Historia de la Embriología

Albrecht von Haller

Albrecht von Haller (1707-1777), médico, botánico y poeta suizo, considerado uno de los mejores fisiólogos modernos. Nacido en Berna, estudió en las universidades de Tubinga y Leiden. Tras concluir su formación médica, Haller emprendió exhaustivas investigaciones botánicas y anatómicas, que le hicieron merecedor de una cátedra en medicina, anatomía, cirugía y botánica en la Universidad de Gotinga en 1736. Escribió numerosos trabajos sobre distintos temas para la revista mensual de la universidad. En 1753 regresó a Berna, donde ocupó diferentes cargos municipales y estatales y escribió sus principales obras. Entre sus muchos descubrimientos científicos figura la distinción entre tejidos sensoriales e irritables. Demostró que la irritabilidad, la capacidad de contraerse al tacto, es una propiedad de todos los tejidos vivos, mientras que la sensibilidad queda limitada a los tejidos que disponen de nervios. Haller publicó muchos libros científicos, entre los que se incluyen Elementa Physiologiae Corporis Humani (Elementos de la Fisiología del cuerpo humano, 8 volúmenes, 1757-1766), un monumental tratado de gran prestigio.

Antoni van Leeuwenhoek

A ntoni van Leeuwenhoek (1632-1723), fabricante holandés de microscopios pionero en descubrimientos sobre los protozoos, los glóbulos rojos de la sangre, el sistema de capilares y los ciclos vitales de los insectos.

Nacido en Delft, Leeuwenhoek recibió escasa formación científica. Mientras trabajaba como comerciante y ayudante de cámara de los alguaciles de Delft, construyó como entretenimiento diminutas lentes biconvexas montadas sobre platinas de latón, que se sostenían muy cerca del ojo. A través de ellos podía observar objetos, que montaba sobre la cabeza de un alfiler, ampliándolos hasta trescientas veces (potencia que excedía con mucho la de los primeros m icroscopios de lentes múltiples). En 1668 confirmó y desarrolló el descubrimiento de la red de capilares del italiano Marcello Malpighi, demostrando cómo circulaban los glóbulos rojos por los capilares de la oreja de un conejo y la membrana interdigital de la pata de una rana. En 1674 realizó la primera descripción precisa de los glóbulos rojos de la sangre. Más tarde observó en el agua de un estanque, el agua de lluvia y la saliva humana, lo que él llamaría animálculos, conocidos en la actualidad como protozoos y bacterias. En 1677 describió los espermatozoos de los insectos y los seres humanos.

Leeuwenhoek se enfrentó a la teoría, por aquel entonces en vigor, de la generación espontánea demostrando que los gorgojos, las pulgas y los mejillones no surgían espontáneamente a partir de granos de trigo y arena, sino que se desarrollaban a partir de huevos diminutos. Describió el ciclo vital de las hormigas mostrando que las larvas y pupas proceden de huevos. También examinó plantas y tejidos musculares, y describió tres tipos de bacterias: bacilos, cocos y espirilos. Con todo, mantuvo en secreto el arte de construir sus lentes, por lo que no se realizaron nuevas observaciones de bacterias hasta que se desarrolló el microscopio compuesto en el siglo XIX.

Como reconocimiento a sus descubrimientos fue nombrado miembro de la Royal Society de Londres.

Antonio García Bellido

Antonio García Bellido (1936- ), biólogo español y premio Príncipe de Asturias, precursor en la investigación de los mecanismos genéticos y moleculares que determinan la diferenciación celular.

Nació en Madrid en 1936. Se licenció en la Universidad Complutense de Madrid en 1958, y ese mismo año ingresó en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Se doctoró en 1962. Ha sido profesor en Estados Unidos, Australia y España, y ha realizado investigaciones muy importantes en la genética del desarrollo. Utilizó, sobre todo, mutantes de la mosca Drosophila para desentrañar cómo un cigoto da lugar a grupos de células en el embrión que después se especializan en tejidos. Elaboró la teoría de los compartimentos, según la cual, hay clones de células en el embrión que tienen su desarrollo definido por la posición que ocupan. Recibió en 1984 el Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica.

Aristóteles

A ristóteles (384-322 a.C.), filósofo y científico griego, considerado, junto a Platón y Sócrates, como uno de los pensadores más destacados de la antigua filosofía griega y posiblemente el más influyente en el conjunto de toda la filosofía occidental.

Alumno de Platón, filósofo de la antigua Grecia, Aristóteles compartía la reverencia de su maestro por el conocimiento humano pero modificó muchas de las ideas platónicas para subrayar la importancia de los métodos arraigados en la observación y la experiencia. Aristóteles estudió y sistematizó casi todas las ramas existentes del conocimiento y proporcionó las primeras relaciones ordenadas de biología, psicología, física y teoría literaria. Además, Aristóteles delimitó el campo conocido como lógica formal, inició la zoología y habló de casi todos los problemas filosóficos principales reconocidos en su tiempo. Conocido por los pensadores medievales como ‘el filósofo’, Aristóteles es quizá el pensador más importante y de mayor influencia en la historia y el desarrollo intelectual de Occidente.

Nació en Estagira (actual ciudad griega de Stavro, entonces perteneciente a Macedonia). Hijo de un médico de la corte real, se trasladó a Atenas a los 17 años de edad para estudiar en la Academia de Platón. Permaneció en esta ciudad durante aproximadamente 20 años, primero como estudiante y, más tarde, como maestro. Tras morir Platón (c. 347 a.C.), Aristóteles se trasladó a Assos, ciudad de Asia Menor en la que gobernaba su amigo Hermias de Atarnea. Allí contrajo matrimonio con una pariente de éste (posiblemente su sobrina o su hija), llamada Pitias, y actuó como su consejero. Tras ser capturado y ejecutado Hermias por los persas (345 a.C.), Aristóteles se trasladó a Pela, antigua capital de Macedonia, donde se convirtió en tutor de Alejandro (más tarde Alejandro III el Magno), hijo menor del rey Filipo II. En el año 336 a.C., al acceder Alejandro al trono, regresó a Atenas y estableció su propia escuela: el Liceo. Debido a que gran parte de las discusiones y debates se desarrollaban mientras maestros y estudiantes caminaban por su paseo cubierto, sus alumnos recibieron el nombre de peripatéticos. La muerte de Alejandro (323 a.C.) generó en Atenas un fuerte sentimiento contra los macedonios, por lo que Aristóteles se retiró a una propiedad familiar situada en Calcis, en la isla de Eubea, donde falleció un año más tarde.

