agosto 2011 Archives

Un equipo de investigadores del Instituto de Biología Molecular y Celular de Plantas (IBMCP), centro mixto de la Universitat Politècnica de València (UPV) y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), ha identificado un novedoso y potente antioxidante natural en plantas de tomate. Se trata de una sustancia fenólica que sintetiza la planta de tomate cuando se ve sometida a un estrés biótico y que hasta el momento era totalmente desconocida, ha informado la institución académica en un comunicado.

La UPV y el CSIC han registrado la patente nacional e internacional del nuevo antioxidante descubierto, así como del procedimiento para aislarlo en laboratorio y también sintetizarlo químicamente. El hallazgo ha sido publicado recientemente en la revista Environmental and Experimental Botany (DOI: 10.1016/j.envexpbot.2011.06.003).

Según apuntan los investigadores del IBMCP, el poder antioxidante de este nuevo compuesto es mucho mayor que el que posee, por ejemplo, el resveratrol, conocido antioxidante presente en el vino tinto, capaz de retardar el envejecimiento celular. Además, es cuatro veces y media más potente que la vitamina E y diez veces más que la vitamina C.

Sus aplicaciones podrían ser múltiples. Así, por ejemplo, en la industria alimentaria podría utilizarse como conservante de alimentos para el consumo humano y piensos para animales, por su acción como retardante de la oxidación de los lípidos. Este potente antioxidante evitaría alteraciones tales como el enranciamiento de grasas y aceites, lo cual merma extraordinariamente su calidad alimentaria. También podría utilizarse como suplemento para productos funcionales.

Asimismo, cabe destacar que los antioxidantes poseen propiedades beneficiosas para la salud, como son la prevención de las enfermedades coronarias y el cáncer, por lo que el compuesto podría tener grandes aplicaciones en la industria farmacéutica.

Otros posibles usos podrían darse en la industria petroquímica, como conservante de la gasolina, y en la industria de polímeros, utilizándose en la fabricación de fibras, productos de caucho, geotextiles y otros. En este caso, el antioxidante se utilizaría como estabilizante en el proceso de producción y para aumentar la vida útil del producto final.

Por otro lado, en la industria cosmética podría emplearse en productos para el cuidado de la piel, dadas sus posibles propiedades para la prevención del envejecimiento.

Desde los laboratorios ubicados en la Ciudad Politécnica de la Innovación, los investigadores han descubierto esta sustancia, que está presente en plantas de tomate sometidas a un estrés biótico y además, han  desarrollado un proceso sencillo y económico para su síntesis en el laboratorio.

Según explica el equipo investigador del IBMCP, cuando una planta se ve instigada por un agente estresante, reacciona y activa unos mecanismos que hacen que los niveles de ciertos compuestos se alteren. “Muchos compuestos fenólicos son producidos por las plantas en respuesta a estreses bióticos o abióticos y poseen múltiples efectos, entre ellos su actividad antioxidante”, apunta Vicente Conejero, director del grupo investigador.

Fue precisamente estudiando estas circunstancias anómalas -estrés- de las plantas, cuando descubrieron la inducción de este compuesto. “Al igual que la fiebre es una alarma asociada a mecanismos de defensa en humanos, en las plantas enfermas dicha alarma consiste en la síntesis de una serie de compuestos químicos. Uno de ellos -y que hasta ahora no se conocía- es el que hemos descubierto y que presenta unas capacidades antioxidantes extraordinarias. Y, además, somos capaces de sintetizarlo en nuestro laboratorio”, apuntan José María Bellés y María Pilar López, investigadores del IBMCP.

En este sentido, hay que señalar que el proceso de síntesis es sencillo y económico por lo que, según apuntan los expertos del IBMCP, ya está preparado para ser introducido en el mercado, ofreciendo además importantes ventajas respecto al resto de antioxidantes comerciales.

