niños

La autopsia mínimamente invasiva es un nuevo método que puede identificar las causas de muerte en niños, mortinatos y neonatos con una precisión y fiabilidad comparable a la  autopsia completa, según dos nuevos estudios liderados por ISGlobal. Los resultados, publicados en  PLoS Medicine, dedicarán una colección completa a esta innovadora metodología.

En las últimas décadas se han logrado grandes avances en cuanto a supervivencia infantil. Sin embargo, cada año siguen muriendo tres millones de neonatos, seis millones de niños y más de dos millones de niños nacen muertos. La mayoría de estas muertes ocurren en países de baja renta y sin que se conozca la causa, debido a que los métodos utilizados para determinar las causas de la muerte son en general poco fiables. Ver más…

El virus del Zika, además de su posible vinculación con la microcefalia, podría provocar muerte fetal, hidropesía e hidranencefalia cuando se contagia una mujer embarazada, según un nuevo estudio publicado recientemente en la revista especializada “PLOS Neglected Tropical Diseases”. Esta hipótesis se basa en el caso de una mujer brasileña con el virus que en enero tuvo un parto de feto muerto, el primero que indica, según los investigadores, una posible asociación del zika congénito y el daño de tejidos fuera del sistema nervioso central. Ver más…

Los niños que nacen con VIH en América Latina y el Caribe disminuyeron un 78 % entre 2001 y 2013, señalaron la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).

Un nuevo reporte de ambas entidades sobre el estado de los países de la región en la eliminación de la transmisión de madre a hijo del VIH y la sífilis indica que si en 2001 nacieron unos 10 mil 700 niños con el virus, en 2013 fueron poco más de dos mil 300. Según el informe Eliminación de la transmisión materno infantil del VIH y la sífilis en las Américas, esos niños representan alrededor del 5 %  de los nacidos de madres positivas. Ver más…

Allí donde hay adultos con tuberculosis, también hay niños infectados. A pesar de esta obviedad, los expertos aseguran que la población infantil ha sido históricamente excluida de los programas de control y tratamiento de una enfermedad que ataca sobre todo a los países pobres y se lleva la vida de 1,3 millones de personas en el mundo. Un error que en la última década se está intentando subsanar. Según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), uno de cada 10 casos de tuberculosis se encuentra en este grupo de edad y aún más: cada día mueren 200 menores de 15 años por no haber sido diagnosticados ni tratados. Ver más…

El grado en que un niño desarrollará sus habilidades en matemáticas después de recibir clases de apoyo depende de la estructura y conectividad de ciertas áreas del cerebro, más allá de los indicadores tradicionales del aprendizaje, según los resultados de un estudio con resonancia magnética funcional.

Después de recibir clases particulares de matemáticas, no todos los niños mejoran por igual sus aptitudes en la asignatura. Los científicos saben que la clave de esta diferencia debe estar en el cerebro. Ahora, investigadores de la Universidad de Stanford (EE UU) han estudiado los factores cerebrales que intervienen en la efectividad del aprendizaje.

El estudio, publicado en la revista PNAS (doi:10.1073/pnas.1222154110) y liderado por Kaustubh Supekar, científico de la institución estadounidense, recoge el análisis de 24 niños de ocho a nueve años con diferentes niveles de destreza.

“Aunque se reconoce universalmente que la adquisición de habilidades matemáticas es esencial para el éxito profesional, sabemos muy poco acerca de por qué algunas personas adquieren estas aptitudes más rápido y mejor que los demás”, explica a SINC Supekar.

Antes de participar en el programa de tutoría de ocho semanas, a cada niño se le hicieron pruebas estandarizadas que evalúan el coeficiente intelectual y las habilidades de lectura y matemáticas, además de una resonancia magnética funcional.

Los expertos observaron mejoras en la velocidad, la precisión y la eficiencia del rendimiento en matemáticas después de las clases, con progresos que fueron más destacados en algunos alumnos que en el resto, como era de esperar. Sin embargo, hubo otros resultados que les parecieron menos predecibles.