Frente a la importancia que Platón concedió a las matemáticas, la filosofía de Aristóteles hizo hincapié en la biología, quizá debido a la influencia que sobre él ejerció la profesión de su padre. Propuso un conjunto fijo de tipos naturales (especies), que se reproducen de forma fiel a su clase. Pensó que la excepción a esta regla la constituía la aparición, por generación espontánea (concepto que acuñó), de algunas moscas y gusanos “muy inferiores” a partir de fruta en descomposición o estiércol. Los ciclos vitales típicos son epiciclos: se repite el mismo patrón, aunque a través de una sucesión lineal de individuos. Dichos procesos son, por lo tanto, un paso intermedio entre los círculos inmutables de los cielos y los simples movimientos lineales de los elementos terrestres. Las especies forman una escala que comprende desde lo simple (con gusanos y moscas en el plano inferior) hasta lo complejo (con los seres humanos en el plano superior), aunque la evolución no es posible.

Tras la caída del Imperio romano las obras de Aristóteles se perdieron en Occidente. Durante el siglo IX, los estudiosos musulmanes introdujeron su obra, traducida al árabe, en el ámbito del islam. De estos pensadores que examinaron y comentaron la obra aristotélica, el más famoso fue Averroes, filósofo hispanoárabe del siglo XII. En el siglo XIII el Occidente latino renovó su interés por la obra de Aristóteles y santo Tomás de Aquino halló en ella una base filosófica para orientar el pensamiento cristiano, aunque su interpretación de Aristóteles fuera cuestionada en un principio por las instancias eclesiásticas. En las primeras fases de este redescubrimiento, la filosofía de Aristóteles fue tomada con cierto recelo, en gran parte debido a la creencia de que sus enseñanzas conducían a una visión materialista del mundo. Sin embargo, la obra de santo Tomás acabaría siendo aceptada, continuando más tarde la filosofía del escolasticismo la tradición filosófica fundamentada en la adaptación que santo Tomás hacía del pensamiento aristotélico.

La influencia de la filosofía de Aristóteles ha sido general, contribuyendo incluso a determinar el lenguaje moderno y el denominado sentido común, y su concepto del “Primer Motor” como causa final ha tenido un importante papel dentro de la teología. Antes del siglo XX, decir lógica significaba en exclusiva hacer referencia a la lógica aristotélica. Hasta el renacimiento, e incluso después, tanto poetas como astrónomos ensalzaron el concepto aristotélico del Universo. El estudio de la zoología estuvo basado en la obra de Aristóteles hasta que, en el siglo XIX, el científico británico Charles Darwin cuestionó la doctrina de la inmutabilidad de las especies. En el siglo XX se ha producido una nueva apreciación del método aristotélico y de su relevancia para la educación, el análisis de las acciones humanas, la crítica literaria y el análisis político.

No sólo la disciplina de la zoología, sino el mundo del saber en general, parece justificar el comentario realizado por Darwin, quien llegó a afirmar que los héroes intelectuales de su época “eran simples colegiales al lado del viejo Aristóteles”.

August Weismann

August Weismann (1834-1914), biólogo alemán, conocido sobre todo como creador de la teoría del germen plasmático de la herencia, concepto según el cual una sustancia especial constituye la única continuidad orgánica entre una generación y la siguiente. Nacido en Frankfurt del Main, estudió en las universidades de Gotinga y Giessen, y practicó la medicina hasta 1863, año en que se consagró a la investigación biológica y el estudio de la zoología. Fue catedrático de zoología en la Universidad de Friburgo desde 1886 hasta 1912. Se distinguió por sus investigaciones zoológicas, en especial sobre la embriología de los insectos y los crustáceos. Weismann fue el primer científico en rechazar, por no demostrada, la teoría predominante, aunque incorrecta, aceptada por el naturalista Jean de Lamarck y otros, según la cual los caracteres adquiridos en el transcurso de la vida podían ser transmitidos a los hijos.

Caspar Friedrich Wolf

Caspar Friedrich Wolff (1733-1794), cirujano y fisiólogo alemán considerado como el fundador de la embriología. Introdujo la teoría de que las células, en un principio no diferenciadas, se diferenciaban después para producir los tejidos y los órganos de las plantas y de los animales.

Nació en Berlín y estudió en la Universidad de Halle y en la Escuela Médica de Berlín. En 1766 aceptó una invitación de la emperatriz Catalina II de Rusia para convertirse en académico de Anatomía y Fisiología en San Petersburgo, ciudad en la que permaneció durante el resto de su vida.

En 1759 publicó su revolucionario trabajo Theoria generationis (Teoría de la generación), en el que desarrolló el concepto de la epigénesis. Hasta ese momento, se creía —según la llamada teoría de la preformación o del homúnculo— que cada organismo viviente se desarrollaba a partir de una miniatura exacta del adulto en el interior del semen o esperma. En realidad, la idea de Wolff de que las plantas y los animales estaban compuestos de células fue objeto de controversia, y sus hallazgos fueron ignorados durante más de 50 años. Su nombre está asociado con algunas estructuras anatómicas, entre ellas el cuerpo de Wolff, existente en el embrión animal, que posteriormente se transforma en el riñón.

C harles Robert Darwin

Charles Robert Darwin (1809-1882), científico británico que sentó las bases de la moderna teoría evolutiva, al plantear el concepto de que todas las formas de vida se han desarrollado a través de un lento proceso de selección natural. Su trabajo tuvo una influencia decisiva sobre las diferentes disciplinas científicas, y sobre el pensamiento moderno en general.

