prevención

La patogenia de COVID-19 todavía no se entiende suficientemente. Por lo tanto, el examen sistemático es obligatorio para comprender el alcance y los mecanismos de esta nueva enfermedad. La autopsia es la única oportunidad para observar macroscópicamente órganos y tomar muestras óptimas para análisis histológicos y moleculares. Ver más…

Un metanálisis publicado por la Biblioteca Cochrane aporta argumentos a favor de la erradicación universal de «H. pylori».
Un tratamiento de corta duración basado en antibióticos e inhibidores de la bomba de protones (IBP) tiene el potencial de reducir el riesgo de cáncer gástrico en los individuos infectados por «Helicobacter pylori». Es la principal conclusión de una revisión que publica la Biblioteca Cochrane, cuyos autores sugieren que tal vez ha llegado la hora de empezar a pensar en introducir cambios en las guías internacionales de manejo de la bacteria.

No obstante, el principal responsable de la revisión, Alex Ford, de la Universidad de Leeds (Reino Unido) y el resto de firmantes puntualizan que es necesario realizar más estudios antes de aconsejar la erradicación de «H. pylori» en la población general para reducir la incidencia de cáncer gástrico.

Seguimiento de dos años
Los investigadores analizaron todos los ensayos clínicos controlados y aleatorios que han comparado la eficacia de al menos una semana de terapia con la administración de placebo o con la ausencia de tratamiento en adultos sanos y asintomáticos con «H. pylori». La revisión solo incluyó estudios con un seguimiento de los participantes de al menos dos años y en los que un mínimo de dos individuos hubiesen desarrollado cáncer gástrico.

Seis ensayos con casi 6500 participantes en conjunto reunían los criterios establecidos. Uno de ellos se llevó a cabo en Colombia y el resto en países asiáticos. La mayoría empleó una combinación de antibióticos con un IBP. Los resultados del análisis muestran que el 1,6 % de los pacientes tratados con la combinación terapéutica durante un periodo de entre una y dos semanas desarrollaron cáncer gástrico, frente al 2,4 % de quienes no recibieron tratamiento o ingirieron un placebo.

No obstante, los investigadores constataron que el número de muertes por cáncer gástrico fue bajo y no se obtuvo una evidencia científica suficiente para demostrar que la erradicación puede mejorar la supervivencia.

«Los hallazgos de esta revisión sistemática y metanálisis se añaden a las crecientes evidencias de que la erradicación de H. pylori en la población general tiene el potencial de prevenir el cáncer gástrico», ha señalado Paul Moayyedi, de la Universidad McMaster, en Canadá. «Este análisis pone de manifiesto la necesidad de llevar a cabo más ensayos en diferentes grupos de población para incrementar la evidencia científica, y deben estar encaminados a esclarecer tanto los beneficios como los perjuicios de este tipo de estrategia», ha añadido Ford.
julio 22/2015 (Diario Médico)

Puede leer:

Optimum duration of regimens for Helicobacter pylori eradication

Virólogos descubrieron una proteína  considerada «talón de Aquiles» del virus Ébola, que podría ofrecer una  protección total contra la infección, según informes publicados en «mBios» el martes en  Estados Unidos.

Un estudio efectuado en ratones identificó una especie de «bloqueo  molecular» que impide que el virus entre en las células, indicó el profesor asistente de microbiología e inmunología en la Escuela Albert Einstein  de Medicina de la Universidad de Yeshiva, en Nueva York.

«Lo ideal sería que los futuros estudios sobre los seres humanos a partir  del resultado del trabajo con ratones conduzcan al desarrollo de medicamentos  antivirales que pueden orientar eficazmente a la proteína NPC1″, subrayó.

Esto evitaría la infección por ébola «pero también por otros filovirus  tales como el Marburg, que son altamente patógenos y también necesitan de la  NPC1 para multiplicarse», acotó.

Los ratones modificados genéticamente para bloquear la producción de la  proteína NPC1 resultaron «completamente resistentes» al ébola, mientras que las  otras cobayas acabaron infectadas, explicó.

Los cultivos de tejidos en laboratorio habían permitido observar que el  virus del Ébola estaba usando la proteína NPC1 para entrar en el citoplasma de la  célula. Es decir, la región entre el núcleo de la célula y la membrana que la  protege del exterior.

