mujeres

La Universidad Rey Juan Carlos (URJC) presentó recientemente los resultados del “Estudio de prevalencia de las enfermedades inflamatorias inmunomediadas (IMID) en la población española”. El objetivo principal de este trabajo de investigación, dirigido por el catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la URJC Ángel Gil de Miguel, ha sido determinar la prevalencia de las enfermedades inflamatorias inmunomediadas en España. Ver más…

cáncerLa estadificación exacta de los carcinomas es un determinante importante en el pronóstico y guía del tratamiento óptimo del paciente. Aunque la ¨Colaboración Internacional de Informes sobre el Cáncer¨ recomienda que los cánceres endometriales (incluidos los carcinosarcomas) se estadifiquen patológicamente utilizando el sistema de la Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia (FIGO) 2009, en muchas áreas la estadificación TNM se utiliza con carácter obligatorio. Ver más…

El incremento, documentado en un estudio de la UIC, se explica, según los autores, porque han pasado 40 años desde que la prevalencia de consumo de tabaco en mujeres empezó a emerger a finales de los 70 y no dejó de aumentar hasta 1995. Un estudio realizado por investigadores de la Universitat Internacional de Catalunya y publicado en la revista Archivos de Bronconeumología, muestra una tendencia divergente en la mortalidad por cáncer de pulmón por sexo entre 1980 y 2013 en España. Ver más…

Hay muchos estudios epidemiológicos que muestran que los varones fumadores tienen mayor riesgo de desarrollar cualquier otro tipo de cáncer que las mujeres fumadoras.

Ahora un nuevo estudio ha visto que hay una poderosa asociación entre el tabaquismo y el daño genético en los hombres, lo que podría explicar estas diferencias.

Según la investigación de la Universidad de Uppsala (Suecia) los hombres que fuman experimentan un mayor número de mutaciones en las células y pérdida del cromosoma Y en la sangre, que los no fumadores.

Esa pérdida de cromosomas Y ha sido vinculada en el pasado a una menor expectativa de vida y a un incremento de cáncer, incluido el de pulmón.

Y podría explicar porqué los hombres sufren más cáncer de pulmón que las mujeres, afirma la investigación publicada en la revista Science.(DOI:10.1126/science.1262092)

Cáncer de pulmón

Se sabe que la pérdida del cromosoma Y está relacionada con el cáncer en general, por lo que como los hombres únicamente poseen el cromosoma Y, fumar sería un factor de riesgo mayor para ellos.

Los mismos investigadores ya habían demostrado en 2014 que hay una asociación entre la pérdida del cromosoma Y en sangre y un mayor riesgo de cáncer en un trabajo publicado en Nature Genetics.(doi:10.1038/ng.2966 )

«Ahora hemos probado si hay factores del modo de vida o clínicos que podrían estar vinculados a la pérdida de este cromosoma», dijo Lars Forsberg, de la Universidad de Uppsala.

Entre un gran número de factores que se estudiaron, como la edad, la presión arterial, la diabetes, el consumo de alcohol y el tabaquismo, «hemos identificado que la pérdida del cromosoma Y en células sanguíneas es mucho más frecuente en los fumadores que en los no fumadores», comenta.

Reversible

La investigación demostró que la pérdida del cromosoma Y es más común en aquelllas personas que más fuman, siendo la relación únicamente válida para aquellos que fumaban en el momento del estudio.

Según los investigadores los que habían fumado, pero lo habían dejado, tenían la misma cantidad de células con la pérdida del cromosoma Y que los hombres que nunca habían fumado.

Es decir, que el proceso es «reversible», según Forsberg para quien podría resultar un «aliciente para aquellos hombres que fuman para que lo dejen de hacer».

Lo que no han podido determinar los investigadores es cómo la pérdida del cromosoma Y inducida por el tabaquismo está conectada con el desarrollo del cáncer, pero no solo el de pulmón.

Los expertos especulan en que las células inmunes en la sangre, que han perdido su cromosoma Y, tienen menos capacidad para luchar contra las células tumorales.
diciembre 10/2014 (DiarioSalud)

Dumanski JP, Rasi C, Lönn M, Davies H, Ingelsson M, Forsberg LA.Smoking is associated with mosaic loss of chromosome Y.Science. 2014 Dic 4

Lars A Forsberg,Chiara Rasi,Niklas Malmqvist,Hanna Davies,Saichand Pasupulati.Mosaic loss of chromosome Y in peripheral blood is associated with shorter survival and higher risk of cancer.Nature Genetics 46, 624-628 .28 Abril 2014

Las mujeres son más longevas que los hombres en todo el mundo, afirmó la Organización Mundial de la Salud (OMS) y subrayó que en general, la gente vive ahora más tiempo que antes.