Las investigaciones que han permitido descubrir esta nueva sustancia han sido desarrolladas, fundamentalmente, por la doctora María Pilar López y el doctor José María Bellés, con la colaboración de Purificación Lisón e Ismael Rodrigo, todos ellos pertenecientes al laboratorio de Señalización y Respuesta al Estrés Biótico del IBMCP, bajo la dirección del doctor Vicente Conejero, todos ellos profesores del Departamento de Biotecnología de la Universitat Politècnica de Valencia.

El trabajo ha contado con el soporte económico del proyecto “Estudios sobre la respuesta defensiva de las plantas frente a patógenos”, financiado por el Ministerio de Ciencia e Innovación.
julio 21/2011 (Diario Salud)

Noticia relacionada:
A Novel and Potent Antioxidant Found in Tomato Plants, Initial Results Suggest

Nota: Los lectores del dominio *sld.cu acceden al texto completo a través de Hinari.

María Pilar López-Gresa, Cristina Torres, Laura Campos, Purificación Lisón, Ismael Rodrigo, José María Bellés, Vicente Conejero. Identification of defence metabolites in tomato plants infected by the bacterial pathogen Pseudomonas syringae. Environmental and Experimental Botany, 2011.

Filed under Noticias by on #

Los bebedores de té y café, al parecer, tienen probabilidades menores de portar en sus narices el Staphylococcus aureus resistente a la meticilina (SARM), difundió hoy una publicación especializada.

Investigadores de la Universidad de Carolina del Sur, en la ciudad de Charleston, observaron en un estudio con más de cinco mil 500 personas que esas infusiones reducen la presencia del microorganismo en la nariz.

Sin embargo, aún no está claro si quienes tienen menos SARM en las fosas nasales tienen más bajas probabilidades de enfermar a causa de la infección microbiana, indicaron expertos en la publicación Annals of Family Medicine.

De acuerdo con los científicos, alrededor del 1% de las personas en los Estados Unidos lleva SARM en la nariz, aunque eso no significa que enfermen.

Tampoco pueden afirmar que el té o el café sean la causa real de una menor propensión a padecer esa infección.

Para el estudio tuvieron en cuenta factores como la edad, salud de los pacientes, ingresos, pero aún así los resultados obtenidos sugieren que ingerir té y café minimiza la presencia del microorganismo en las fosas nasales.

Según Eric Matheson, autor principal de la investigación, estas conclusiones pueden conducir al desarrollo de un nuevo método para evitar enfermedad por SARM, que sea “económico y de fácil acceso”.
Washington, 14 jul (Prensa Latina)

Matheson EM, Mainous AG 3rd, Everett CJ, King DE.Tea and coffee consumption and MRSA nasal carriage.Publicado en Annals of Family Medicine. 2011 Jul-Aug;9(4):299-304.

Filed under Noticias by on #

Prácticamente todos los mapas genéticos que se han creado hasta hoy se han desarrollado a partir de personas de ascendencia europea. El mapa publicado esta semana en la revista Nature (doi:10.1038/nature10336) es el primero que se construye tomando como referencia datos de afroamericanos. “Se trata del mapa genético más preciso del mundo”, explica David Reich, investigador de la Facultad de Medicina de Harvard, que ha codirigido el estudio con Simon Myers, de la Universidad de Oxford.

El nuevo mapa especifica los lugares precisos del material genético en los que el ADN del padre y de la madre se recombinaron para producir una única célula reproductiva. Mediante un software diseñado ad hoc, los autores identificaron en los genomas de casi 30 000 personas los puntos de cruce entre la ascendencia africana y la europea. Detectaron cerca de 70 puntos por cada individuo, correspondientes a las recombinaciones de los últimos cien años. “Más de la mitad de los afroamericanos portan una versión de la maquinaria biológica para la recombinación que es diferente de la de los europeos”, afirma Myers.

En investigaciones anteriores, los científicos descubrieron que muchas de las recombinaciones en los europeos estaban ligadas a una secuencia concreta de 13 bases de ADN -también llamada motivo. Ahora, en cambio, han observado que en los afroamericanos esta secuencia solo es responsable de dos tercios de las recombinaciones; el tercio restante se relaciona con un nuevo motivo de 17 bases, que ya se ha identificado como una versión de la maquinaria de recombinación casi exclusiva de las personas con ascendencia africana.

