Historia

0

Nuestra Sociedad Cubana de Imagenología tuvo el altísimo honor de asistir este martes 25 de febrero a la constitución de la cátedra honorífica “Dr. Francisco Domínguez Roldán”, en Matanzas. Iniciativa del Dr. Víctor Guillermo Ferreira y con el apoyo del Capítulo Provincial de Imagenología, al cual pertenece tan entusiasta colega, la fundación persigue como objetivo profundizar en el conocimiento, promoción y difusión de la vida y obra del patriota, considerado el padre de la Radiología cubana. Tan noble gesto se inserta en la estrategia nacional de rescate y estudio de la historia cubana, a la par que estimulará el desarrollo de diversas temáticas de investigación entre los perfiles de las líneas investigativas de la Universidad Médica de esta occidental provincia.

Ante la presencia del Decano de la Facultad de Medicina, el Historiador de la Ciudad, miembros del Capítulo Provincial y una representación de la Junta Directiva de la Sociedad, además de profesores y estudiantes de la casa de estudios, fueron expuestos en acto solemne sólidos argumentos que avalan la fundación de la Cátedra:

“Los servicios prestados a la Patria por el Dr. Domínguez Roldán, defendiendo en la manigua la Independencia hasta agotar su salud por el hambre y el paludismo; y luego en la paz, abogando por la causa de la enseñanza y de la cultura, su consagración a enaltecer la memoria de Finlay como el precursor en el descubrimiento, y por el desarrollo de la medicina, son verdaderamente excepcionales, y constituyen deudas insaldables que justifican el homenaje que hoy se le tributa, al constituir esta cátedra y exaltar su figura.
Nacido en La Habana el 15 de febrero de 1864, a los 19 años, con sobresaliente, obtiene el grado de licenciado en Medicina por la Real Universidad de La Habana. Posteriormente viaja a España a obtener el doctorado en medicina, y lo hace con una tesis inspirada en lo que había aprendido del Dr. Carlos J. Finlay. Consciente de que los planes de enseñanza con los que se formó, no pueden sustentar la Medicina que ya se hacía en otros centros científicos, vuelve a estudiar medicina, en esta ocasión durante seis años en Francia, obteniendo el grado de Dr. en medicina de la Universidad de París el 2 de julio de 1891.
En 1888 es premiado con la Medalla de la asistencia Pública de París, honor conferido a los que se destacan por su eficiencia en los servicios prestados.
Ya en la Habana, obtiene en 1893 la Cátedra de Anatomía Topográfica y Operaciones y emprende la organización de nuestra escuela de cirujanos.
Para algunos, los cuatro puntos más decisivos en la vida de Domínguez Roldán fueron:

• Su primer viaje a Europa y su propósito de estudiar en Paris;
• Su contribución a la Revolución de 1895 por la Independencia de Cuba, en donde luchó en la provincia más difícil y donde prestó excepcionales servicios como Jefe de Sanidad Militar;
• Su ingreso en la política como Secretario de Instrucción Pública y Bellas Artes; y
• Su lucha extraordinaria por conquistar para Finlay la gloria que merecía.

Fue uno de los más irreconciliables enemigos de la dominación española en Cuba dentro del círculo médico, el único del claustro de Medicina que se alzó en armas. Como Patriota integérrimo, su brillante comportamiento, su habilidad quirúrgica, su enérgico carácter y sus cualidades de buen organizador, lo convirtieron en uno de los más celosos médicos de la Revolución.

En 1905 retoma formalmente lo que había estado leyendo antes de marchar a la guerra sobre el descubrimiento de Roentgen, la Radiología, orienta su atención a esos nuevos horizontes y no bastándole la literatura para nutrir sus conocimientos, se dirige otra vez a Europa para estudiar cuanto se lograba de los Rayos X, para asumir lo que llamaríamos ahora un verdadero postgrado para lograr su especialización en los Rayos X y Fisio/Radioterapia y la introducción del estudio y aplicación de ellos en Cuba; nuevamente demostraba arrojo y sacrificio . Dominando por completo el tema, publica la primera obra de su género en Cuba: “Rayos Finsen, Rayos Roentgen, Radium”.
Grandes centros de trabajo y difusión fueron también su laboratorio de la calle San Miguel, y los servicios radiológicos de la Quinta Covadonga (Salvador Allende) y de la Benéfica (Miguel Enrique), creaciones también de quien ha sido considerado como el padre de la Radiología en Cuba, igualmente diseñó y planificó el Dpto. del Hospital Calixto García.