De acuerdo al informe de Estadísticas de Salud Mundiales 2014, la diferencia de vida entre hombres y mujeres es más amplia, seis años, en los países de altos ingresos, mientras que en los de bajos ingresos es de unos tres años.

En promedio mundial, una niña nacida en 2012 tiene una esperanza de vida de alrededor de 73 años, y un niño de 68, dato este superior en seis años en relación a 1990.

Las mujeres tienen más esperanza de vida en Japón (87 años), España (85.1) y Suiza (85.1), mientras que para los hombres la expectativa en Islandia es de 81.2 años, seguido por Suiza (80.7) y Australia (80.5).

En Singapur la esperanza de vida femenina es de 85.1 años; Italia 85.0; Francia 84.9; Australia 84.6; Corea del Sur 84.6; Luxemburgo 84.1 y Portugal 84.0.

En lo que se refiere a los varones la lista sigue con Israel (80.2), Singapur (80.2), Nueva Zelanda (80.2), Italia (80.2), Japón (80), Suecia (80) y Luxemburgo (79.7).

«Una razón importante por la que la esperanza de vida global ha mejorado mucho es que un menor número de niños mueren antes de cumplir cinco años», señaló la directora general de la OMS Margaret Chan.

«Pero todavía hay una brecha entre ricos y pobres importante: la gente en los países de altos ingresos siguen teniendo muchas más probabilidades de vivir más tiempo que las personas en países de bajos ingresos, apuntó.

De acuerdo a la OMS un niño nacido en 2012 en un país de altos ingresos puede esperar vivir hasta los 76 años, 16 más que uno nacido en un país de bajos ingresos, donde su horizonte es de 60 años.

Para las niñas, la diferencia es de 19 años, pues en los países de ingresos altos su expectativa es de 82 años y en uno de bajos ingresos de 63 años.

El informe muestra también que los países de bajos ingresos han hecho los mayores progresos, con un aumento promedio de la esperanza de vida de nueve años entre 1990 a 2012.

Los seis países donde la esperanza de vida aumentó más fueron Liberia (20 años); Etiopía y Maldivas (19 años), Camboya (18 años), Timor Oriental (16 años) y Ruanda (17 años).

«En los países de ingresos altos, la mayor parte del aumento de la esperanza de vida se debe al éxito en la lucha contra las enfermedades no transmisibles», dijo el director del departamento de estadísticas de la OMS, Ties Boerma.

«Menos hombres y mujeres mueren antes de llegar a su cumpleaños número 60 por enfermedades del corazón o accidentes cerebrovasculares, y se da mayor atención a la hipertensión arterial, por ejemplo, agregó.

La reducción en el consumo de tabaco es también un factor clave para alargar la vida, así como los tratamientos contra la tuberculosis, pues entre 1995 y 2012, unas 56 millones de personas fueron atendidas de esa afección y fueron salvadas 22 millones de vidas.

Respecto a las menores esperanzas de vida, estas se encuentran en nueve países de África subsahariana: Angola, República Centroafricana, Chad, Costa de Marfil, República Democrática del Congo, Lesotho, Mozambique, Nigeria y Sierra Leona, donde tanto en hombres como mujeres es inferior a 55 años.

La OMS advirtió que las tres principales causas de muerte prematura son enfermedades coronarias, infecciones respiratorias bajas (como neumonía) y accidente cerebrovascular.

A nivel mundial, un gran cambio se está produciendo en las causas y edades de la muerte. En 22 países africanos 70 % o más de decesos prematuros aún son por enfermedades infecciosas y las enfermedades relacionadas.

Mientras tanto, en 47 países en su mayoría de ingresos altos, los padecimientos no transmisibles y las lesiones causan más del 90 % de muertes prematuras.

La OMS destacó que solo un tercio de todas las muertes en el mundo se documentan en los registros civiles junto con la información de las causas de la muerte.
mayo 16/2014 (Notimex)

Tomado del Boletín de Prensa Latina: Copyright 2012 «Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina S.A.»

Las mujeres estadounidenses creen que el cáncer de mama acaba con más vidas que el cáncer de pulmón, a pesar de que el cáncer de pulmón acaba con la vida de más estadounidenses al año (mujeres y hombres) que cualquier otro cáncer.

Se trata de uno de los hallazgos de una nueva encuesta de la Asociación Americana del Pulmón (American Lung Association, ALA) realizada a más de 1000 mujeres adultas estadounidenses.

La encuesta también halló que muchas mujeres quizá no aprecien el riesgo de cáncer de pulmón para las no fumadoras. Y pocas eran conscientes de en qué medida el cáncer de pulmón sigue siendo letal, en un momento de grandes progresos contra otros tipos de cáncer.

Según Alana Burns, vicepresidenta de Signature Cause Campaign de la ALA, el bajo nivel de supervivencia podría ser una razón por la que a las mujeres no les preocupe el cáncer de pulmón.

