Cáncer de próstata

La revista «BMC Medicine» publica un estudio desarrollado en Reino Unido que advierte sobre el riesgo de cáncer de próstata según la etnia. El equipo de investigación, liderado por Alison Cooper, de Prostate Cancer UK, afirma que si bien ya se sabía que el riesgo variaba en función del color, los datos estaban anticuados y su control ayudará a los hombres a entender mejor las posibilidades del cáncer.

El estudio estima que la diagnosis de cáncer de próstata en la población en Reino Unido de hombres blancos es del 13.3 %, en africanos y afroamericanos del 29.3 % y en asiáticos del 7.9 %. Sin embargo, el riesgo de muerte es del 4.2, 8.7 y 2.3 % respectivamente. Los investigadores observaron que las posibilidades de morir en cada etnia son aproximadamente en todas de una tercera parte, aunque advierten que el riesgo individual varía en función de no solo el color si no también la edad, el historial familiar y el peso.

En Reino Unido 41.736 hombres fueron diagnosticados con este cáncer en 2011, y la investigación señala que el riesgo de cáncer de próstata va en aumento según pasan los años, aunque no aporta ninguna razón pero advierte de la importancia de indagar en el por qué. Este estudio se basa en únicamente estas etnias y no en mezclas de razas.
julio 31/2015 (Diario Médico)

Investigadores sobre el cáncer de próstata han dibujado un retrato molecular que muestra la primera imagen completa de la enfermedad, hallando nuevos subgrupos de genes del cáncer de próstata.

El estudio que ha llevado a los científicos a encontrar nuevos subgrupos de cáncer de próstata da un paso importante para el tratamiento del cáncer de próstata según Robert Bristow, médico y científico del Princess Margaret Cáncer Centre y Paul Boutros, investigador en el instituto para la investigación del cáncer de Ontario, en Canadá.

«Nuestra investigación muestra los diferentes tipos de cáncer que pueden afectar a un enfermo u a otro a pesar de padecer la misma patología a ojos del microscopio, por lo que una persona puede tener múltiples tumores de próstata dentro de su glándula.

Estos subtipos de cáncer pueden ser importantes para determinar el tratamiento quirúrgico o la radioterapia en los propios enfermos» dice Bristow.

El estudio, publicado en Natural Genetics, involucró a 74 muestras moleculares de enfermos con tumores con un 7 en el índice Gleason

De todos ellos se hizo una secuenciación del genoma completo a 23 muestras de tumor de cinco enfermos cuyas próstatas habían sido extraídas mediante cirugía.

Analizando cuidadosamente cada una de estas muestras los investigadores asignaban «partículas de agresión» a cada cáncer que reveló que incluso los tumores pequeños pueden contener células agresivas capaces de alterar el diagnóstico del enfermo.

mayo 26 / 2015 (Diario Médico)

El cáncer de próstata es uno de los tipos de cáncer más frecuentes y agresivos en hombres mayores de 40 años, y representa la primera causa de muerte por cáncer en ese grupo de población, indicó el Instituto Nacional de Cancerología.

Es el segundo cáncer más letal después del cáncer de pulmón, y los pacientes que superan la enfermedad después del tratamiento médico, viven hasta 10 años más.

En un comunicado de la Secretaría de Salud, destacó la importancia de que después de los 40 años los hombres se hagan exámenes de la próstata, pero si se presentan molestias en etapas previas, se debe acudir al servicio médico para obtener un diagnóstico temprano y el tratamiento oportuno.

Manifestó que el diagnóstico oportuno y los avances terapéuticos han contribuido a disminuir la tasa de mortalidad por este padecimiento.

Dijo que tienen más posibilidad de desarrollar cáncer de próstata los hombres con problema de obesidad, con alto consumo de grasas, embutidos y que con poca ingesta de soya, fibras y tomates, sobre todo si tienen antecedentes familiares.

Entre los principales síntomas de este padecimiento se encuentra la necesidad de orinar frecuentemente sin resultados, pérdida de peso y de apetito, dolor en el costado o en la parte baja de la espalda, dificultad para comenzar a orinar o para retener la orina y sangre en la orina o semen.

