crecimiento de vasos sanguíneos, un proceso conocido como angiogénesis.

Investigadores del Instituto de Oftalmología del University College London (UCL) de la Universidad de Londres, en Reino Unido, han descubierto una proteína, la LRG1, que estimula el crecimiento de los vasos sanguíneos, y especialmente de los vasos sanguíneos «malos», aquellos que caracterizan enfermedades tan diversas como el cáncer, la degeneración macular relacionada con la edad y la artritis reumatoide, un hallazgo que publica la revista Nature.

En estas retinas enfermas, la proteína LRG1 se expresa por las células endoteliales de los vasos sanguíneos. LRG1 también está presente en los ojos de los pacientes con retinopatía diabética proliferativa, una complicación vascular de la diabetes que puede llevar a la ceguera.

El estudio muestra que, en modelos de ratón, LRG1 promueve el crecimiento de vasos sanguíneos, un proceso conocido como angiogénesis, y, a la inversa, la inhibición de la LRG1 en modelos de roedores reduce el crecimiento de vasos sanguíneos perjudiciales asociados con enfermedad de la retina. Los autores del estudio sugieren que el bloqueo de la actividad de LRG1 es un objetivo prometedor para la terapia futura.

El profesor John Greenwood, autor principal de la investigación del Instituto de Oftalmología del UCL, dijo: «Hemos descubierto que una proteína secretada, LRG1, promueve el nuevo crecimiento de vasos sanguíneos y su inhibición impide un crecimiento patológico de los vasos sanguíneos en la enfermedad ocular».

«Nuestros hallazgos sugieren que LRG1 tiene un papel menos importante en el crecimiento normal de los vasos sanguíneos y por ello puede ser particularmente aplicable al «mal» crecimiento de vasos sanguíneos. Esto hace de LRG1 un objetivo especialmente atractivo para la intervención terapéutica en condiciones en las que el crecimiento de los vasos contribuye a la enfermedad», añade.

La angiogénesis es un proceso biológico fundamental que se requiere para el desarrollo, la reproducción y la reparación de los tejidos dañados, pero también juega un papel importante en muchas enfermedades en las que la neoformación de vasos pueden ser perjudicial.

Por ejemplo, en la retina incontrolada y el irregular crecimiento de vasos sanguíneos en enfermedades como la degeneración macular relacionada con la edad y la retinopatía diabética puede resultar en una pérdida catastrófica de la visión. Otro ejemplo es el crecimiento de tumores cancerosos sólidos, que son dependientes de la proliferación de nuevos vasos sanguíneos y el papel importante de la angiogénesis en la artritis reumatoide, donde contribuye a la inflamación de la articulación.

Factor de crecimiento transformante beta (TGF-beta)

El mecanismo a través del cual LRG1 promueve la angiogénesis es mediante la modificación de la señalización de un factor de crecimiento multifuncional llamado factor de crecimiento transformante beta (TGF-beta). TGF-beta regula tanto el mantenimiento de los vasos sanguíneos sanos normales como el crecimiento no deseado de los vasos sanguíneos perjudiciales.

Este estudio indica que en las enfermedades de la retina la producción de LRG1 se enciende en los vasos sanguíneos, lo que provoca un cambio en la señalización de TGF-beta lejos de una vía normal de mantenimiento de los vasos sanguíneos hacia una vía que promueve el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos dañinos.

«Los estudios genéticos han revelado que el gen que codifica LRG1 se conserva en los vertebrados y este estudio confirma que el ratón y los vasos sanguíneos humanos expresan LRG1″, destaca Stephen Moss, autor principal del Instituto de Oftalmología del UCL. «Predecimos, por lo tanto, que el crecimiento anormal de los vasos sanguíneos también es un proceso conservado y que el papel de LRG1 es igualmente aplicable a la angiogénesis patológica humana», añade.
octubre 3/2013 (JANO.es)

LRG1 promotes angiogenesis by modulating endothelial TGF-ß signalling

En: Noticias #

Investigadores de la española Universidad de Navarra identificaron la función biológica de una proteína determinada, la FOXP1, que interviene en la progresión de linfomas.

Los científicos demostraron el rol que desempeña esa proteína en el correcto funcionamiento de la respuesta inmune y su vínculo con el desarrollo de un tipo de linfoma agresivo.

En un estudio publicado en Blood (doi: 10.1182/blood-2012-10-462846.), revista científica de la Sociedad Americana de Hematología, los especialistas explicaron que los llamados linfocitos B se reorganizan en microambientes para crear una respuesta inmune eficiente.

«Profundizamos en la relevancia funcional de la FOXP1 en los linfocitos B e investigamos su papel oncogénico en la célula de origen de la mayor parte de los linfomas», señalaron los autores principales del trabajo, dirigidos por José A. Martínez- Climent.