El estudio en animales apunta a confirmar que la proteína NPC1 juega un  papel clave en la infección por ébola. Pero también es igualmente importante  para transportar el colesterol entre las células, señalaron los científicos.

Actualmente no hay tratamientos con aprobación federal para combatir el  ébola en Estados Unidos.
mayo 28/2015 (DPA)

Tomado del Boletín de Prensa Latina Copyright 2015 «Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.»

Especialistas advirtieron la importancia de impulsar acciones enfocadas a la prevención y tratamiento de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica o EPOC, pues de lo contrario para 2030 se convertiría en la tercera causa de muerte y la séptima de discapacidad en el mundo.

Destacaron que la EPOC, que incluye enfisema pulmonar y bronquitis crónica, es uno de los problemas respiratorios más frecuentes en México, con una alta prevalencia en adultos mayores de 40 años de edad y fumadores de más de 10 cigarros al día.

Sin embargo, pese a que es un grave problema de salud pública, los expertos estimaron que más de dos tercios de las personas desconocen que la padecen.

Por ello hicieron un llamado urgente a tomar conciencia de la enfermedad, identificar sus signos y síntomas y acudir al médico para un diagnóstico oportuno.

El neumólogo Luis Septién, del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, subrayó que si bien el tabaquismo es el factor de riesgo más importante, porque aumenta 90 % la probabilidad de padecerla, también existen otras causas como la exposición al humo de leña.

Al resaltar los avances en tratamientos para atender ese problema de saludrecordó que en el mundo hay más de 210 millones de personas que padecen esta enfermedad.

Explicó que la EPOC es un padecimiento de las vías respiratorias caracterizado por tos, disnea y mayor producción de moco y flema, que provocan altos costos de atención.

Los síntomas merman la capacidad física del paciente para llevar una vida plena, porque a medida que avanza «la función pulmonar disminuye debido a las exacerbaciones, episodios donde empeoran los síntomas y ocurren en promedio de una a cuatro veces por año, siendo el principal motivo de ingresos hospitalarios y altos costos de atención».

Aunado a ello, la EPOC provoca un alto grado de discapacidad, ya que hace que las personas se sientan temerosas, frustradas, aisladas y deprimidas.

«Por eso, la piedra angular en el tratamiento de la enfermedad seguirá siendo la broncodilatación con tiotropio que, desde su lanzamiento hace más de una década, ha beneficiado a más 25 millones de enfermos alrededor del mundo», sostuvo.

El especialista insistió en que ese mal representa un desafío médico, por los retos diagnósticos y la complejidad de su manejo, «de ahí la importancia del primer broncodilatador anticolinérgico de acción prolongada que puede reducir el riesgo de exacerbaciones y disnea».

A su vez, el especialista Javier Sandoval comentó que la gravedad de las propias exacerbaciones es un aspecto que los médicos deben considerar al evaluar el impacto sobre la salud y calidad de vida del paciente, pues las crisis atendidas en el hospital implican un costo superior a 130 mil pesos que las que son tratadas sin que el paciente sea internado.

«Afortunadamente, el tratamiento de la EPOC ha tenido significativos avances en la última década, los cuales implican un mayor conocimiento de la enfermedad», reconoció.

El experto admitió además que es un compromiso conjunto lograr que un paciente con EPOC obtenga el máximo beneficio para su salud, y es invaluable que cuente con un tratamiento como el broncodilatador anticolinérgico que le permita mejorar y prolongar la calidad de vida.

«Porque respirar es vivir», puntualizó el doctor Sandoval.
diciembre 26/2014 (Notimex)

Tomado del Boletín de Prensa Latina Copyright 2014 «Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.

Una investigación internacional ha identificado por primera vez un gen que, si se desactiva, reduce un 50% el riesgo de infarto, lo que abre las puertas al desarrollo de nuevos fármacos. En el trabajo, liderado por el consorcio internacional The  Myocardial  Infarction Genetics  y en el que ha participado el Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas   de Barcelona, han contado 110.000 pacientes de diferentes países, en los que se han identificado por primera vez 15 mutaciones del gen NPC1L1. Ver más…

Cuando aparecen adenomas en el colon, las mismas células del tejido producen una molécula que neutraliza su progresión. Los adenomas son el sustrato sobre el que se desarrollan los carcinomas y son muy prevalentes entre la población.

