Noticias

Servicio de noticias en salud Al Día

BMI1, una proteína relacionada con el mantenimiento de las células madre cardiacas, cambia de función en condiciones de daño celular y favorece que las células madre del corazón se diferencien. Así lo han demostrado investigadores del Centro Nacional de Biotecnología.

La acumulación en el corazón de moléculas pequeñas con capacidad de oxidación –especies reactivas de oxígeno– provoca un proceso conocido como estrés oxidativo, que desemboca en cambios en la función de proteínas relacionadas con el comportamiento de las células madre cardiacas. Read more on El estrés en las células madre del corazón marca su destino…

Filed under Noticias by on #

La quimiocina CCL20, biomarcador del aneurisma de aorta abdominal

Un grupo de científicos del Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Cardiovasculares (CiberCV) ha demostrado que los niveles de la proteína CCL20 están incrementados en pacientes con aneurisma de aorta abdominal respecto a individuos sanos y, lo que es más relevante, respecto a enfermos ateroscleróticos sin aneurisma. Read more on La quimiocina CCL20, biomarcador del aneurisma de aorta abdominal…

Filed under Noticias by on #

Servicio de noticias en salud Al Día
El colesterol LDL se estima convencionalmente mediante la fórmula de Friedewald, una ecuación diseñada en la década de 1970, a partir del colesterol total, el colesterol HDL y los triglicéridos. Este sistema resulta inexacto si el nivel de los triglicéridos supera los 400 mg/dL. Read more on Una fórmula estima con fiabilidad el colesterol LDL sin tomar la muestra en ayunas…

Filed under Noticias by on #

Las proteínas y sus cadenas de aminoácidos fueron ordenadas en una tabla periódica, según publica la más reciente edición de la revista “Science“.

De manera similar al orden concebido por el científico ruso Dimitri Mendeleiev en 1869 para dar orden a los elementos de la naturaleza, las proteínas están ubicadas en esa tabla, para ofrecer una vista ordenada en su conjunto.

Bajo principios similares, el equipo multidisciplinario de académicos de la Universidad británica de Cambridge y el Campus Wellcome Genome, logró un ordenamiento específico para cada estructura de los compuestos formados por largas cadenas de aminoácidos.

La tabla proporciona una herramienta visual para la comprensión de las funciones biológicas de estos compuestos, subrayan.

La evolución ha dado lugar a una gran variedad de complejos de proteínas y puede parecer algo caótico, explicó Joe Marsh, genetista de Edimburgo y uno de los coautores del estudio.

Pero si se analizan los pasos que llevan a las proteínas convertirse en complejos, hay algunas reglas básicas que pueden explicar casi la totalidad de los conjuntos que se han observado hasta ahora.

Muchas combinaciones suceden de manera predecible, de ahí se puede anticipar cómo se formaría una nueva cadena de amoniácidos.

Además, se puede intuir cuáles podrían ser descubiertas a continuación y pronosticar cómo podrían diseñar estructuras enteramente nuevas, añadió.

Formadas por largas cadenas de aminoácidos unidas por enlaces peptídicos entre el grupo carboxilo (-COOH) y el grupo amino (-NH2) de residuos de aminoácido adyacentes, su nombre proviene del griego prota, que significa lo primero, o del dios Proteos, por la cantidad de formas que puede adoptar.
diciembre 16/2015  (PL)

diciembre 17/ 2015 (Noticias de la Ciencia)

Editores:
Lic. Heidy Ramírez Vázquez
Dra. María Elena Reyes Gonzále

Filed under Noticias by on #

Si nos encontramos tomando ese trozo extra de pastel dulce de chocolate a pesar de no tener hambre, la culpa podría ser de la escasez de una hormona en nuestro cerebro, que estaría causando que comamos de más, puramente por placer.

A juzgar por los resultados de una investigación reciente publicada en Cell Reports , donde se evidencia que la escasez de cierta hormona está relacionada con una marcada preferencia por los alimentos grasos y con una mayor tendencia a comer por placer en vez de por hambre.

El equipo de Vincent Mirabella y Zhiping Pang, de la Universidad Rutgers en New Jersey, Estados Unidos, ha encontrado que cuando se redujo la hormona GLP-1 en el sistema nervioso central de ratones en experimentos de laboratorio, estos animales comieron más allá de lo necesario para abastecerse de las calorías requeridas y mostraron una mayor preferencia por comida con contenidos elevados de grasa.

En cambio, cuando los autores del estudio aumentaron la señalización de la GLP-1 en los cerebros de los ratones, se logró bloquear esa preferencia.

La hormona GLP-1 tiene muchas funciones, incluyendo cómo regulan nuestros cuerpos los comportamientos de alimentación. Es segregada desde células que se hallan tanto en el intestino delgado como en el cerebro, y se supone que permite a este último saber cuándo hemos comido lo necesario.

No ha estado claro cómo contribuye la GLP-1 liberada en el cerebro a la regulación del apetito. Aunque esta no es la única razón por la que las personas comen de más, el estudio proporciona nuevas pruebas de que actuar sobre las neuronas en el sistema mesolímbico de la dopamina, un circuito de recompensa cerebral, en vez de sobre todo el cuerpo, podría ser una mejor forma de controlar la glotonería y la obesidad con menos efectos secundarios.

En el estudio, los investigadores hallaron que activar la hormona GLP-1 en el sistema mesolímbico obstaculizaba las señales entre neuronas que se comunican entre ellas para controlar los comportamientos de recompensa, incluyendo la alimentación. El resultado fue que los ratones consumieron menos comida en total y, aún más importante, que perdieron la preferencia por los alimentos con alto contenido de grasa.

diciembre 01/ 2015 (Noticias de la Ciencia)

Editores:
Lic. Heidy Ramírez Vázquez
Dra. María Elena Reyes González

Filed under Noticias by on #