Nació en Shrewsbury (Shropshire), el 12 de febrero de 1809. Fue el quinto hijo de una acomodada y sofisticada familia inglesa. Su abuelo materno fue el próspero empresario de porcelanas Josiah Wedgwood; su abuelo paterno fue el famoso médico del siglo XVIII Erasmus Darwin. Tras terminar sus estudios en la Shrewsbury School en 1825, estudió Medicina en la Universidad de Edimburgo. En 1827 abandonó la carrera e ingresó en la Universidad de Cambridge con el fin de convertirse en ministro de la Iglesia de Inglaterra. Allí conoció a dos influyentes personalidades: el geólogo Adam Sedgwick y el naturalista John Stevens Henslow. Este último no sólo ayudó a Darwin a ganar confianza en sí mismo, sino que también inculcó a su alumno la necesidad de ser meticuloso y esmerado en la observación de los fenómenos naturales y la recolección de especímenes. Tras graduarse en Cambridge en 1831, el joven Darwin se enroló a los 22 años en el barco de reconocimiento HMS Beagle como naturalista sin paga, gracias en gran medida a la recomendación de Henslow, para emprender una expedición científica alrededor del mundo.

Su trabajo como naturalista a bordo del Beagle le dió la oportunidad de observar variadas formaciones geológicas en distintos continentes e islas a lo largo del viaje, así como una amplia variedad de fósiles y organismos vivos. En sus observaciones geológicas, Darwin se mostró muy sorprendido por el efecto de las fuerzas naturales en la configuración de la superficie terrestre.

Darwin hizo pública su teoría por primera vez en 1858, al mismo tiempo que lo hacía Alfred Russel Wallace, un joven naturalista que había desarrollado independientemente la teoría de la selección natural. La teoría completa de Darwin fue publicada en 1859 como El origen de las especies por medio de la selección natural. Este libro, del que se ha dicho que “conmocionó al mundo”, se agotó el primer día de su publicación y se tuvieron que hacer seis ediciones sucesivas.

En esencia, la teoría de la evolución por selección natural sostiene que, a causa del problema de la disponibilidad de alimentos, los jóvenes miembros de las distintas especies compiten intensamente por su supervivencia. Los que sobreviven, que darán lugar a la siguiente generación, tienden a incorporar variaciones naturales favorables (por leve que pueda ser la ventaja que éstas otorguen), al proceso de selección natural, y estas variaciones se transmitirán a través de la herencia. En consecuencia, cada generación mejorará en términos adaptativos con respecto a las anteriores, y este proceso gradual y continuo es la causa de la evolución de las especies. La selección natural es sólo parte del amplio esquema conceptual de Darwin. Introdujo también el concepto de que todos los organismos emparentados descienden de antecesores comunes. Además ofreció un respaldo adicional al antiguo concepto de que la propia Tierra no es estática sino que está evolucionando.

Las reacciones ante El Origen de las especies fueron inmediatas. Algunos biólogos adujeron que Darwin no podía probar su hipótesis. Otros criticaron su concepto de variación, sosteniendo que ni podía explicar el origen de las variaciones ni cómo se transmitían a las sucesivas generaciones. Esta objeción en concreto no encontró respuesta hasta el nacimiento de la genética moderna a comienzos del siglo XX. Fueron muchos los científicos que siguieron expresando sus dudas durante los ochenta años siguientes. Sin embargo, los ataques a las ideas de Darwin que encontraron mayor eco no provenían de sus contrincantes científicos, sino de sus oponentes religiosos. La idea de que los seres vivos habían evolucionado por procesos naturales negaba la creación divina del hombre y parecía colocarlo al mismo nivel que los animales. Ambas ideas representaban una grave amenaza para la teología ortodoxa.

Darwin pasó el resto de su vida ampliando diferentes aspectos de los problemas planteados en El Origen de las especies. Sus últimos libros, entre los que se encuentran La variación de los animales y de las plantas bajo la acción de la domesticación (1868), La descendencia humana y la selección sexual (1871), y La expresión de las emociones en el hombre y en los animales (1872) eran exposiciones detalladas sobre temas que sólo disfrutaban de un espacio limitado en El origen de las especies. La importancia de su trabajo fue ampliamente reconocida por sus coetáneos. Darwin fue elegido miembro de la Royal Society (1839) y de la Academia Francesa de las Ciencias (1878). Tras su muerte en Down, el 19 de abril de 1882 se le rindió el honor de ser enterrado en la abadía de Westminster.

C laude Bernard

Claude Bernard (1813-1878), fisiólogo francés considerado fundador de la medicina experimental. Nacido en St-Julien, Bernard recibió una educación humanista en su juventud; no exploró en absoluto las ciencias físicas o naturales. Tras abandonar la escuela a los dieciocho años de edad, escribió dos obras de teatro, pero el eminente crítico francés St-Marc Girardin, tras leer la segunda, sugirió a Bernard que buscara otra profesión. En 1834 Bernard se matriculó en la Facultad de Medicina de París y al cabo de pocos años obtuvo un empleo en un laboratorio del Collège de France, donde trabajó a las órdenes del fisiólogo francés François Magendie.

Bernard obtuvo el título de medicina en 1843 y realizó seguidamente una serie de importantes descubrimientos en el campo de la fisiología. En 1846, por medio de experimentos realizados sobre conejos y otros animales, Bernard descubrió el papel del páncreas en la digestión. Demostró que dicho órgano segrega un líquido que permite la digestión de las grasas. Posteriormente descubrió el papel que desempeña el hígado en la transformación, almacenamiento y utilización del azúcar en el organismo. También exploró las funciones del sistema nervioso vegetativo en particular, y descubrió la función de los nervios vasomotores, responsables de la regulación del flujo sanguíneo por medio de la constricción o dilatación de los vasos sanguíneos.

Además de sus trabajos de fisiología experimental, Bernard hizo aportaciones relevantes a otros campos de las ciencias naturales y experimentales. Especialmente destacable fue su insistencia en la necesidad de diseñar experimentos para verificar o descartar hipótesis, que forma parte integral del moderno método científico. Además, en su intento de comprender cómo se mantiene el equilibrio en los sistemas de un organismo, fue el primero en proponer el concepto que posteriormente fue denominado homeostasis.

Debido a la cantidad e importancia de sus descubrimientos, Bernard se convirtió en un prominente científico a lo largo de su vida. En 1854 aceptó la recién creada cátedra de Fisiología de la Sorbona. Cuando Magendie murió en 1855, Bernard ocupó su puesto en el Collège de France, y desempeñó de forma simultanea ambos cargos en la Sorbona y el Collège de France hasta 1868. En 1855 Bernard pasó a ser miembro de la Academia Francesa de las Ciencias. Tras su muerte en 1878, Bernard fue objeto de un funeral público. Fue el primer científico al que se rindió ese honor en Francia.