El primer paso en el desarrollo de un cáncer de colon es la formación de tumores benignos denominados adenomas. Se calcula que entre el 30% y el 50% de las personas mayores de 50 años desarrollarán alguno.

Estos adenomas o pólipos son las lesiones precancerosas que, a fuerza de acumular mutaciones genéticas a lo largo de los años, pueden derivar en un cáncer de colon.

Un equipo liderado por científicos del Instituto de Investigación Biomédica (IRB Barcelona), encabezados por Eduard Batlle, ha descubierto que el colon dispone de un mecanismo de seguridad para restringir la formación de adenomas y su crecimiento. El trabajo lo ha publicado la revista Nature Cell Biology (Doi: 10.1038/ncb2992 ) .

Los científicos han observado que cuando se forma un adenoma en el colon crece al mismo tiempo la producción de una molécula denominada BMP (bone morphogenetic protein). El estudio explica que la acción de BMP limita la capacidad de autorenovación de las células madre del adenoma, lo que evita que la lesión evolucione rápidamente.

«Las células del epitelio del colon reaccionan ante la presencia de estos tumores y tratan de suprimirlos o, por lo menos, tenerlos controlados a través de la ruta de BMP. Sin dicho circuito de seguridad, tendríamos muchos más pólipos que crecerían rápidamente. El cáncer de colon es una enfermedad de desarrollo lento y es posible que se deba a la existencia de este mecanismo de seguridad», describe Batlle, jefe del laboratorio de Cáncer Colorrectal en el IRB Barcelona.

¿Tenemos el mismo grado de seguridad para combatir pólipos?

Una hipótesis derivada del estudio es que no todos estamos protegidos en el mismo grado y que hay variaciones en el genoma de la población que hace que haya personas con circuitos de seguridad más robustos que otras para hacer frente a la formación de pólipos.

A partir de los 50 años someterse a las pruebas de prevención como las colonoscopias podría prevenir hasta un 80% las muertes por este tipo de cáncer

Esta hipótesis viene determinada porque los científicos han identificado la región genómica a través de la cual se controla la producción de proteína BMP, es decir, el sitio concreto donde se regula el circuito de seguridad que dispara el colon cuando detecta adenomas. Y es el mismo sitio donde se han encontrado determinadas variaciones genómicas entre la población que están asociadas a riesgo de padecer cáncer de colon. Estas variaciones genómicas se conocen por estudios poblacionales y por el escrutinio de genomas de enfermos de cáncer de colon que están disponibles en bases de datos como la del 1000 Genomes Project Data.

«Ofrecemos una explicación plausible de por qué determinadas variaciones genómicas (denominadas snip –SNP–) están asociadas a mayor riesgo de cáncer de colon, y pensamos que es porque precisamente estas variaciones tienen un impacto sobre la regulación del circuito de seguridad que nos protege de los adenomas», explican los científicos. «En todo caso, este trabajo básico permitirá hacer estudios más finos de las variaciones genómicas asociadas a cáncer de colon que caen en esta región donde se regula BMP».

Entender mejor los mecanismos que aceleran o limitan el inicio del cáncer de colon puede permitir, por ejemplo, descubrir nuevos biomarcadores para identificar mejor a la población con mayor riesgo de padecer cáncer de colon e, incluso, en qué grado de riesgo se encuentran. El cáncer colorrectal es uno de los cuatro más prevalentes junto a mama, próstata y pulmón y la incidencia mundial es de 1 600.000 casos anuales con una mortalidad del 50%. Los investigadores recuerdan que a partir de los 50 años someterse a las pruebas de prevención como las colonoscopias podría prevenir hasta un 80% las muertes por este tipo de cáncer.
junio 23/2014 (SINC)

Gavin Whissell, Elisa Montagni, Paola Martinelli, Xavier Hernando-Momblona, Marta Sevillano, Peter Jung. The transcription factor GATA6 enables self-renewal of colon adenoma stem cells by repressing BMP gene expression. Nature Cell Biology .22 Jun 2014