Febrero

0

3 de febrero de 1803: se divulga en el Papel Periódico de la Habana la creación de dos premios: uno de cuatrocientos pesos para quien descubriera en Cuba la existencia de reses con la viruela vacuna y otro de doscientos pesos para quien trajera pus de ese origen desde el extranjero, para utilizarlo en la inmunización contra la viruela humana.
4 de febrero de 1802: la Real Sociedad Patriótica de La Habana encargó al doctor Tomás Romay que emitiera su opinión sobre una memoria impresa en Madrid, acabada de recibir, sobre el uso y la propagación de la vacuna.
9 de febrero de 1912: comenzó la vacunación antitífica en el Ejército Nacional cubano, dirigida por el doctor Horacio Ferrer, lo que convirtió a Cuba en el primer país de América Latina en iniciar ese trabajo. En 1917, el doctor Alberto Recio Forns organizó esa vacunación en todo el país.
10 de febrero de 1804: llegó al puerto de La Habana la señora María Bustamante con sus hijos y esclavos; algunos de ellos habían sido vacunados en Puerto Rico el día antes de viajar. Este fue el hecho que permitió iniciar la vacunación antivariólica masiva en Cuba.
11 de febrero de 1975: falleció el pediatra santiaguero Antonio María Béguez César, primero en el mundo en reportar una nueva forma de inmunodeficiencia, conocida como síndrome de Béguez-Chediak-Higashi.
12 de febrero de 1819: murió en Madrid Francisco Xavier Balmis, quien dirigió la Expedición Filantrópica de la Vacuna que trajo a Cuba y otros territorios el pus varioloso para la prevención de la infección.
24 de febrero de 1941: murió en La Habana, a consecuencia de un cáncer laríngeo, el doctor Matías Duque Perdomo, pionero en Cuba de los estudios sobre la inmunidad antitumoral. Poco más de tres años antes había sido inoculado, por voluntad propia, con extractos tumorales.
26 de febrero de 1940: nació el doctor Sergio Arce Bustabad, pionero en Cuba de los estudios de histocompatibilidad y su aplicación a la trasplantología.
27 de febrero de 1911: falleció por una septicemia Ignacio Calvo Cárdenas, brillante bacteriólogo que utilizó con éxito el suero antidiftérico en el tratamiento de anginas no diftéricas.
29 de febrero de 1884: Carlos Juan Finlay Barrés leyó ante la Sociedad de Estudios Clínicos de La Habana la segunda parte de su trabajo “Fiebre amarilla experimental comparada con la natural en sus formas benignas”, en el que describió una serie de experimentos de inoculación en humanos para determinar, entre otros aspectos, la posibilidad de inducir inmunidad frente a la fiebre amarilla.

Haga un comentario

Los campos con asterisco (*) son obligatorios.

*