La investigación confirmó que esa proteína es un factor clave en la regulación de esos procesos malignos y en la formación de sus centros germinales, localizados en el bazo y los ganglios linfáticos.

«Además, participa directamente en la respuesta inmune humoral, regulando procesos de proliferación, diferenciación y reparación de ADN», refirieron los expertos.

«Esta proteína puede ser una diana terapéutica selectiva para un subgrupo de linfomas B que actualmente carece de tratamiento curativo», agregaron.

Según el estudio, los linfomas B representan el sexto cáncer más frecuente en los países desarrollados y constituyen un grupo heterogéneo de tumores variados que presentan distintas características biológicas y diferente evolución clínica.
mayo 27/2013 (PL)

Tomado del boletín de selección temática de Prensa Latina: Copyright 2013 «Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.»

Sagardoy A, Martinez-Ferrandis JI, Roa S, Bunting KL, Aznar MA, Elemento O.Downregulation of FOXP1 is required during germinal center B-cell function. Blood. 2013 May 23;121(21):4311-20. 2013 Abr 11

En: Noticias #

Científicos españoles identificaron un mecanismo de una proteína específica vinculada al crecimiento del tumor y las metástasis en el cáncer de próstata.

Según la revista Oncogene ( doi:10.1038/onc.2013.51 ), la proteína Prostate Tumor Overexpressed-1 (Ptov1)está fuertemente expresada en el cáncer de próstata y en las lesiones premalignas que preceden a la enfermedad.

Investigadores del Vall d’Hebron Instituto de Recerca, Barcelona, comprobaron que la interacción de Ptov1 y otra proteína (Rack1), activa la síntesis de proteínas de un grupo particular, en el cual destaca el oncogén c-Jun/AP1.

Este proceso provoca a su vez un aumento de la expresión de otros genes inductores de la motilidad celular, la invasión y la metástasis in vivo, refirieron los especialistas.

Tras investigar en ratas, los expertos demostraron que Ptov1 ejerce como reguladora de otras proteínas cuya función es intensificar la agresividad del tumor.

Los científicos inocularon en ratones células de cáncer de próstata con la expresión de Ptov1 muy reducida y encontraron que los tumores resultantes eran más pequeños, no expresaban el oncogén c-Jun y tardaban más en metastizar.

También corroboraron este comportamiento de la proteína en muestras procedentes de humanos con cáncer de próstata, y sugirieron que constituye una oportunidad para diseñar nuevas dianas terapéuticas.

Actualmente se desconoce como se activa la Ptov1 en las células cancerosas, pero la identificación de su mecanismo de acción permite plantear nuevas estrategias para las terapias antitumorales, sostuvo Rosanna Paciucci, coordinadora del estudio.
abril 22/2013 (PL)

Tomado del boletín de selección temática de Prensa Latina: Copyright 2013 «Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.»

N Marqués, M Sesé, V Cánovas, F Valente, R Bermudo, et al. Regulation of protein translation and c-Jun expression by prostate tumor overexpressed 1. Oncogene. 4 Mar 2013

En: Noticias #

Un grupo de investigadores brasileños identificó una proteína cuya acción facilita que personas con cáncer sufran metástasis, es decir la transferencia de la enfermedad a otros órganos.

La proteína analizada reduce la adhesión y la interacción entre las células tumorales, por lo que incentiva a las células cancerígenas a liberarse y a migrar hacia otros órganos o tejidos, informó la Fundación de Apoyo a la Investigación en el Estado de Sao Paulo (Fapesp), la fundación que financió el estudio.

El importante papel de la proteína conocida como ARHGAP21 en la separación de las células cancerígenas fue identificado por científicos del Centro de Hematología y Hemoterapia de la Universidad de Campinas (Unicamp) y del Instituto Nacional de Ciencia y Tecnología de Sangre (INCT Sangre).Los resultados del estudio fueron destacados en un artículo publicado en la última edición de The Journal of Biological Chemistry (doi:10.1074/jbc.M112.432716 ), revista científica de la Sociedad Estadounidense de Bioquímica y Biología Molecular.Según los autores del artículo, el descubrimiento permite pensar en el desarrollo de técnicas para inactivar estas proteínas en las células tumorales y, consecuentemente, reducir la posibilidad de metástasis.

«El gran problema de un tumor es la metástasis. Si logramos bloquearla (la acción de la proteína), será posible evitar la migración de células cancerígenas hacia otros órganos y aumentar la posibilidad de cura», según Karin Spat Albino Barcellos, investigadora de la Unicamp y coordinadora del estudio.

La secuencia genética de la ARHGAP21 ya había sido descifrada por investigadores brasileños pero aún se desconocía su papel en la metástasis.Las nuevas investigaciones permitieron establecer que la ARHGAP21 tiene acción sobre las Rho-GTPases, un grupo de cerca de veinte proteínas que regula el movimiento, la adhesión, la migración y la diferenciación de las células.

