mortalidad

Según nuevas estimaciones de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos CDC), la Organización Mundial de la Salud (OMS) se producen cada año hasta 650 000 defunciones por enfermedades respiratorias relacionadas con la gripe estacional en todo el mundo. Las nuevas cifras se basan en datos más recientes, de un grupo más amplio y diverso de países, incluidos países de ingresos bajos y medianos, y excluyen defunciones por enfermedades distintas de las respiratorias. Ver más…

El consumo de tabaco ocasiona la muerte a más de siete millones de personas por año en todo el mundo, alertó este martes la Organización Mundial de la Salud (OMS), que instó a prohibir su promoción y a aumentar precios y tasas a este producto.

Con motivo del “Día Mundial sin Tabaco”, la OMS publicó un informe en el que evalúa el coste sanitario y económico del tabaco y, por primera vez, su impacto medioambiental. Ver más…

Entre los distintos cánceres, el más común en las mujeres es el de mama: anualmente ocasiona en todo el planeta alrededor de un millón y medio de casos y más de 500 mil muertes. En México es responsable de unos 20 mil casos y cinco mil decesos al año.

Karla Unger Saldaña, maestra y doctora en Ciencias de la Salud por la UNAM, dijo que este mal se asocia a estilos de vida relacionados con mayores niveles de desarrollo, por eso es más frecuente en países del primer mundo.

En cuanto a nuestra nación, aparece más en estados con ingresos altos, como los del norte, y en el DF, indicó la investigadora cátedra Conacyt, del Instituto Nacional de Cancerología (INCan), e integrante de la Asociación Mexicana contra el Cáncer de Mama.

En un comunicado, expuso que en territorios desarrollados, el porcentaje de supervivencia observada a cinco años del diagnóstico es muy alto, mientras que en los menos avanzados es bajo.

Expuso que esto se debe básicamente a dos cosas: a que en estos últimos los casos se diagnostican en etapas clínicas avanzadas y a que el acceso a los tratamientos es mucho más difícil que en los primeros, señaló.

La historia natural del padecimiento se desenvuelve así: una persona con un cuerpo y células normales de pronto se expone a factores de riesgo que provocan que aquéllas muten y se desencadene una enfermedad que al principio no es sintomática.

De este modo, no se percata que lo tiene hasta varios años después, hasta que se consolida y se manifiesta por primera vez.

Por lo que se refiere al de mama, el primer síntoma generalmente es la aparición de una bolita; sin embargo, para que una mujer pueda palparla debe medir, por lo menos, un centímetro de diámetro (se ha estimado que en ella caben mil millones de células).

Esto significa que mientras se ha sentido bien, saludable, el cáncer ha crecido silenciosamente en su interior durante años.

Entre más crezca la bolita, más fácilmente puede erosionar y soltar células cancerosas, que se diseminarán a través de los vasos sanguíneos y linfáticos. Y lo más probable es que los ganglios de la axila sean el primer lugar al que se vayan.

Si sigue en progreso se puede ir a cualquier ganglio de la zona, hasta el cuello, y de no detenerse hará metástasis, esto es, se propagará a cualquier órgano del cuerpo. Por lo general se va a huesos, pulmones, hígado y cerebro, en ese orden.

Señaló que existe un estudio radiológico que permite adelantar un poco el diagnóstico antes de que aparezca el primer síntoma.

Se trata de la mastografía, «con la que es posible descubrir cambios en la arquitectura de la mama que podrían sugerir que ahí podría gestarse un cáncer».

noviembre 15 / 2015 (Notimex) – Tomado del Boletín de Prensa Latina Copyright 2015 Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.

La trombo embolia venosa (TEV) es la principal causa de muerte en los hospitales debido a que provoca coágulos que tapan las arterias, lo que deriva en infartos del corazón y el cerebro, sin embargo, se puede prevenir, aseguraron especialistas

Los principales factores de riesgo para desarrollar esta enfermedad son la inmovilidad por largo tiempo, sedentarismo, una cirugía, la obesidad, el tabaquismo, la edad adulta, herencia familiar, un embarazo y el cáncer, indicó en conferencia de prensa el médico internista del Hospital Español, Ricardo Martínez Urieta.