Las opciones de tratamiento del cáncer de próstata incluyen la cirugía, radioterapia, terapia hormonal y quimioterapia.

Asimismo se recomienda la exploración de la próstata desde temprana edad y el examen digital rectal.
enero 8/2015 (Notimex)

Tomado del Boletín de Prensa Latina Copyright 2015 «Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.»

Médicos del Sistema de Salud North Shore-LIJ han descubierto que la inflamación de la próstata puede pronosticar un menor riesgo de cáncer de esta glándula. Los hallazgos son publicados CANCER (DOI: 10.1002/cncr.28349).

El cáncer de la próstata es una de las neoplasias malignas más frecuentes en los varones y se estima que cada año se diagnostican unos 240 000 nuevos casos que producen la muerte de cerca de 30 000 hombres cada año. La próstata es una glándula pequeña que produce líquido que nutre y transporta espermatozoides. Cuando se detecta el cáncer en una etapa temprana mientras todavía está circunscrito a la glándula prostática, hay muchas mejores posibilidades de un tratamiento satisfactorio; según la American Cancer Society, la tasa de sobrevida a cinco años es de 100% cuando se detecta el cáncer de próstata en una fase temprana y no hay signos de que se haya diseminado fuera de la próstata.

Estudios previos han revelado que la inflamación crónica contribuye a varias formas de cáncer -alrededor de 20% de los casos de cáncer en el adulto pueden atribuirse a trastornos inflamatorios crónicos-. Para valorar si la inflamación de la próstata aumenta el riesgo de cáncer de esta glándula, el doctor Daniel Moreira, urólogo del Sistema de Salud North Shore-LIJ y sus colaboradores llevaron a cabo un ensayo clínico.

Realizaron un análisis retrospectivo del estudio REDUCE (reducción de episodios de cáncer de la próstata mediante dutasterida), que incluyó 6238 hombres de 50 a 75 años de edad que tenían inflamación acentuada de la próstata con una biopsia negativa (sin cáncer). Luego se obtuvieron otras dos biopsias más -una a los dos años y otra a los cuatro años-. En los dos intervalos, los médicos descubrieron que los participantes en el estudio que tenían grados más intensos de inflamación de la próstata también mostraban un menor riesgo de cáncer de la próstata. Estos hallazgos muestran que las biopsias de las próstatas que no tienen cáncer y que muestran una inflamación intensa pueden indicar un menor riesgo de cáncer de la próstata en el futuro.

«Puesto que hemos demostrado que la inflamación tiene un valor pronóstico, se deberá valorar sistemáticamente en biopsias de la próstata», dijo el Dr. Moreira. «Asimismo, esta investigación muestra que los pacientes con inflamación en una biopsia inicial suelen valorarse por su médico en forma diferente que aquellos sin inflamación en una biopsia inicial, dado que es más bajo el riesgo de que se detecte cáncer en una etapa subsiguiente».

En la conclusión del artículo publicado en CANCER, el Dr. Moreira y sus colaboradores analizan el concepto de la inmunovigilancia −cuando el sistema inmunitario produce inflamación debido a que reconoce a las células cancerosas como agentes extraños amenazantes y los elimina antes que puedan convertirse en un tumor establecido−. Este concepto de inmunovigilancia puede explicar por qué la inflamación condujo a un menor riesgo de cáncer de la próstata −la inflamación puede correlacionarse con la inmunovigilancia que conduce a la eliminación de la célula cancerosa−. Por tanto, con los estudios actuales y la investigación en la vigilancia y la moderación de la inflamación, se podrían descubrir nuevos métodos de prevención y tratamiento para el cáncer de la próstata.
diciembre 17/2013  ( Medcenter News)

Daniel M. Moreira, J. Curtis Nickel, Leah Gerber, Roberto L. Muller, Gerald L. Andriole, Ramiro Castro-Santamaria. Baseline prostate inflammation is associated with a reduced risk of prostate cancer in men undergoing repeat prostate biopsy: Results from the REDUCE study. Cancer, dic 9 2013

Los anticuerpos monoclonales se encuentran cada vez más presentes en el diagnóstico y tratamiento de diferentes enfermedades, entre ellas las oncológicas; a pesar de su manifiesta utilidad, el número de antígenos tumorales es muy reducido y ello se debe en gran parte a las estrategias empleadas para su identificación y validación. Los procedimientos convencionales de identificación de antígenos tumor-específicos utilizan muestras tumorales procesadas en el laboratorio y herramientas de búsqueda genómica o proteómica. El problema de este sistema es que se pierde el contexto del tumor original.