E dward B. Lewis

Edward B. Lewis (1918- ), genetista estadounidense, premio Nobel de Fisiología y Medicina en 1995 por sus estudios pioneros sobre la genética de la mosca del vinagre (véase Mosca de la fruta). Compartió el Premio con la genetista alemana Christiane Nüsslein-Volhard y con el genetista estadounidense Eric F. Wieschaus.

Nació en Wilkes Barre, Pennsylvania, y empezó a interesarse por la genética cuando era estudiante de secundaria y leyó documentos sobre las mutaciones (cambios genéticos) en la mosca del vinagre común. Se licenció en Bioestadística por la Universidad de Minnesota en 1939. Se doctoró en Genética en 1942 en el Instituto de Tecnología de California (Caltech), realizando también un máster en Meteorología en 1943. En 1946 se convirtió en miembro del Caltech, donde permaneció hasta su jubilación en 1988.

Ha dedicado toda su carrera académica al estudio de la estructura genética de la mosca del vinagre (Drosophila melanogaster). Al estudiar las mutaciones de la mosca del vinagre e identificar qué genes las causaban, realizó importantes descubrimientos sobre los genes. En primer lugar descubrió que un grupo concreto de genes, llamados genes homeóticos, controlan el desarrollo de todas las regiones del cuerpo de la mosca. Estos genes dirigen cada célula a su ubicación correcta desarrollando el cuerpo del embrión. El segundo descubrimiento fue el principio de la colinealidad, o la secuencia lineal de los genes homeóticos. Lewis descubrió que los genes homeóticos se organizan en el cromosoma en un orden lineal que se corresponde exactamente con el orden de los segmentos del cuerpo que controla cada gen.

Eric F. Wieschaus

Eric F. Wieschaus (1947- ) genetista estadounidense, laureado con el Premio Nobel. Sus trabajos pioneros acerca del control de los genes sobre el desarrollo embrionario precoz de la mosca del vinagre (véase Mosca de la fruta) han sentado las bases para las investigaciones futuras en el campo del desarrollo embrionario temprano de organismos más complejos como el ser humano. Por sus trabajos sobre la genética de la mosca del vinagre (Drosophila melanogaster), compartió el Premio Nobel de Fisiología y Medicina en 1995 con la genetista alemana Christiane Nüsslein-Volhard y con el genetista estadounidense Edward B. Lewis.

É tienne Geoffroy Saint-Hilaire

Étienne Geoffroy Saint-Hilaire (1772-1844), naturalista francés que contribuyó al desarrollo de la anatomía comparada de los animales y de la embriología; también participó en la génesis de la idea de evolución biológica.

Nacido en Étampes, Geoffroy Saint-Hilaire estudió sobre todo mineralogía y después zoología. En 1793 empezó a enseñar zoología en el Museo Nacional de Historia Natural, donde colaboró con Georges Cuvier. En 1798 participó en la expedición de Bonaparte a Egipto, donde hizo numerosas observaciones sobre los animales, en particular sobre los reptiles y los peces, y enriqueció la colección del Museo con numerosos ejemplares. Sus trabajos de anatomía comparada revelaron las características comunes de los esqueletos de distintos vertebrados, observación que está de acuerdo con su idea de un plan de organización único para cada uno de los grandes grupos de seres vivos, según se recoge en sus obras: (Philosophie anatomique (Filosofía de la anatomía, 1822) y Principes de philosophie zoologique (Principios filosóficos de la zoología, 1830). Demostró asimismo la importancia fundamental de la embriología para comprender estos planes de organización. Se le considera uno de los fundadores de la embriología experimental y la teratología (estudio de las anomalías del desarrollo embrionario). Geoffroy Saint-Hilaire se interesó también por las nuevas ideas de evolución biológica (‘transformismo’) y afirmó que las modificaciones de las especies se debían a la influencia del medio externo, lo cual le acerca a las ideas de Lamarck sobre el cambio adaptativo de las especies y a la idea de selección natural desarrollada más tarde por Darwin.

F rancis Bacon

Francis Bacon, barón de Verulam (1561-1626), filósofo y estadista inglés, uno de los pioneros del pensamiento científico moderno. Nació el 22 de enero de 1561, en York House, en el Strand de Londres, y estudió en el Trinity College de la Universidad de Cambridge. Elegido para la Cámara de los Comunes en 1584, intervino en ella hasta 1614. Escribió cartas aconsejando a Isabel I, monarca de Inglaterra, pero sus sugerencias no fueron nunca atendidas y perdió por completo el favor de la reina en 1593, cuando se opuso a una ley para una subvención real. Sin embargo, recuperó el respeto de la Corte con el ascenso de Jacobo I al trono de Inglaterra en 1603. Bacon aportó ideas para la unión de Inglaterra y Escocia y recomendó medidas para un acercamiento a la Iglesia católica apostólica romana. Por estos esfuerzos se le concedió el título de sir en 1603. Fue nombrado comisario para la unión de Escocia e Inglaterra y se le otorgó una pensión en 1604. Su ensayo El avance del conocimiento fue publicado y presentado al rey en 1605. Dos años después fue nombrado procurador general. En 1613 fue nombrado fiscal de la Corona. En 1616 Bacon se convirtió en consejero privado y en 1618 fue designado presidente de la Cámara de los Lores y ennoblecido con el título de barón de Verulam. En 1620 se publicó su Novum organum, y el 26 de enero de 1621 fue nombrado vizconde de san Albans. En el mismo año el Parlamento le acusó de aceptar sobornos. Lo reconoció, pero dijo que se sentía «arrepentido» y se sometió a la voluntad de sus pares, que decidieron que fuera multado, encarcelado a voluntad del rey y desterrado del Parlamento y de la Corte. Tras su liberación se retiró a su residencia familiar de Gorhambury. En septiembre de 1621 el rey le perdonó, pero le prohibió que regresara al Parlamento o a la Corte. Volvió entonces a sus estudios y terminó de escribir la Historia de Enrique VII y su traducción al latín de El avance del conocimiento (De Augmentis). En marzo de 1622 se ofreció para hacer un digesto de las leyes, proyecto que no prosperó a pesar de las repetidas peticiones a Jacobo I y a su sucesor Carlos I. Murió en Londres el 9 de abril de 1626.