Los síntomas de esta enfermedad son la inflamación de una pierna, enrojecimiento, dolor o falta súbita del aire, palpitaciones, dolor en el costado y tos súbita con expectoración rojiza.

De acuerdo con el estudio ENDORSE global que se realizó en 32 países, el 52 % de los pacientes quirúrgicos por reemplazo de cadera o rodilla y de los enfermos no quirúrgicos tenía el riesgo de desarrollar la tromboembolia venosa , de los cuales sólo la mitad tenía profilaxis o tratamiento preventivo.

El ENDORSE, hecho en México, registró 38.4 % de pacientes con riesgo, de los cuales menos de la mitad contó con profilaxis adecuada, detalló Martínez Urieta, quien agregó que se observó que aquellos que más la recibieron fueron los pacientes quirúrgicos en contraste con los pacientes que no fueron operados.

De ahí «la necesidad urgente de estrategias en los hospitales, la evaluación sistemática de la Trombo Embolia Vascular, pues hay herramientas para saber el riesgo que tiene un paciente y qué medidas tomar, entre las que se encuentran: caminar tempranamente después de ser operado; usar medias de comprensión y el uso de medicamentos», dijo el médico.

Resaltó que si la enfermedad se presenta en el hospital se incrementa en promedio en 5.36 los días en el centro de salud, el gasto puede ascender hasta los 22 mil dólares y la mortalidad se incrementa a 6.56 %

En su oportunidad, el médico Raúl Izaguirre recordó que el 13 de octubre se conmemoró el Día Mundial contra la Trombosis con el que se pretende hacer conciencia tanto en los profesionales de la salud como en el público en general sobre esta enfermedad, ya que uno de cada cuatro personas muere por causas relacionadas a coágulos en el mundo.

Subrayó que el 60 % de quienes sufrieron trombo embolia venosa se relacionó con el internamiento hospitalario o bien, la sufrieron una o dos semanas de haber sido dados de alta.

El especialista pidió compartir los cuestionarios de la Sociedad Internacional de Hemostasia y Trombosis para que los pacientes tengan más información y le planteen preguntas como el riesgo que corren al ser hospitalizados.

Además, qué medidas preventivas se le aplicarán dentro y fuera del hospital, así como los principales síntomas y signos de alerta y qué debe hacer en caso de que estos se presenten.

octubre 25/ 2015 (Notimex).-

Tomado del Boletín de Prensa Latina Copyright 2015 Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.

La trombosis es una de las principales complicaciones que afectan a los pacientes con cáncer, ya que, no en vano, se trata de la segunda causa de mortalidad cuando están en tratamiento, según ha destacado el profesor Alok Khorana, de la Clínica Cleveland, Estados Unidos, durante unas jornadas organizadas por Sanofi con el aval de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM).

Khorana ha recordado que muchos pacientes con cáncer presentan trombosis, por lo que es necesario que los especialistas incidan en su profilaxis para reducir los riesgos que comporta esta enfermedad. Además, considera necesario mejorar el conocimiento en el uso de anticoagulantes, como la heparina, para evitar la posible aparición de trombosis en estos pacientes.

En este sentido, el hematólogo del Hospital Clínic de Barcelona, Pere Gascón, ha añadido que generalmente no suele avisarse a los pacientes de que se trata de un riesgo tan común. «Indicamos a los pacientes que se les puede caer el pelo, que se van a sentir más débiles, que podrían tener náuseas, etcétera. Pero no los avisamos de los síntomas que produce una trombosis para que sepan que deben acudir a urgencias», ha lamentado.

En las jornadas también ha participado el coordinador del Grupo de Trombosis de la SEOM, Andrés Muñoz, que actualmente está trabajando en la creación de una pruebagenética que permita saber con la máxima exactitud posible qué riesgo de sufrir trombosis tiene una persona que ha sido diagnosticada de cáncer.
septiembre 27/2015 (JANO.es)