Los autores confían en que estos descubrimientos ayuden a comprender las raíces de las enfermedades congénitas que tienen lugar con más frecuencia en la población afroamericana y a descubrir nuevos genes relacionados con enfermedades en todas las poblaciones.
“Cuando la recombinación va mal pueden aparecer mutaciones que causan dolencias congénitas”, explica Myers. “Los puntos activos de recombinación pueden ser también puntos activos de enfermedades. Así, marcándolos, podemos identificar las zonas del genoma con una alta probabilidad de provocar dolencias”, concluye Reich.
julio 22/2011 (JANO)

Anjali G. Hinch, Arti Tandon, Nick Patterson, Yunli Song, Nadin Rohland, Cameron D. Palmer, et. al. The landscape of recombination in African Americans.  Nature, publicado julio 20/2011.

Filed under Noticias by on #

Una investigación reciente relaciona los problemas médicos causados por las transfusiones de sangre con la descomposición de los glóbulos rojos durante el almacenamiento de la sangre. Los hallazgos sugieren que se necesita una mejor forma de almacenar la sangre.

Cuando se transfunde, la sangre más vieja o las cantidades grandes de sangre pueden llevar a complicaciones, entre ellas infección, insuficiencia renal y pulmonar y muerte, señaló el coautor del estudio, el Dr. Mark T. Gladwin, en un comunicado de prensa de la Universidad de Wake Forest, que lideró el estudio.

El estudio examina la interacción entre el óxido nítrico (NO) y los productos secundarios creados cuando los glóbulos rojos se descomponen con el tiempo. Los investigadores hallaron que la interacción en la sangre más antigua puede reducir el flujo sanguíneo y quizás dañar los tejidos del cuerpo.

“Cuando la sangre se guarda por un tiempo, algunas de las células se descomponen y liberan sus componentes, que incluyen moléculas de hemoglobina y micropartículas de los glóbulos rojos”, señaló Gladwin, jefe de la división de medicina pulmonar, alergias y atención crítica de la Facultad de medicina de la Universidad de Pittsburgh. “Éstas se acumulan en la bolsa de sangre guardada y se transfunden al paciente con la sangre. En el torrente sanguíneo, la hemoglobina y las micropartículas se vinculan y destruyen (al óxido nítrico), una molécula muy importante que es usada por el organismo para mantener a los vasos sanguíneos dilatados para un flujo sanguíneo normal”.

“La transfusión de sangre almacenada es una de las terapias médicas más comunes”, apuntó en el comunicado de prensa el autor principal del estudio Daniel B. Kim-Shapiro, profesor de física y director del Centro de Ciencias Traslacionales de la Universidad de Wake Forest. “Por ejemplo, quizás podamos restaurar la actividad del óxido nítrico perdida con la transfusión, usar soluciones preservadoras para limitar mejor la degradación de las células sanguíneas, o desarrollar agentes que eliminen la hemoglobina libre”.

Estudios futuros examinarán la seguridad de la sangre almacenada durante más de catorce días. Según las directrices federales actuales, la sangre se puede almacenar  hasta 42 días.

Cada año en EE. UU., más de cinco millones de personas reciben transfusiones de sangre, según el estudio.
Julio 23/2011 (Diario Salud)

El estudio aparece en la revista Circulation (doi:10.1161/CIRCULATIONAHA.110.008698 ).

Filed under Noticias by on #

Una prueba estándar usada para medir la glucemia en diabéticos podría también ayudar a predecir su riesgo de enfermedad cardiovascular, sugiere un estudio reciente.

La prueba, que mide los niveles de hemoglobina A1c (HbA1c) en sangre, permite a los médicos evaluar qué tan bien controlada ha estado la glucemia de sus pacientes diabéticos durante varios meses. La diabetes es un factor de riesgo conocido de la enfermedad cardiovascular, pero el grado de riesgo de los individuos puede diferir, explicaron los investigadores.