Los escritos de Bacon se engloban en tres categorías: filosófica, literaria y política. Se le reconoce haber aportado a la lógica el método experimental inductivo, ya que anteriormente se practicaba la inducción mediante la simple enumeración, es decir, extrayendo conclusiones generales de datos particulares. El método de Bacon consistió en inferir a partir del uso de la analogía, desde las características o propiedades del mayor grupo al que pertenece el dato en concreto, dejando para una posterior experiencia la corrección de los errores evidentes. Este método representó un avance fundamental en el método científico al ser muy significativo en la mejora de las hipótesis científicas.

Su Novum Organum influyó mucho en la aceptación en la ciencia de una observación y experimentación precisas. En esta obra mantenía que había que abandonar todos los prejuicios y actitudes preconcebidas, que llamó ídolos, ya fueran la propiedad común de la especie debido a modos comunes de pensamiento («ídolos de la tribu») o propios del individuo («ídolos de la caverna»); ya se debieran a una dependencia excesiva del lenguaje («ídolos de la plaza del mercado») o de la tradición («ídolos del teatro»). Los principios que se plantean en Novum Organum tuvieron gran importancia en el subsiguiente desarrollo del empirismo.

Fritz Müller

Fritz Müller (1821-1897), médico y naturalista alemán que se radicó en Brasil e hizo importantes contribuciones a la botánica.

Nació en Windischholzhausen, próximo a Erfurt, el 31 de marzo de 1821. Después de concluir los estudios secundarios estudió Ciencias Naturales y Matemáticas en la Universidad de Berlín. En 1844 se doctoró en Filosofía y Medicina, y comenzó a dedicarse a la Botánica y a la Zoología. Después de haber conocido a Herman Blumenau, quien en 1850 había fundado la ciudad que lleva su apellido (véase Blumenau), en el estado de Santa Catarina, decidió partir a Brasil, donde llegó el 17 de mayo de 1852, con su esposa, sus dos hijas y un hermano. En un principio se dedicó a la agricultura en Blumenau y mantuvo correspondencia con Ernst Haeckel y Charles Darwin. A causa de sus problemas con Hermann Blumenau, se traslasó a Destêrro (actual Florianópolis) en 1856. En esta ciudad rechazó la propuesta de ser director de un liceo público, para dar clases de matemáticas y ciencias naturales, función que ejerció de 1874 a 1876. Al dejar el liceo fijó su residencia en Itajaí (estado de Santa Catarina), donde sin dejar la profesión de médico y profesor, inició su carrera científica.

Describió diversas plantas, insectos, moluscos y crustáceos y tuvo una importante actuación en la divulgación de las teorías de Darwin. Descubrió un nuevo tipo de mimetismo recíproco entre las mariposas, por el cual dos o más especies se imitan mutuamente, de modo que todas se protegen del mismo predador; este fenómeno se conoce en la actualidad como mimetismo mülleriano. Realizó descubrimientos sobre la embriología de diversas clases zoológicas y estudios sobre el comportamiento alimentario de las larvas de mariposas. Toda su contribución, cerca de 148 memorias relativas a las más diversas investigaciones en el campo de la zoología y la botánica, fue publicada en Europa y reunida posteriormente por su sobrino Alfred Müller en el volumen Fritz Müller, Werke, Briefe und Leben (Fritz Müller, obras, correspondencia y biografía, 1915). Murió en Blumenau el 12 de mayo de 1897.

Hans Driesch

Hans Driesch (1867-1941), biólogo experimental y filósofo alemán, cuyos estudios de embriología le llevaron a convertirse en impulsor del vitalismo, una creencia que sostenía que los procesos vitales eran resultado de un principio autónomo inexplicable por leyes fisicoquímicas.

Nacido en Bad Kreuznach, creció en Hamburgo y estudió zoología con dos ilustres biólogos alemanes: con August Weismann en la Universidad de Friburgo y con Ernst Haeckel en la de Jena (en la que obtendría el doctorado en 1889). Tras completar sus estudios, Driesch se interesó por la biología experimental. Trabajó en la estación de investigación marina de Nápoles, Italia, desde 1891 hasta 1900, donde llevó a cabo muchos de sus experimentos. Fue nombrado académico en 1909, por sus trabajos como filósofo de la naturaleza. Fue profesor de filosofía en varias universidades desde 1912 hasta 1933, año en que los nazis lo obligaron a jubilarse, aunque continuó escribiendo hasta su muerte. Driesch se ganó su prestigio como investigador a través de una serie de estudios sobre el desarrollo del erizo de mar. Demostró que las células individuales contienen toda la información necesaria para generar un organismo completo. Se interesó por el modo en que un organismo en desarrollo evoluciona a partir de unas pocas células idénticas hasta convertirse en un organismo diferenciado y complejo. Acabó convencido de que eran las explicaciones vitalistas y no las fisicoquímicas las que mejor describían el proceso.

Hans Spemann

Hans Spemann (1869-1941), embriólogo alemán, galardonado con el Premio Nobel de Fisiología y Medicina en 1935 por su descripción de los procesos mediante los cuales las células de un embrión se diferencian y especializan durante el desarrollo embrionario (periodo en el que el embrión se convierte en un organismo completamente formado).

Nació en Stuttgart, Alemania. Comenzó sus estudios de Medicina en la Universidad de Heidelberg en 1891. Aunque inicialmente pensaba convertirse en médico, su fascinación por el desarrollo embrionario le hizo dedicarse a la investigación. Tras continuar su educación en la Universidad de Munich, comenzó los estudios doctorales en la Universidad de Würzburgo, consiguiendo el doctorado en Biología y Física en 1895. Después de enseñar en varias instituciones de Alemania, en 1919 se convirtió en profesor de Zoología de la Universidad de Friburgo, donde permaneció hasta su jubilación.

