sangre

Un nuevo método permite identificar las células causantes de la metástasis del cáncer mediante un análisis de sangre. Más del 80 % de las muertes por cáncer se deben a la metástasis, no al tumor original, por lo que conocer cómo se produce exactamente este mecanismo resulta fundamental para poder diseñar nuevos fármacos que sean eficaces frente a ella. Ver más…

Un grupo del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM), en Barcelona, ha dado un paso más rumbo a la obtención de células madre de la sangre en el laboratorio. Esto tiene una gran importancia en medicina regenerativa ya que permitirá, en el futuro, producir células aptas para poder realizar trasplantes hematológicos a aquellos enfermos que no tengan donantes compatibles.

La intensidad o eficiencia de la activación de la proteína Notch determina en gran medida si una célula madre precursora se diferenciará en una célula endotelial arterial, o bien, en una célula madre hematopoyética, según los resultados de un estudio internacional dirigido por Anna Bigas, coordinadora del grupo de células madre y cáncer del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM), en Barcelona.

El trabajo, que publica la revista «Nature Communications», pone de manifiesto que para que una célula precursora de ratón se convierta en célula arterial es necesario que se activen un gran cantidad de moléculas de Notch, mientras que en el caso de las células hematopoyéticas se necesitan muchas menos.

Bigas ha recordado a Diario Médico que estudios previos ya habían sugerido que la proteína Notch, que está implicada en el desarrollo embrionario, tenía un papel importante en el desarrollo de las células de la sangre. «Pero no sabíamos que las células precursoras utilizaban su señal para diferenciarse en células distintas».

En concreto, en este estudio los investigadores han puesto en contexto dos ligandos -el Delta4 y el Jagged1- que activan a Notch y que dan señales de activación diferente, además de que uno limita la activación generada por el otro, «que es lo que hace que las células se conviertan en una cosa o en la otra».

Este hallazgo representa un paso más rumbo a la generación de células madre hematopoyéticas en el laboratorio, ya sea a partir de células madre embrionarias o a partir de otras fuentes, como células madre adultas. «Actualmente ya se están obteniendo células en el laboratorio con características de células madre, pero es un proceso poco eficiente y poco reproducible todavía. Este estudio ayudará a mejorar la calidad y eficiencia en la obtención de células madre hematopoyéticas y esto puede suponer, en un futuro, la posibilidad de obtener una fuente inagotable de células para trasplantes hematológicos y, por tanto, la posibilidad de un trasplante para muchos enfermos que no tienen donantes compatibles», en palabras de Bigas.

Uno de los próximos pasos en esta línea de investigación será replicar el experimento con células humanas, ya sean embrionarias o endoteliales reprogramadas, para comprobar si el proceso funciona de manera similar.

octubre 15/2015 (Diario Médico)

Un microchip que funciona mediante ondas de sonido y que ayudaría a la mejora del diagnóstico y tratamiento del cáncer así como en la profundización de la investigación sobre la metástasis

Un sencillo análisis de sangre podría algún día reemplazar las biopsias invasivas gracias a un nuevo dispositivo que utiliza ondas sonoras para ubicar y separar las células cancerosas que circulan en la sangre de los enfermos , indicaron hoy investigadores.

Las células cancerosas con frecuencia se separan de su ubicación original y circulan por el torrente sanguíneo, pero encontrarlas ha sido desafiante porque podría haber sólo una célula de este tipo en cada mil millones de células sanguíneas en la muestra, informaron investigadores de los Estados Unidos en su estudio que ha sido publicado en la revista Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias.

La mayoría de las tecnologías existentes para clasificar células requieren etiquetar las células con químicos o exponerlas a fuertes fuerzas mecánicas que podrían dañarlas, pero las ondas sonoras ofrecen una alternativa más moderada, lo que permitirá a los científicos recuperar intactas las células cancerosas que están listas para nuevas pruebas, señalaron los investigadores.

El concepto detrás del nuevo método involucra la colocación de dos transductores acústicos que producen ondas sonoras en cada lado de un microcanal en un chip de microfluido.

Cuando las dos ondas se encuentran, se combinan para formar una onda permanente que produce nodos de presión, o líneas de baja presión, en el canal.

«Debido a que las ondas sonoras están inclinadas para que corran en el microcanal en ángulo, todas las células encuentran varios nodos de presión mientras fluyen en el canal», explicaron los investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts, la Universidad Estatal de Pensilvania y la Universidad Carnegie Mellon.

«Conforme las células encuentran cada nodo, son empujadas aún más al lado del canal; la distancia del movimiento celular depende de su tamaño y de otras propiedades, como la compresibilidad», agregaron.

De acuerdo con los investigadores, el dispositivo del tamaño de una moneda de diez centavos tarda alrededor de cinco horas en separar las células cancerosas de una muestra de un enfermo típico de cerca de seis mililitros.

Los investigadores probaron el dispositivo con muestras sanguíneas de tres enfermas con cáncer de seno y encontraron que el método es tan efectivo como el dispositivo comercialmente disponible.