“Es posible que la identificación de personas con diabetes tipo 2 que tengan un riesgo estimado bajo a diez años de enfermedad cardiovascular sea útil para tomar decisiones de tratamiento”, apuntó la investigadora líder Nina P. Paynter, epidemióloga asociada del Hospital Brigham and Women’s de Boston.

Usualmente, todos los diabéticos se consideran en alto riesgo de enfermedad cardiovascular, y con frecuencia reciben un tratamiento agresivo con fármacos para reducir el colesterol y antihipertensivos para ayudar a reducir el riesgo.

Pero muchos podrían tener un riesgo sustancialmente más bajo y no necesitar terapias tan agresivas, apuntaron los autores.

“Algunos diabéticos tienen un riesgo cardiovascular estimado a diez años inferior al 20%, sobre todo en poblaciones con un riesgo general bajo de enfermedad cardiovascular”, apuntó Paynter.

El informe aparece en la edición en línea del 25 de julio de Archives of Internal Medicine (doi:10.1001/archinternmed.2011.351).

Para el estudio, el equipo de Paynter recolectó datos sobre 26 674 mujeres y 11 280 hombres que participaron en el Estudio de salud de las mujeres y el Estudio de la salud de los médicos II.

Ambos estudios recogieron datos sobre los niveles de HbA1c de los participantes. Los hombres tuvieron un seguimiento promedio de 11.8 años, y las mujeres de 10.2 años, anotaron los investigadores.

En ese periodo, 125 de las 685 mujeres con diabetes tipo 2 sufrieron un ataque cardiaco o accidente cerebrovascular (ACV), al igual que 170 de 563 hombres diabéticos. Entre los participantes sin diabetes, 1382 hombres y 666 mujeres sufrieron eventos cardiovasculares, informaron los investigadores.

Al añadir los resultados de la prueba de HbA1c a los datos de los pacientes, que incluían los niveles de colesterol y proteína C reactiva, los investigadores dijeron que pudieron predecir con mayor precisión el riesgo de enfermedad cardiovascular en los pacientes diabéticos.

Hallaron que 71.9% de las mujeres diabéticas tenían un riesgo de enfermedad cardiovascular a diez años inferior al 20%, mientras que apenas 24.5% de los hombres tenían un riesgo igual de bajo.

Esta diferencia podría explicarse en parte por el mayor riesgo de enfermedad cardiovascular que acompaña a la edad, y el riesgo retrasado en las mujeres, dijeron los investigadores.

Señalaron que se necesita más investigación para confirmar los hallazgos, y anotaron que la mejora en la predicción fue mejor en los grupos de bajo riesgo.

Paynter también comentó que la prueba podría ayudar a las personas sin diabetes a evaluar su riesgo cardiovascular.

El Dr. Mark J. Pletcher, profesor asociado de epidemiología de la Universidad de California en San Francisco y autor de un editorial acompañante en la revista, no cree que predecir el riesgo individual de enfermedad cardiovascular cambie el tratamiento actual de los pacientes diabéticos.

“Aunque el cálculo del riesgo podría ser más preciso, seguir recetándoles fármacos para reducir el colesterol podría ser una mejor decisión, debido al riesgo a largo plazo de enfermedad cardiaca”, aseguró.

Pletcher dijo que en su propia práctica clínica seguirá tratando a los diabéticos agresivamente.

“La predicción del riesgo como fin en sí misma realmente no es un ejercicio tan útil”, expresó Pletcher. “Solo es útil si informa una decisión clínica. Y cuando no se va a cambiar una decisión, como creo que no haré, no pienso que refinar el cálculo del riesgo sea tan valioso”.
julio 25/2011 (HealthDay News)

Nina P. Paynter,  Norman A. Mazer, Aruna D. Pradhan, J. Michael Gaziano, Paul M. Ridker, Nancy R. Cook.  Cardiovascular Risk Prediction in Diabetic Men and Women Using Hemoglobin A1c vs Diabetes as a High-Risk Equivalent. Arch Intern Med. publicado en línea julio 25/2011.

Filed under Noticias by on #