«Se trata de una visión tumoricéntrica», apunta Luis Álvarez-Vallina, jefe de la Unidad de Inmunología Molecular del Instituto de Investigación Sanitaria (IIS) del Hospital Puerta de Hierro (Majadahonda), en Madrid. «Sin embargo, cada vez tenemos más datos que avalan la influencia del microambiente tumoral, y cómo diferentes tipos celulares desempeñan un papel clave en el desarrollo del cáncer; por tanto, la expresión de antígenos en estos tipos celulares puede ser de utilidad como dianas diagnósticas y terapéuticas».

Prueba de concepto
Partiendo de la idea de que eran necesarias otras fórmulas que preservaran el contexto del tumor, el grupo de Álvarez-Vallina ha demostrado que es posible realizar la selección de los anticuerpos in vivo frente a antígenos tumorales expresados en su entorno original. En concreto, el procedimiento utilizado es una adaptación de la estrategia ideada por Erkki Ruoslahti, del Centro del Cáncer del Instituto de Investigación Sanford-Burnham (La Jolla, California), y que este científico empleaba en la selección de genotecas (repertorios) de péptidos, para identificar dianas vasculares (códigos postales vasculares, siguiendo la denominación de Ruoslahti).

En colaboración con el grupo americano, los científicos del IIS Puerta de Hierro adaptaron esta tecnología (denominada phage display) para la selección de genotecas de anticuerpos humanos y, finalmente, para identificar un nuevo marcador de cáncer de próstata. Los resultados de esta línea de investigación, iniciada hace seis años, se acaban de publicar en la PNAS.

«Viaje alucinante»
Para ello, han partido de un modelo murino al que injertaron células de cáncer de próstata humano. El tumor resultante estaba vascularizado y con un estroma semejante al que se encuentra en tumores primarios de próstata. Emulando el viaje alucinante de Asimov, introdujeron por la vía sistémica de los ratones un repertorio de genotecas de anticuerpos (colección de millones de anticuerpos diferentes), cada uno de ellos unido a una partícula viral (bacteriófago).

Los bacteriófagos circularon por el animal hasta que algunos se anclaron en el tumor. Una vez extraído, se determinó la secuencia de las partículas virales dominantes localizadas selectivamente en el tumor, tras varias rondas de selección. A partir de un reducido número de candidatos, identificaron un anticuerpo con excepcionales propiedades de localización tumoral y caracterizaron la diana: el complejo PA28alfaß del proteasoma. En esa tarea han contado con la colaboración de otros grupos de investigación en España, Estonia y Estados Unidos. El trabajo valida el marcador y revela que se sobreexpresa en muestras humanas de cáncer de próstata primario y metastásico. Estos hallazgos han sido patentados por la Fundación de Investigación Biomédica del Hospital Universitario Puerta de Hierro.

«Además de la trascendencia del procedimiento utilizado, el marcador es importante. Ahora tenemos que demostrar cuál podría ser su valor real en la clínica; y también determinar si está presente en suero, de forma circulante, lo que implicaría utilidad diagnóstica, así como si tiene utilidad pronóstica en los pacientes con el cáncer». Por último, y no menos interesante, habrá que determinar si anticuerpos frente al complejo PA28alfaß del proteasoma pueden tener valor terapéutico real en el cáncer de próstata.

Una técnica de selección aplicable a diferentes enfermedades

Al introducir por vía sistémica un bacteriófago con un anticuerpo control o un bacteriófago con un anticuerpo seleccionado in vivo, este último se localiza selectivamente en el tumor.