«Con nuevas mejoras en el volumen celular, este trabajo podría ofrecer una nueva herramienta útil, tanto para la investigación básica en torno al complejo tema de las células tumorales que circulan como para la evaluación clínica de distintos tipos de cáncer», dijo uno de los autores, el presidente de la Universidad Carnegie Mellon, Subra Suresh.

Los investigadores ahora trabajan en mejorar aún más la tasa de flujo del dispositivo, así como en hacerlo más robusto y seguro

abril 6/ 2015 (Xinhua) — Tomado del Boletín de Prensa Latina Copyright 2015 «Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.»

Científicos desarrollaron un nuevo análisis de sangre que permitiría a los médicos distinguir rápidamente si la infección que presentan sus pacientes son de origen bacteriano o viral y preescribir con precisión el tratamiento que deben seguir.

De acuerdo con un estudio publicado en la revista especializada «PLoS ONE», un equipo de investigadores crearon un nuevo método de análisis de sangre, el cual puede distinguir la respuesta inmune a infecciones causadas por bacterias o por virus.

El procedimiento se basa en el hecho de que las bacterias y los virus pueden desencadenar diferentes vías de proteínas una vez que infectan al cuerpo.

La efectividad del innovador procedimiento fue verificada con más de mil pacientes sospechosos de tener una infección y sus resultados estuvieron listos en cuestión de un par de horas, cuando a menudo se requieren varios días.

«A diferencia de la mayoría de los diagnósticos tradicionales, este enfoque se basa en un sistema exquisitamente informativo elaborado por la propia naturaleza: el sistema inmunológico humano», explican sus desarrolladores.

El objetivo del nuevo análisis es limitar el «mal uso de los antibióticos», que se ha convertido en un problema de salud pública que debe atenderse de manera urgente, ya que tiene fuertes repercusiones económicas y de sanidad.

«Los pacientes dejarían de tomar antibióticos que no necesitan», aseguran los especialistas, quienes sostienen que la prueba aún está en fase de laboratorio pero confían en que será de gran ayuda para que los médicos conozcan la causa fundamental de una infección.
marzo 20/2015  (Notimex)

Un equipo de especialistas de la Clínica Universidad de Navarra ha demostrado la alta sensibilidad que ofrecen tres marcadores de remodelado óseo a la hora de descartar si una paciente postmenopáusica padece o no osteoporosis.

Según las especialistas del Laboratorio de Bioquímica del centro hospitalario, las doctoras Patricia Restituto y Nerea Varo, mediante un simple análisis de sangre se pueden conocer los niveles de los tres marcadores y detectar así la presencia de un recambio del hueso acelerado. En caso positivo sería necesaria una densitometría para confirmar el diagnóstico. Las expertas se basan en un estudio sobre 152 mujeres, reclutadas por las doctoras Sonsoles Botella, Amparo Calleja e Inmaculada Colina.

Actualmente, el método recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para el diagnóstico de la osteoporosis es la densitometría ósea. La pauta general indica la realización de una densitometría únicamente a aquellas mujeres postmenopáusicas que presenten al menos un factor de riesgo de padecer osteoporosis.

«Sin embargo -destacan las doctoras Restituto y Varo- existen dos claros inconvenientes en la práctica diaria. Por un lado, la densitometría es una prueba económicamente muy costosa. Por otro, debido a una limitación en el número de equipos disponibles en nuestro país, no a todas las mujeres postmenopáusicas con factores de riesgo se les realiza una densitometría, aunque clínicamente esté justificado». Por esta serie de circunstancias, apuntan ambas especialistas, «la osteoporosis no se diagnostica en estadios tempranos».

La epidemia silenciosa

La osteoporosis ha sido bautizada por la OMS como la epidemia silenciosa. Según explica la Dra. Calleja, «se trata de una enfermedad en la que el paciente sufre una pérdida de masa ósea que puede repercutir en el deterioro de la calidad del hueso. El problema es que el paciente no notará ningún síntoma hasta que sea demasiado tarde ya que antes de la fractura los síntomas suelen pasar desapercibidos, tanto para el paciente como para el médico».

Del último estudio epidemiológico completo realizado en España sobre la osteoporosis, se desprende que en 2010 se produjeron 200 000 fracturas por fragilidad, de las que 40 000 fueron de cadera; 30 000, de vértebras; 30 000, de antebrazo y las 100 000 restantes, de húmero y otras localizaciones.

La doctora Calleja aconseja, en este sentido, estudiar especialmente a tres colectivos: mujeres mayores de 65 años, varones mayores de 70 años y el grupo de mujeres y varones que presentan factores de riesgo debido a alguna enfermedad o a la toma de fármacos que disminuyen la masa ósea.
Junio 17/2014 (JANO)

Botella S, Restituto P, Monreal I, Colina I, Calleja A, Varo N.Traditional and novel bone remodeling markers in premenopausal and postmenopausal women.  J Clin Endocrinol Metab. 2013 Dec;98(12):4992. doi: 10.1210/jc.2013-2264.