Realizó experimentos con embriones de tritones y descubrió el modo en que numerosos procesos independientes se combinan para completar el proceso del desarrollo embrionario. Investigaciones anteriores habían demostrado que el ojo de los tritones se desarrolla a partir de una estructura, denominada vesícula del cristalino, que se forma en el cerebro en desarrollo. Cuando esta estructura se pone en contacto con las células de la piel, estas células comienzan a desarrollar el cristalino, el principio de la estructura del ojo. En sus experimentos, Spemann eliminó las células epidérmicas en las que el ojo se hubiera formado normalmente y trasplantó tejido procedente de otra región. Observó que las células trasplantadas se transformaban, como él esperaba, en el cristalino, demostrando así que una señal procedente de la estructura mencionada (la vesícula del cristalino) determinaba el tipo de tejido en el que las células se convertirían (inducción embrionaria). Durante la década de 1920 desarrolló una técnica para dividir el embrión del tritón en dos mitades. Si esta división se realizaba en los primeros periodos de desarrollo del embrión, cada mitad se convertía en un embrión completo, aunque pequeño. Si se realizaba en un periodo posterior, el proceso daba como resultado dos embriones a medio formar. Spemann llegó a la conclusión de que la diferenciación de las células se determina en un estadio fijo del desarrollo embrionario; a este estadio lo denominó determinación. En experimentos posteriores, descubrió que al trasplantar partes del embrión a diferentes zonas, su propio desarrollo no se modificaba para adaptarse a las nuevas zonas sino que influía en las zonas de alrededor, causando a veces el desarrollo de un nuevo embrión completo. Spemann denominó estas zonas de tejido centros de organización. Demostró que las interacciones entre estas zonas diferentes constituyen una característica esencial del desarrollo embrionario.

Al realizar sus experimentos en la diminuta estructura de un tritón en desarrollo, efectuó importantes avances en las técnicas y equipos de la microcirugía. Sus descubrimientos sobre la inducción embrionaria han impulsado los avances en el campo de la biología del desarrollo a lo largo de todo el siglo XX.

Hipócrates

Hipócrates (c. 460-c. 377 a.C.) el médico más importante de la antigüedad, es considerado el padre de la medicina. Nacido probablemente en la isla de Cos, Grecia, realizó numerosos viajes antes de establecerse definitivamente en la isla para dedicarse a la enseñanza y la práctica de la medicina. Murió en Larissa, Grecia, y poco más se sabe de él. Su nombre se asocia al juramento hipocrático, aunque es muy posible que no fuera el autor del documento. De hecho, de las casi setenta obras que forman parte de la Corpus hippocraticum, es posible que sólo escribiera alrededor de seis. La Corpus hippocraticum probablemente es lo único que queda de la biblioteca médica de la famosa Escuela de Medicina de Cos. Sus enseñanzas, su sentido del distanciamiento y su capacidad para la observación clínica directa quizá influyeran a los autores de esos trabajos y, sin duda, contribuyeron en gran medida a desterrar la superstición de la medicina antigua.

Entre las obras más importantes de la Corpus hippocraticum está el Tratado de los aires, las aguas y los lugares (siglo V a.C.) que, en vez de atribuir un origen divino a las enfermedades, discute sus causas ambientales. Sugiere que consideraciones tales como el clima de una población, el agua o su situación en un lugar en el que los vientos sean favorables son elementos que pueden ayudar al médico a evaluar la salud general de sus habitantes. Otras obras, Tratado del pronóstico y Aforismos, anticiparon la idea, entonces revolucionaria, de que el médico podría predecir la evolución de una enfermedad mediante la observación de un número suficiente de casos.

La idea de la medicina preventiva, concebida por primera vez en Régimen y en Régimen en enfermedades agudas, hace hincapié no sólo en la dieta, sino también en el estilo de vida del paciente y en cómo ello influye sobre su estado de salud y convalecencia. La enfermedad sagrada, un tratado sobre la epilepsia, revela el rudimentario conocimiento de la anatomía que imperaba en la antigua Grecia. Se creía que su causa era la falta de aire, transportada al cerebro y las extremidades a través de las venas. En Articulaciones, se describe el uso del llamado banco hipocrático para el tratamiento de las dislocaciones.

I liá Mechnikov

Iliá Mechnikov (1845-1916), biólogo y premio Nobel ruso, fundador de la ciencia de la inmunología. Nacido cerca de Járkov el 15 de mayo de 1845, estudió en la universidad de esta ciudad y más tarde en las universidades alemanas de Giessen, Gotinga y Munich. Fue lector de zoología y anatomía comparada en la Universidad de Odesa desde 1870 a 1882, fecha en que renunció a la enseñanza para dedicarse a la investigación. En 1904 fue nombrado director del Instituto Pasteur en París. Dedicó sus primeros trabajos al proceso de la digestión intracelular en los invertebrados. Más adelante estableció el efecto destructivo de ciertos glóbulos blancos de la sangre, que él llamó fagocitos, sobre sustancias dañinas en la sangre. En 1884 anunció su teoría de la fagocitosis, que constituyó la base de la teoría inmunológica. También defendió el consumo de las bacterias del ácido láctico para la prevención y tratamiento de la putrefacción intestinal. Por sus investigaciones sobre la inmunidad compartió en 1908 el Premio Nobel de Fisiología y Medicina con el bacteriólogo alemán Paul Ehrlich

Jan Evangelista Purkinje

Jan Evangelista Purkinje (1787-1869), fisiólogo checo pionero en histología, embriología, farmacología y en el funcionamiento del ojo, el corazón y el cerebro. Nacido en Libochovice, estudió en la Universidad de Praga y fue catedrático de fisiología de la Universidad de Breslau (hoy Wrocław, Polonia), y más tarde de la Universidad de Praga. Inventó el microtomo, un instrumento que sirve para obtener cortes muy finos de tejido para su examen al microscopio. Sus descubrimientos histológicos incluyen las glándulas sudoríparas, las neuronas (llamadas células de Purkinje) del tejido de los ventrículos del corazón, y el núcleo del huevo humano, llamado vesícula germinal de Purkinje. Investigó también la estructura, función y enfermedades del ojo, los efectos de drogas como el opio, y la identificación por medio de las huellas dactilares.

