proteínas

El cáncer de pulmón es el tipo de tumor más frecuente en el mundo. Anualmente se detectan en España cerca de 30 000 casos nuevos. Uno de los factores que marca el pronóstico de esta enfermedad es su capacidad de causar metástasis en el hueso. Científicos del Centro de Investigación Médica Aplicada (CIMA) y de la Clínica Universidad de Navarra han descubierto nuevos mecanismos que favorecen este proceso. Ampliar…

Un estudio ha examinado las posibilidades de progresar a demencia de aquellas personas en las cuales, en pruebas sobre el estadio preclínico de la enfermedad de Alzheimer (EA), se han observado las primeras señales biológicas o biomarcadores de este trastorno neurodegenerativo. Los investigadores analizaron los datos de más de 2000 personas que participaron en dos estudios a largo plazo sobre la EA, que incluían pruebas sobre la presencia de proteína β-amiloide, atrofia cerebral y señales tempranas de deterioro cognitivo. Ampliar…

Investigadores de la Universidad de Pennsylvania han descubierto que las sinucleopatías, un grupo de enfermedades en las que se incluye la de párkinson, se distinguen por diferentes especies de alfa sinucleína mal conformada en diferentes tipos de células nerviosas. Este tipo de relación no había sido nunca antes establecida en ninguna otra enfermedad neurodegenerativa, afirma Chao Peng, director del estudio. Ampliar…

Los casos de cáncer de mama, de los que se detectan 18 mil anuales en la Argentina, según datos del Ministerio de Salud de la Nación, en un 15 % aproximadamente se los identifica como ‘HER2 positivos’ y esto es porque sus células sobreexpresan esta proteína HER2 -receptor del factor de crecimiento epidérmico humano- en su membrana. A los pacientes que tienen este tipo de tumores, se los trata generalmente con el anticuerpo monoclonal trastuzumab (Herceptin®) que se une a este receptor para que el sistema de células citotóxicas naturales del sistema inmune eliminen a la célula tumoral.

Científicos del CONICET del Instituto de Biología y Medicina Experimental (IBYME, CONICET-FIBYME), demostraron que el factor de necrosis tumoral alfa (TNFα) –una molécula que intervienen normalmente en los procesos de inflamación- produce una proteína llamada mucina 4 que inhibe la acción del trastuzumab al bloquear su sitio de unión en la célula tumoral, es decir el receptor de HER-2. Ampliar…

Investigadores españoles han descubierto que la proteína TC21 juega un papel esencial en el desarrollo del cáncer de mama y de la metástasis de pulmón, dos procesos malignos que quedan bloqueados cuando se elimina o inhibe esta proteína.

La investigación, dirigida y presentada recientemente en una rueda de prensa por el investigador del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) Xosé R. Bustelo, se publica en «Nature Communications» y ha sido financiada por la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC).

El estudio preclínico realizado con ratones confirmó que al inhibir esta proteína no solo se impide el crecimiento de los tumores de mama más comunes y de la metástasis de pulmón, sino también de los dos tipos de cáncer de mama más agresivos: el Her2 y los triples negativos, los subtipos más difíciles de tratar debido a su alta malignidad.

El estudio también permitió descubrir que la inhibición o inactivación crónica de esta proteína «puede hace que el tumor desarrolle mecanismos de resistencia para combatir la inhibición de esta proteína», un riesgo especialmente elevado en las terapias crónicas o muy largas, según Bustelo.

Sin embargo, los investigadores también identificaron los mecanismos moleculares que desencadenarían esa resistencia, «lo que significa que también se podrán desarrollar estrategias terapéuticas para prevenirla», puntualizó el investigador.

«Hemos demostrado que esta proteína puede ser una buena diana terapéutica para el cáncer de mama porque su inhibición no causa daños al organismo y, en cambio, sí es muy efectiva para frenar los tumores de mama y las metástasis de pulmón», pero a partir de ahora los esfuerzos de la investigación se centrarán en encontrar inhibidores de esta proteína.

«Es un camino largo que supone años de estudio y de multitud de fases y pruebas hasta llegar a una terapia efectiva» en pacientes pero «vale la pena apostar por ello», aseguró Bustelo.

Por su parte, Balbino Alarcón, investigador del CSIC y uno de los coautores del estudio, explicó que la inhibición también es efectiva para otra clase de tumores como los linfomas, aunque inútil como diana terapéutica para otros tipos de cáncer como el de piel, el de colon o el de pulmón.
mayo 16/2014 (EFE)

Tomado del Boletín de Prensa Latina: Copyright 2012 «Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.»

En: Noticias #

Un estudio ha revelado que la detección de una de las más de diez proteínas tumorales evaluadas, la sCD19, mejora la sensibilidad de los métodos convencionales (microscopia) y modernos (citometría) para la detección de enfermedad en el sistema nervioso central.

Un equipo multicéntrico, coordinado desde el Centro de Investigación del Cáncer por Alberto Orfao, ha demostrado que la detección de una de las más de diez proteínas tumorales evaluadas, la sCD19, mejora la sensibilidad de los métodos convencionales (microscopia) y modernos (citometría) para la detección de enfermedad en el sistema nervioso central centrados en la localización de células tumorales, según ha explicado a Diario Médico el investigador.

«Demostramos que la presencia de niveles elevados de este biomarcador en líquido cefalorraquídeo se asocia con un peor pronóstico global de la enfermedad en linfomas agresivos», argumenta.

El trabajo, que se ha publicado en la revista «Blood» bajo el título «Contribution of cerebrospinal fluid sCD19 levels to the detection of CNS lymphoma and its impact on disease outcome», ha consistido en evaluar la eficacia de un nuevo método para la detección de infiltración/invasión del sistema nervioso central en linfomas agresivos. La prueba se basa en la detección de proteínas de la célula tumoral en líquido cefalorraquídeo.

Aplicaciones futuras
Poniendo las miras en el futuro, el hallazgo plantea fundamentalmente la posibilidad de emplear este tipo de determinación basado en un panel de biomarcadores ampliado para el cribado diagnóstico de enfermedades neoplásicas en el sistema nervioso central y su monitorización tras el tratamiento, precisa Orfao.

Estudio de muestras
Desde el año 2006 se centraliza en el Centro de Investigación del Cáncer de Salamanca el estudio de muestras de líquido cefalorraquídeo de 91 hospitales de toda España para la detección de enfermedad en el sistema nervioso central en linfomas y leucemias agudas.

Se trata de un trabajo realizado gracias a la colaboración entre el Servicio General de Citometría de la Universidad de Salamanca, el Centro de Investigación del Cáncer y el Servicio de Hematología del Complejo Asistencial de Salamanca.

En este estudio concreto han participado 17 investigadores de 16 centros diferentes. En el centro salmantino han tenido especial relevancia en la realización del trabajo, además del propio Orfao, los investigadores Carmen Muñiz, Lourdes Martin, Antonio López y María Dolores Caballero.
marzo 14/2014(Diario Médico)

En: Noticias #