¿Cómo se diagnostica la ERC?

0

Básicamente el diagnóstico de la enfermedad renal crónica se basa en la evaluación del funcionamiento de los riñones. La pérdida de la función renal se puede realizar midiendo la creatinina (un producto de desecho del metabolismo que sus riñones extraen de la sangre), tanto en la sangre y como en la orina.

Otras pruebas renales específicas incluyen:

  • Tasa de filtración glomerular: Uno de los análisis de sangre más comunes para la enfermedad renal crónica. Muestra qué tan bien filtran sus riñones
  • Análisis de albúmina en orina: Busca la presencia de albúmina, una proteína que puede aparecer en la orina si los riñones están dañados
  • Pruebas de imagen, como una ecografía: Proporciona imágenes de los riñones, las que ayudan al médico a visualizar el tamaño y forma de los riñones, y ver si hay algo inusual
  • Biopsia de riñón: Consiste en tomar una pequeña muestra de tejido del riñón para analizarla en un microscopio. Comprueba la causa de la enfermedad renal y qué tan dañados están sus riñones.

Los resultados de los análisis anteriores deben mantenerse alterados por un tiempo no menor de tres meses para certificar le existencia de una ERC.

Es bueno saber que una ERC altera los resultados de algunos análisis. Estos no son indicadores para el diagnóstico, pero sí lo pueden ser para el progreso de la enfermedad:

  • Albúmina
  • Calcio
  • Colesterol
  • Conteo sanguíneo completo
  • Electrólitos
  • Magnesio
  • Fósforo
  • Potasio
  • Sodio
  • Eritropoyetina
  • Hormona paratiroidea
  • Examen de la densidad ósea
  • Nivel de Vitamina D

Vea más información en:

 

Haga un comentario.

Los campos con asterisco (*) son obligatorios.

*