Biología molecular

El ejercicio de resistencia y el de alta intensidad ralentizan y podrían revertir el envejecimiento celular, según un estudio de la Universidad de Leipzig, en Alemania, que se publica en European Heart Journal. No se obtendría el mismo efecto, por otra parte, con el entrenamiento de fuerza.

El estudio liderado por Ulrich Laufs, contó con la participación de 266 jóvenes sanos pero inactivos al comienzo del estudio a los que se asignó a cuatro grupos de forma aleatoria. Así, un grupo realizó durante seis meses ejercicio de resistencia (carrera de resistencia), otro entrenamiento interválico de alta intensidad (calentamiento seguido de cuatro series de carrera de alta intensidad alternada con trote y para finalizar vuelta a la calma con carrera lenta), entrenamiento de fuerza -con un circuito compuesto por ocho máquinas- y, en el último caso, los participantes continuaron con su estilo de vida inactivo.

Los individuos en los grupos de intervención con ejercicio realizaron tres sesiones semanales de 45 minutos cada una y solo 124 completaron el estudio. Los investigadores analizaron en muestras sanguíneas de los participantes -recogidas al comienzo del estudio y siete días antes de finalizar el trabajo- la longitud de los telómeros y la actividad de la telomerasa en los linfocitos.

“Nuestro principal hallazgo es que, al comparar los resultados con las muestras recogidas al comienzo del estudio y en el grupo control, se observó un aumento en la actividad de la telomerasa y en la longitud de los telómeros en los participantes que realizaron ejercicio de resistencia y ejercicio interválico de alta intensidad; un resultado que no se observó en el grupo que realizó ejercicio de musculación”, ha explicado Laufs.

De hecho, la actividad de la telomerasa aumentó de dos a tres veces y la longitud de los telomeros lo hizo de forma significativa en los grupos de resistencia y de alta intensidad en comparación con el resto de la muestra. “El estudio identifica un mecanismo por el cual el entrenamiento de resistencia mejora el envejecimiento saludable. Los resultados podrían ayudar a tener en cuenta la longitud de los telómeros como un indicador de la edad biológica en estudios de intervención futuros”.

Ampliar la información.

Tomado de Noticias Al Día. Diciembre 5 de 2018.

edición genéticaLa Dra. Isabel Alvarado Cabrero, Jefa del Servicio de Patología del Hospital de Oncología Centro Médico Nacional Siglo XXI de México, comenta en el sitio de la Sociedad Latinoamericana de Patología sobre los intentos del ser humano de modificar el material genético.

Ella explica que la historia de nuestra especie está marcada por una progresión evolutiva y técnica para intentar crear un sistema que cada vez dependa menos de los procesos azarosos, como las inclemencias del tiempo o en su grado final, la determinación genética. Ampliar…

Un nuevo estudio, publicado en el American Journal of Obstetrics and Gynecology, presenta el primer diagnóstico molecular de la endometritis crónica, equivalente en sensibilidad y especificidad a las tres pruebas clásicas combinadas: histeroscopía, histología y microbiología clásicas. La endometritis crónica es una inflamación persistente de la mucosa endometrial causada por patógenos bacterianos y, aunque suele ser asintomática, se encuentra en hasta el 40 % de las mujeres infértiles y en el 66 % de los casos de fallo repetido de implantación, además de en buena parte de los casos de aborto recurrente. Ampliar…

Un estudio ha examinado las posibilidades de progresar a demencia de aquellas personas en las cuales, en pruebas sobre el estadio preclínico de la enfermedad de Alzheimer (EA), se han observado las primeras señales biológicas o biomarcadores de este trastorno neurodegenerativo. Los investigadores analizaron los datos de más de 2000 personas que participaron en dos estudios a largo plazo sobre la EA, que incluían pruebas sobre la presencia de proteína β-amiloide, atrofia cerebral y señales tempranas de deterioro cognitivo. Ampliar…

Investigadores de la Universidad de Milán han descubierto que la restricción del ejercicio físico provoca alteraciones significativas en las características moleculares de las células madre neuronales (CMNs) en ratones. El hallazgo podría explicar por qué los pacientes con enfermedades neurológicas, como la atrofia muscular espinal o la esclerosis múltiple, sufren un rápido declive una vez su capacidad de movimiento queda limitada por la enfermedad. Ampliar…

Un estudio realizado en animales muestra que la epigalocatequina-3-galato puede ser efectiva para mejorar los problemas cardíacos y cognitivos característicos del síndrome de Williams-Beuren. El trabajo, publicado en la revista PLOS ONE, ha sido liderado por Victoria Campuzano, investigadora de la Universidad Pompeu Fabra y del Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Raras. Ampliar…