Además, también se observa que el bacteriófago con el anticuerpo tumor-específico no solo se localiza en el interior de los vasos, sino que se difunde hacia zonas próximas a las estructuras vasculares, lo que sugiere que interactúa con alguna diana presente en el estroma tumoral. Así, con el procedimiento empleado por el grupo del inmunólogo Luis Álvarez-Vallina, se identifican antígenos que con las estrategias convencionales no se apreciarían.

Esta técnica podría resultar útil para encontrar marcadores, más allá de las enfermedades oncológicas, en diferentes enfermedades, como, por ejemplo, las cardiovasculares, las inflamatorias y las neurológicas.

Ayudar a la decisión clínica

El antígeno prostático específico o PSA es el biomarcador más utilizado en el cribado del cáncer de próstata, pero dista de ser perfecto. De ahí que se busquen otros marcadores que ayuden a afinar de forma más precisa tanto el riesgo de desarrollar el tumor en los varones, como el pronóstico una vez que ya se ha detectado el cáncer. Esta semana, un trabajo que aparece en Science Translational Medicine  propone un marcador de pronóstico del cáncer de próstata a partir de las muestras de pacientes. Un grupo de científicos coordinado por Cory Abate-Shen (Centro Médico de la Universidad de Columbia, en Nueva York) ha descubierto que el nivel de expresión de tres genes asociados con el envejecimiento puede ayudar al clínico a decidir si intervenir o no al paciente.
septiembre 19/2013 (Diario Médico)

David Sánchez-Martín,   Jorge Martínez-Torrecuadrada,   Tambet Teesalu,   Kazuki N. Sugahara,   Ana Alvarez-Cienfuegos,   Pilar Ximénez-Embún,  et. al.  Proteasome activator complex PA28 identified as an accessible target in prostate cancer by in vivo selection of human antibodies. PNAS 2013 110 (34) 13791-13796; doi:10.1073/pnas.1300013110.

S. Irshad, M. Bansal, M. Castillo-Martin, T. Zheng, A. Aytes, S. Wenske, et. al. A Correction to the Research Article Titled: «A Molecular Signature Predictive of Indolent Prostate Cancer.  Sci Transl Med 18 September 2013 5:203er9. DOI:10.1126/scitranslmed.3007585.

Científicos españoles identificaron un mecanismo de una proteína específica vinculada al crecimiento del tumor y las metástasis en el cáncer de próstata.

Según la revista Oncogene ( doi:10.1038/onc.2013.51 ), la proteína Prostate Tumor Overexpressed-1 (Ptov1)está fuertemente expresada en el cáncer de próstata y en las lesiones premalignas que preceden a la enfermedad.

Investigadores del Vall d’Hebron Instituto de Recerca, Barcelona, comprobaron que la interacción de Ptov1 y otra proteína (Rack1), activa la síntesis de proteínas de un grupo particular, en el cual destaca el oncogén c-Jun/AP1.

Este proceso provoca a su vez un aumento de la expresión de otros genes inductores de la motilidad celular, la invasión y la metástasis in vivo, refirieron los especialistas.

Tras investigar en ratas, los expertos demostraron que Ptov1 ejerce como reguladora de otras proteínas cuya función es intensificar la agresividad del tumor.

Los científicos inocularon en ratones células de cáncer de próstata con la expresión de Ptov1 muy reducida y encontraron que los tumores resultantes eran más pequeños, no expresaban el oncogén c-Jun y tardaban más en metastizar.

También corroboraron este comportamiento de la proteína en muestras procedentes de humanos con cáncer de próstata, y sugirieron que constituye una oportunidad para diseñar nuevas dianas terapéuticas.

Actualmente se desconoce como se activa la Ptov1 en las células cancerosas, pero la identificación de su mecanismo de acción permite plantear nuevas estrategias para las terapias antitumorales, sostuvo Rosanna Paciucci, coordinadora del estudio.
abril 22/2013 (PL)

Tomado del boletín de selección temática de Prensa Latina: Copyright 2013 «Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.»

N Marqués, M Sesé, V Cánovas, F Valente, R Bermudo, et al. Regulation of protein translation and c-Jun expression by prostate tumor overexpressed 1. Oncogene. 4 Mar 2013