Jan Swammerdam

Jan Swammerdam (1637-1680), naturalista y biólogo holandés, pionero en el campo de la microscopía. Nació en Amsterdam y estudió medicina en la Universidad de Leiden. Tras obtener el título en 1667 se dedicó al estudio microscópico de los animales y las plantas, desarrollando técnicas para la exploración de este nuevo campo de la ciencia. Entre otros logros, realizó la primera descripción de los glóbulos rojos de la sangre y descubrió las válvulas de los vasos linfáticos. También realizó importantes observaciones sobre la morfología de los insectos basándose en formas completas e incompletas de metamorfosis. En 1673, delicado de salud y bajo la influencia de un místico religioso, abandonó sus trabajos científicos. Swammerdam publicó varios tratados, pero su trabajo pasó desapercibido y no obtuvo reconocimiento alguno hasta la publicación, tras su muerte, de sus descripciones y dibujos por el médico holandés Hermann Boerhaave bajo el título de The Book of Nature (El Libro de la Naturaleza) (1737-1738).

Karl Ernst von Baer

Karl Ernst von Baer (1792-1876), naturalista y embriólogo estonio, uno de los fundadores de la ciencia moderna del desarrollo, considerado uno de los científicos más influyentes de su tiempo. Estudió medicina en la Universidad de Tartu y anatomía comparada en la de Würzburgo, Alemania. En 1819 fue nombrado catedrático de zoología en la Universidad de Königsberg (después Kaliningrado, Rusia). Se convirtió en director del Instituto Anatómico en 1826. A partir de 1834 fue nombrado bibliotecario de la Academia de San Petersburgo. Entre sus numerosos libros destacan Epistola de Ovi Mammalium et Hominis Genesi (Sobre el origen del huevo en los mamíferos y el hombre, 1827), donde se describe por primera vez el huevo de los mamíferos, Über Entwicklungsgeschichte der Thiere (Sobre el desarrollo de los animales, 1828-1837) y Untersuchungen über die Entwicklung der Fische (Sobre el desarrollo de los peces, 1835).

Lazzaro Spallanzani

Lazzaro Spallanzani (1729-1799), fisiólogo italiano que fue uno de los fundadores de la biología experimental.

Nacido en Scandiano el 12 de enero de 1729, estudió leyes en la Universidad de Bolonia y se dedicó a la lógica y la metafísica antes de convertirse en catedrático de física en la Universidad de Módena y, finalmente, en la de Pavía (1769), donde llevó a cabo la mayoría de sus experimentos. Tras rechazar la teoría de la generación espontánea, Spallanzani diseñó experimentos para refutar los realizados por el sacerdote católico inglés John Turberville Needham, que había calentado y seguidamente sellado caldo de carne en diversos recipientes; dado que se habían encontrado microorganismos en el caldo tras abrir los recipientes, Needham creía que esto demostraba que la vida surge de la materia no viviente. No obstante, prolongando el periodo de calentamiento y sellando con más cuidado los recipientes, Spallanzani pudo demostrar que dichos caldos no generaban microorganismos mientras los recipientes estuvieran sellados. Posteriormente, Spallanzani amplió el horizonte de sus trabajos experimentales e investigó la capacidad de muchos animales inferiores de regenerar partes de su cuerpo. En un experimento de trasplante implantó con éxito la cabeza de un caracol sobre el cuerpo de otro. Estudió la circulación de la sangre a través de los pulmones y experimentó con los jugos digestivos que, según observó, están especializados en la digestión de diferentes tipos de alimentos. En un intento de descubrir qué parte del semen era esencial para la fecundación, filtró muestras procedentes de anfibios y descubrió que cuanto mayor era el grado de filtración, menos probabilidades había de que se desarrollara el huevo. Aunque Spallanzani estaba muy lejos de comprender el papel que desempeñan los espermatozoos, y creía que eran parásitos, logró la inseminación artificial de una perra y varios animales inferiores mediante sus meticulosos experimentos. En sus últimas experiencias intentó demostrar que los tejidos del cuerpo convierten lo que hoy conocemos como oxígeno en dióxido de carbono. Spallanzani murió en Pavía el 11 de febrero de 1799.

Leland H. Hartwell

Leland H. Hartwell (1939- ), genetista estadounidense galardonado con el Premio Nobel de Fisiología y Medicina en 2001 por sus descubrimientos sobre la regulación del ciclo celular. Compartió el premio con los científicos británicos Timothy Hunt y Paul M. Nurse, que trabajan en el Imperial Cancer Research Fund (ICRF) de Londres. Los tres galardonados han identificado moléculas clave en la regulación del ciclo celular en los organismos eucariotas, entre los que se incluyen levaduras, plantas, animales y seres humanos. Estos descubrimientos tienen gran importancia ya que cualquier defecto en el control del ciclo celular puede ocasionar alteraciones cromosómicas como las que se observan en las células cancerosas.

Leland Harrison Hartwell nació el 30 de octubre de 1939 en Los Ángeles (California). Después de pasar un año en el Glendale Junior College se trasladó a California y en 1961 se graduó en el Instituto de Tecnología de esta ciudad. En 1964 se doctoró en el Instituto de Tecnología de Massachusetts. Decidió entonces enfocar su labor investigadora al estudio del cáncer y de la división celular, trasladándose al Instituto Salk de Estudios Biológicos en La Jolla (California), para trabajar en colaboración con Renato Dulbecco, que en 1975 fue galardonado con el Premio Nobel. Desde 1965 hasta 1968 impartió clases en la Universidad de California en Irvine y después se trasladó a la Universidad de Washington. En 1990 pasó a ser profesor del Departamento de Genética de la Sociedad Americana contra el Cáncer. En 1996 se incorporó al Centro de Investigación contra el Cáncer Fred Hutchinson en Seattle, convirtiéndose en su director un año más tarde. Hartwell llevó a cabo sus investigaciones en las levaduras, centrándose en el estudio del ciclo celular -proceso mediante el cual una célula replica su material genético y se divide- y, en concreto, en las moléculas que controlan dicho proceso. Logró identificar alrededor de 100 genes, conocidos como genes CDC (siglas de Ciclo de División Celular), implicados directamente en el proceso de división celular. Uno de ellos, al que Hartwell denominó CDC28 o ‘gen inicio’ (start), tenía un papel clave en el control del primer paso de cada ciclo celular. Hartwell introdujo también el concepto de ‘puntos de control’ o‘puntos de chequeo’ (checkpoints) en los cuales la célula detiene la división para reparar los errores que se hayan podido originar durante la replicación del ácido desoxirribonucleico (ADN). En los seres humanos el ciclo celular, un proceso fundamental en todos los organismos, está regulado por genes similares a los que controlan el proceso en las levaduras y en otros organismos. Los descubrimientos de Hartwell sobre los mecanismos que regulan el ciclo celular han permitido ciertos avances en el conocimiento del cáncer, una enfermedad que está originada por una división celular no regulada o incontrolada. Hartwell y Nurse compartieron en 1998 el premio Albert Lasker de Investigación Médica Básica, en reconocimiento a sus estudios sobre el ciclo celular.