«Hay muchas supervivientes de cáncer de mama contando sus historias y dando consejos», dijo Burns. «Pero más de la mitad de las mujeres a las que les han diagnosticado un cáncer de pulmón fallecen en un año. No hay una gran cantidad de supervivientes contando sus experiencias».

En los Estados Unidos, el cáncer de mama es el cáncer más común en las mujeres, seguido del cáncer de pulmón. Pero el cáncer de pulmón es la causa principal de muerte. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de los EE. UU., el cáncer de pulmón acaba con la vida de unas 38 de cada 100 000 mujeres estadounidenses cada año. La tasa de mortalidad del cáncer de mama es de 22 por cada 100 000.

Pero cuando se dio a las mujeres que respondieron a la encuesta de la ALA una lista de los tipos de cáncer y se les pidió que eligieran el que acaba con más vidas de mujeres, el 51 % dijeron que el cáncer de mama. Solo el 22 % dijo el cáncer de pulmón.

«Está muy claro que el cáncer de mama aparece más en la prensa», dijo el Dr. Subhakar Mutyala, director asociado del Instituto Oncológico Scott & White en Temple, Texas.

Además, señaló, dado que hay una evaluación rutinaria del cáncer de mama, las mujeres y sus médicos hablan de la enfermedad.

Pero a menos que sea fumadora, su médico probablemente no va a hablar del cáncer de pulmón, indicó Mutyala, que revisó los hallazgos de la encuesta. Y aunque es posible hacer pruebas para el cáncer de pulmón, añadió, se limitan a ciertos grupos de alto riesgo.

Ahora mismo, el Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de los EE.UU. recomienda una TC para las personas de entre 55 y 80 años de edad que fuman en la actualidad o que lo dejaron en los últimos 15 años, y que fumaron durante al menos 30 «paquetes-años». Eso significa un paquete al día durante 30 años, o dos paquetes al día durante 15 años, por ejemplo.

Pero los fumadores no son los únicos que contraen cáncer de pulmón. Aproximadamente el 10 % de las personas a las que se diagnostica la enfermedad nunca han fumado, según la ALA.

Pero la mitad de las mujeres de la nueva encuesta afirmaron que «no les preocupaba» el cáncer de pulmón porque nunca habían fumado. Eso incluía al 68 % de las personas que no habían fumado nunca.

«Muchas personas creen que el cáncer de pulmón es una enfermedad exclusiva de los fumadores», dijo Burns.

Sin embargo, añadió, si se considerara el cáncer de pulmón de los no fumadores como una enfermedad exclusiva de ellos, estaría entre los 10 cánceres que más vidas se cobran en los Estados Unidos.

Burns y Mutyala dijeron que las personas deberían ser conscientes de los factores de riesgo del cáncer de pulmón para los no fumadores.

La causa principal es la exposición al gas de radón, que puede concentrarse en las casas que están construidas sobre un terreno con depósitos naturales de uranio. Otros factores de riesgo incluyen la exposición crónica al humo de segunda mano o a la contaminación atmosférica, y a la exposición a contaminantes en el trabajo, como el humo de diesel y el asbesto. Los investigadores también han hallado mutaciones genéticas que juegan un papel en algunos cánceres de pulmón.

El pronóstico para las personas con cáncer de pulmón sigue siendo desalentador, según la asociación del pulmón. Menos de la mitad de las mujeres con la enfermedad siguen con vida un año después del diagnóstico, una estadística que pocas de las mujeres que participaron en la encuesta habían escuchado antes.

Desgraciadamente, el cáncer se suele diagnosticar en una etapa avanzada. «Solo aproximadamente el 20 % de los casos de cáncer de pulmón se pueden operar cuando se diagnostica a alguien», indicó Mutyala.

Para ayudar a mejorar la situación, la ALA desea que los Institutos Nacionales de la Salud de los EE. UU. aumenten su financiación para la investigación sobre el cáncer de pulmón: de los 213 millones de dólares actuales al año hasta los 400 millones de dólares para 2025. En comparación con eso, la financiación actual para la investigación sobre el cáncer de mama supera los 650 millones de dólares al año, según los estimados de los Institutos Nacionales de la Salud de los EE. UU.

«Esto es así a pesar de que el cáncer de pulmón acaba con la vida de más personas que los cánceres de mama, próstata y colon juntos», dijo Mutyala.

Burns dijo que las mujeres pueden contribuir si se involucran en los esfuerzos por aumentar la concienciación y la financiación. La ALA acaba de crear un nuevo sitio web, llamado Lung Force (lungforce.org), donde las personas pueden encontrar información sobre los eventos caritativos locales, compartir historias sobre sus experiencias con el cáncer de pulmón y obtener información sobre la enfermedad.

«Deseamos que las personas conozcan los riesgos», señaló Burns. «Esto es algo importante para usted. Le debería interesar».
mayo 13/2014 (Medlineplus)