diciembre 2015 Archives

La presencia de la proteína EGF en orina podría servir para identificar a los pacientes con más riesgo de insuficiencia renal. Tras analizar a 900 pacientes con enfermedad renal crónica, un grupo de investigadores de la Universidad de Michigan (Ann Arbor) ha identificado una proteína que puede detectarse en la orina para predecir si un paciente se encuentra en alto riesgo de sufrir una insuficiencia renal. La proteína en cuestión es el factor de crecimiento epidérmico (EGF) y su presencia parece alertar de los pacientes que deben recibir un tratamiento para retrasar o detener la progresión de la enfermedad renal. Este biomarcador contribuiría a la detección de una enfermedad oculta, que afecta a entre el 8 y el 16 % de la población y conduce a la pérdida paulatina de la función renal. Con los métodos actuales de diagnóstico no se puede determinar de forma fiable en las fases incipientes de la enfermedad qué riesgo existe de que el paciente desarrolle una insuficiencia renal, un proceso que puede tardar décadas en desarrollarse. Leer mas ..

Si nos encontramos tomando ese trozo extra de pastel dulce de chocolate a pesar de no tener hambre, la culpa podría ser de la escasez de una hormona en nuestro cerebro, que estaría causando que comamos de más, puramente por placer. A juzgar por los resultados de una investigación reciente publicada en Cell Reports , donde se evidencia que la escasez de cierta hormona está relacionada con una marcada preferencia por los alimentos grasos y con una mayor tendencia a comer por placer en vez de por hambre.El equipo de Vincent Mirabella y Zhiping Pang, de la Universidad Rutgers en New Jersey, Estados Unidos, ha encontrado que cuando se redujo la hormona GLP-1 en el sistema nervioso central de ratones en experimentos de laboratorio, estos animales comieron más allá de lo necesario para abastecerse de las calorías requeridas y mostraron una mayor preferencia por comida con contenidos elevados de grasa. Leer mas ..