«Vimos que las Rho-GTPases necesitan de la ARHGAP21 durante la formación de la adhesión célula-célula, y que la ARHGAP21 participa de este proceso al ubicarse en las junturas celulares», según Barcellos.El proceso fue comprobado en experimentos en laboratorio que simulan la transición de células tumorales desde tejidos epiteliales hacia tejidos mesenquimales.

El experimento en laboratorio demostró que es posible bloquear la transición de las células tumorales mediante técnicas para inactivar la proteína.»Pero aún no sabemos si es posible inactivar la proteína en humanos porque ella debe ejercer muchas otras funciones, incluso benéficas, en las células», según la investigadora.
abril 15/2013 (Xinhua)

Tomado del boletín de selección temática de Prensa Latina: Copyright 2013 «Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.»

Karin S. A. Barcellos, Carolina L. Bigarella, Mark V. Wagner, Karla P. Vieira, Mariana Lazarini, Peter R. Langford. ARHGAP21 Protein, a New Partner of α-Tubulin Involved in Cell-Cell Adhesion Formation and Essential for Epithelial-Mesenchymal Transition. J. Biol. Chem. 2013 288: 2179-2189.

En: Noticias #

Científicos australianos identificaron una proteína en el tracto reproductivo femenino que protege a las mujeres de algunas enfermedades de transmisión sexual (ETS), como la chlamydia y el virus del herpes simple.

El estudio, dirigido por Paul Hertzog del Instituto de Investigación Médica Monash, Australia, comprobó que la proteína interferón epsilon (IFNe) desempeña un importante papel en la protección de las féminas contra algunas infecciones vaginales.

Según los especialistas, la IFNe sigue normas distintas a las proteínas inmunomoduladoras normales que se activan y nos protegen frente a una infección solo después de que estemos expuestos a un virus o una bacteria.

En este caso, la IFNe, que está regulada por las hormonas, varía sus niveles durante el ciclo menstrual y se inactiva en el embarazo y la menopausia, interviniendo esta variación en las respuestas inmunes femeninas.Este descubrimiento podría ser potencialmente utilizado para el tratamiento de ETS y para determinar la predisposición de las mujeres a ser infectadas, publicó la revista Science(doi: 10.1126/science.1233321).

Por el momento, los científicos comenzarán estudios clínicos y analizarán sus aplicaciones a otras enfermedades como el cáncer, los trastornos del aparato reproductor femenino, la endometriosis y la enfermedad inflamatoria pélvica.
marzo1/2013 (PL)

Tomado del boletín de selección temática de Prensa Latina: Copyright 2011 «Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.»

Fung KY, Mangan NE, Cumming H, Horvat JC, Mayall JR, Stifter SA.Interferon-ε protects the female reproductive tract from viral and bacterial infection.Science. 2013 Mar 1;339(6123):1088-92.

En: Noticias #

Investigadores de la Universidad de Oxford descifraron el origen de una capacidad innata del cerebro para mantener sus neuronas vivas y protegerse del daño producido por un accidente cerebrovascular.
Después de experimentar con ratas de laboratorio, los científicos identificaron el primer ejemplo de que el cerebro tiene integrada su propia defensa neuronal, llamada neuroprotección endógena.
En el estudio, los especialistas encontraron que la producción de una proteína llamada hamartina permite a las células cerebrales sobrevivir aunque les falte oxígeno y glucosa.
Los expertos analizaron varias partes del hipocampo de los roedores y demostraron que ante un ictus cerebral, las neuronas mueren en las zonas donde falta dicha proteína.
Si bloqueamos la hamartina, las neuronas mueren cuando el flujo sanguíneo se detiene, pero si la estimulamos, las células sobreviven, señaló el líder de la investigación, Alastair Buchan.
Los analistas identificaron también la ruta biológica a través de la cual esa proteína permite a las células nerviosas enfrentar daños cuando no reciben energía y oxígeno.
Según los especialistas, conocer el mecanismo natural que conduce a la neuroprotección abre la posibilidad de desarrollar fármacos que imiten el efecto de la hamartina.
El estudio, publicado en la revista Nature Medicine (doi: 10.1038/nm.3097), sugiere que este hallazgo podría ayudar en el tratamiento para los accidentes cerebrovasculares y en la prevención de otras enfermedades neurodegenerativas.
Desde hace décadas los científicos buscan medicamentos que ayuden a las neuronas a enfrentar traumatismos cerebrales y a recuperarse después.
febrero 25/2013  (PL)
Tomado del boletín de selección temática de Prensa Latina: Copyright 2011 «Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.»
Papadakis M, Hadley G, Xilouri M, Hoyte LC, Nagel S, Buchan AM.Tsc1 (hamartin) confers neuroprotection against ischemia by inducing autophagy.Nat Med. 2013 Feb 24.

En: Noticias #