“Sorprendentemente, el coeficiente intelectual y las habilidades numéricas, indicadores tradicionales del aprendizaje, no se asocian con un progreso en matemáticas”, afirma el investigador.

El papel clave del hipocampo

Lo que determina el grado de mejora es la forma y la conectividad funcional del hipocampo –un área del cerebro crítica para la formación de la memoria–, que “desempeña un papel fundamental en la determinación de cuánto y cómo el niño aprende matemáticas”, subraya Supekar.

Los hallazgos pueden ayudar a explicar por qué algunos niños se benefician más de las tutorías que otros. Según concluyen los autores, el trabajo aumentará las posibilidades de identificar a los alumnos que requieren enfoques pedagógicos alternativos o una tutoría intensiva.
abril 29/2013 (SINC)

Kaustubh Supekar,  Anna G. Swigart, Caitlin Tenison, Dietsje D. Jolles, Miriam Rosenberg-Lee, Lynn Fuchs.Neural predictors of individual differences in response to math tutoring in primary-grade school children PNAS 2013 ; Abril 29, 2013

El estudio y análisis del pelo, sus características y anomalías se está extendiendo como un elemento más para diagnosticar enfermedades raras y/o complejas.
En la XIV Reunión del Grupo de Tricología de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), en Córdoba, se dedicó una de las ponencias a presentar los nuevos avances y resultados que ofrece la tricología para reconocer una enfermedad sistémica en edad pediátrica.
Gloria Garnacho, responsable de la Unidad de Dermatología Pediátrica del Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba, ha explicado que el pelo se utiliza como elemento de guía para diagnosticar, por ejemplo, alteraciones endocrinas y nutricionales, que suelen ir asociadas al pelo plateado; pero sobre todo, a partir de estos análisis que ofrece la tricología se pueden determinar enfermedades complejas.
Los estudios que se hacen desde esta disciplina están basados en el colorido, textura y cantidad del pelo. “Cada displasia pilosa se asocia a una enfermedad específica”, ha destacado Garnacho, quien recuerda que existen tres tipos de síndromes de alteraciones inmunológicas y neurológicas graves en los niños (Chédiak-Higasi, Griscelli y Elejalde) asociados al pelo plateado.
La tricología se lleva a cabo a través de dos formas, una es el estudio del pelo calloso -mirando la muestra con el microscopio óptico- y la otra se hace por medio de un tricograma, a través del cual se observa la raíz del pelo, pudiendo estudiar el ciclo folicular.
“Existen otras técnicas, como la que ofrece la microscopía electrónica y el microanálisis de rayos X, con la que se puede conocer la composición de los oligoelementos por déficit de azufre y cobre, que a su vez pueden asociarse con enfermedades sistémicas. La alopecia areata se asocia a la celiaquía y enfermedades tiroideas”.
Síndrome trico-hepato-entérico
Garnacho y el coordinador de esta reunión de la AEDV, José Carlos Moreno, del Reina Sofía de Córdoba, han presentado en la conferencia ¿Cuándo una alteración del pelo puede hacernos pensar en una patología sistémica en edad pediátrica? los resultados de un estudio del cabello que obtuvo un premio en un congreso europeo por presentar el primer caso en España de un síndrome muy proco frecuente, que se ha denominado trico-hepato-entérico. En el diagnóstico del caso, llevado a cabo por profesionales de este centro hospitalario, fueron fundamentales las aportaciones de la tricología. Sobre esta patología genética, con una incidencia de un caso por cada 500 000 recién nacidos en Europa, existe muy poca experiencia y está basada en la mutación de las proteínas chaperonas, presentes en más de 130 localizaciones de todo el organismo (de ahí que se asocie con tantos síntomas). El síndrome se caracteriza por diarreas graves y frecuentes, así como anomalías cardiacas, del sistema inmunológico, del pelo, hepáticas y los niños incluso presentan rasgos dismórficos.
noviembre 13/2012 (Diario Médico).