El primer caso bien documentado de disección aórtica ocurrió en 1760

El hecho tuvo lugar luego de que el rey Jorge II de Inglaterra falleciera en el retrete de su habitación, en la mañana del  25 de octubre del propio año. Frank Nicholls, quien era el médico personal del Rey, recibió instrucciones de abrir y embalsamar el cuerpo real. Esto proporcionó una oportunidad para que Nicholls descubriera y documentara meticulosamente algunos de los hallazgos más interesantes.

Su descripción constituye el primer relato claro de la enfermedad que actualmente reconocemos como disección aórtica:

«… el pericardio se encontró distendido con una cantidad de sangre coagulada, casi una pinta …; todo el corazón estaba tan comprimido que evitaba que la sangre contenida en las venas se introdujera en las aurículas; por lo tanto, los ventrículos se encontraron absolutamente desprovistos de sangre …; y en el tronco de la aorta encontramos una fisura transversal en su lado interno, de aproximadamente una pulgada y media de largo, a través de la cual recientemente había pasado algo de sangre debajo de su capa externa y formó una equimosis elevada.»

Jorge II, Rey de Inglaterra , murió en el palacio de Kensington «mientras trabajaba en el baño». El Rey había sufrido un taponamiento cardíaco fatal causado por una disección aórtica aguda tipo A que se había roto en el saco pericárdico.

Avances posteriores en el campo de la colocación de stents y las fenestraciones aórticas percutáneas han reducido aún más la mortalidad. Sin embargo, a pesar de estos avances, la mortalidad asociada con la disección aórtica sigue siendo alta, como lo ilustran las muertes de la princesa Diana, el actor John Ritter y el diplomático Richard Holbrooke.

Fuentes:

Comentarios realizados: Haga un comentario

22/07/2020

dra maria magdalena rubio pampin @ 2:46 pm #

MUY INTERESANTE EL RELATO HISTORICO DE LA DISECCION AORTICA, QUE EN NUESTROS TIEMPOS ACTUALES NO ES INFRECUENTE DURANTE LA PRACTICA DE UNA NECROPSIA.
DRA MARIA MAGDALENA RUBIO PAMPIN. PATOLOGA.

Haga un comentario

Los campos marcados con asteriscos (*) son obligatorios.

*