Sus publicaciones en este campo también se destacan por su originalidad característica, mereciendo citarse, entre otros, sus trabajos sobre “Las luxaciones de la clavícula”, “Las fracturas del radio”, “Los Rayos X en los trastornos dentarios”, “Los Rayos X en el diagnóstico de las micosis pulmonares”, y “Radium, Radiología y Electrología médica” que le valió felicitaciones de los principales especialistas del mundo. Como introductor de los estudios de radiología en Cuba merece el mayor homenaje, pues gracias a su tesón logró que la ciencia médica cubana marchara a la vanguardia de los adelantos científicos de la época.

En 1888 recibe el nombramiento de miembro correspondiente de la Academia de Ciencias de La Habana; en 1893 es miembro Titular y en 1922 Miembro de Mérito. En 1911 es Titular de la Sociedad de Radiología de París y Socio honorario de la Asociación Americana de Electroterapia y en 1928 fue elegido Miembro Correspondiente de la Academia de Medicina de París. En 1907 recibe la cinta de la Legión de Honor del Gobierno francés; el grado de Oficial de la misma Orden en 1918 y en 1922 el de Comendador, con el Diploma de benefactor de la Ciudad de Verdún, por sus eminentes servicios a Francia durante la I Guerra Mundial, y por análogos motivos el Gobierno de Bélgica le otorga el grado de Gran Oficial de la Orden de Leopoldo II. También fue reconocido como Gran Oficial de la Orden Nacional de Mérito Carlos Manuel de Céspedes, con la Gran Cruz de la Orden Nacional de Mérito Carlos J. Finlay, y como Delegado del Consejo Territorial de Matanzas ante el Consejo Nacional de Veteranos, entre otros múltiples y altos reconocimientos.”

0

Fallece el Profesor Luis Eduardo Pedroso Mendoza

En la mañana de hoy, 15 de enero del 2020, ha dejado de existir el Profesor Luis Eduardo Pedroso Mendoza, especialista en II Grado de Radiología, profesor titular y consultante del Hospital Salvador Allende, en esta ciudad de La Habana. El Dr. Pedroso se venía desempeñando como Jefe del Grupo Nacional de Imagenología desde hace muchos años.
Este villaclareño, con un largo historial dentro de la Radiología Cubana, tuvo sus inicios como radiólogo en el Hospital Pediátrico “José Luis Miranda” de la ciudad de Santa Clara. Allí fue él quien realizó las primeras angiocardiografías por vía endovenosa, en niños.
Hasta el momento de su deceso fungía como Jefe del Servicio de Imagenología del Hospital Clínico-Quirúgico “Salvador Allende”, del municipio capitalino Cerro.
El Profesor fue el autor principal, junto a la Dra. Belkis Vázquez Ríos, del libro de Imagenología, por el cual estudian nuestros estudiantes de la carrera de medicina en Cuba.
La Junta de la Sociedad Cubana de Imagenología, trasmite a sus familiares el sentido pesar por la desaparición física del querido Profesor Pedroso.

0

Resumen: La resonancia magnética médica ha producido una revolución en la medicina y en particular en la imaginología. En su historia se mezclan matemáticos, físicos, químicos, ingenieros y médicos que desarrollaron conceptos sin una relación aparente ni una utilidad inmediata y que lograron articular una técnica de resultado impresionante, aunando elementos tan diversos como: transformadas de Fourier y Radon, el concepto de spin, el spin nuclear, la medición de los momentos magnéticos en el neutrón, en el protón, en la materia condensada, en los tejidos, la solución de ecuaciones integrales, la retroproyección, la difusión, los gradientes, la codificación de la señal en frecuencia espacial, el espacio-K, las transformadas dobles de Fourier y la imagen. Resulta extraordinariamente interesante notar en la historia de la resonancia magnética la intrincada red de personajes que participaron y que, descubrimientos sin aparente relación en diferentes campos, y sobre todo sin una utilidad inmediata para la época, se articulan hoy produciendo una revolución en el estudio y diagnóstico de los pacientes en la medicina. La historia de la resonancia magnética es un magnífico ejemplo de que en ciencias nadie sabe para quién trabaja.

Citado:
Canals M. Historia de la resonancia magnética de Fourier a Lauterbur y Mansfield: en ciencias, nadie sabe para quién trabaja. Rev chil radiol  [Internet]. 2008 [citado 28 Sep 2017];14(1):[aprox. 7 p.].