M arcello Malpighi

Marcello Malpighi (1628-1694), fisiólogo italiano cuyos descubrimientos sobre anatomía microscópica desterraron antiguas creencias médicas y abrieron el camino a la fisiología y la histología modernas.

Nacido en Crevalcore el 10 de marzo de 1628, Malpighi se graduó en medicina y filosofía en la Universidad de Bolonia en 1653. Siendo catedrático de teoría de la medicina en la Universidad de Pisa, inició sus observaciones microscópicas y adoptó una actitud crítica muy severa respecto a los supuestos en los que se basaban la fisiología y la medicina. En 1659 regresó a Bolonia y en 1661 realizó su descubrimiento más importante al describir la red de capilares pulmonares que conectan las venas con las arterias, completando así el ciclo circulatorio postulado por el médico inglés William Harvey. Hasta ese momento había prevalecido la antigua creencia según la cual la sangre se transformaba en carne en la periferia del cuerpo.

Entre otros descubrimientos de Malpighi figuran sus observaciones sobre los componentes microscópicos del hígado, el cerebro, los riñones, el bazo y los huesos, así como sobre las realizadas sobre la capa interior de la piel, a la que se dió su nombre. Fue el primero en descubrir los glóbulos rojos de la sangre y en demostrar que eran ellos quienes daban a ésta su color. También identificó las papilas gustativas y describió el embrión de pollo, el desarrollo del gusano de seda y la estructura de las plantas. Malpighi creía que la materia viva estaba compuesta de diminutas glándulas que separaban o mezclaban los fluidos corporales. Aunque malinterpretó las funciones microscópicas de los órganos, preparó el terreno para la teoría celular y la histología. Sus descubrimientos sobre el funcionamiento oculto de los organismos obligó a los médicos de la época a replantearse seriamente teorías firmemente establecidas. Aunque en sus últimos años recibió todo tipo de honores y fue nombrado médico personal del papa Inocencio XII, sus descubrimientos fueron objeto de una agria e incluso violenta oposición durante la mayor parte de su vida. Murió el 29 de noviembre de 1694 en Roma.

M arie François Xavier Bichat

Marie François Xavier Bichat (1771-1802), anatomista y fisiólogo francés nacido en Thoirette. Estudió en Lyon y París. Fue el primer investigador que señaló las distintas texturas de las diferentes partes del cuerpo y en emplear el término tejido. Aisló veintiún tipos de tejidos en el cuerpo humano y su trabajo se convirtió en la base de la histología y la anatomía patológica modernas. Escribió varios libros sobre las membranas y los tejidos.

Marie François Xavier Bichat

Marie François Xavier Bichat (1771-1802), anatomista y fisiólogo francés nacido en Thoirette. Estudió en Lyon y París. Fue el primer investigador que señaló las distintas texturas de las diferentes partes del cuerpo y en emplear el término tejido. Aisló veintiún tipos de tejidos en el cuerpo humano y su trabajo se convirtió en la base de la histología y la anatomía patológica modernas. Escribió varios libros sobre las membranas y los tejidos.

Norman Gregg

Norman Gregg (1892-1966), médico australiano que alertó sobre los efectos de la rubéola durante el embarazo. Fue cirujano oftalmológico en el Royal Prince Albert Hospital y en el Royal Alexandra Hospital for Children de Sydney, y miembro del Real Colegio de Obstetricia y Ginecología. En 1941 publicó un trabajo en el que mostraba que los hijos de mujeres que habían contraído la rubéola durante las primeras fases del embarazo padecían defectos congénitos, como las cataratas. Por este trabajo, Norman Gregg fue nombrado sir en 1953.

Paul Berg

Paul Berg (1926- ), biólogo molecular estadounidense, ganador del Premio Nobel. Sus investigaciones, relacionadas con el ácido desoxirribonucleico (ADN), son de gran trascendencia. Fue el primer científico que combinó las moléculas de ADN de dos organismos diferentes para componer un híbrido conocido como ADN recombinante. Sus técnicas de biología molecular abrieron paso a una nueva industria, la ingeniería genética, y sentaron las bases para el desarrollo de nuevos fármacos, entre los que se incluyen la insulina y las hormonas del crecimiento. Por sus trabajos sobre el ADN recombinante, fue galardonado con el Premio Nobel de Química en 1980, premio que compartió con el bioquímico británico Frederick Sanger y con el biólogo molecular estadounidense Walter Gilbert.

Nació en Brooklyn, Nueva York. Se doctoró en Bioquímica por la Universidad Case Western en 1952. En 1959 se convirtió en profesor de Microbiología de la Universidad de Stanford y, desde 1969 hasta 1974, fue catedrático del Departamento de Microbiología. Obtuvo la Cátedra Wilson de Bioquímica en 1970.

Berg intentó aislar un solo gen de un organismo y transferirlo a otro organismo totalmente diferente para estudiar sus reacciones. Seleccionó los genes del virus SV40, un virus encontrado en monos que causa cáncer en células humanas y en cultivos de laboratorio. En primer lugar, recombinó la molécula de ADN del SV40 con el ADN de un virus bacteriano denominado lambda. A continuación, pensó en insertar esta molécula híbrida en la bacteria Escherichia coli, donde el virus lambda debería atacar a la bacteria. Berg supuso que cuando el virus entrara en la célula bacteriana, inyectaría su propio ADN, la molécula recombinada SV40-lambda. Entonces el virus bacteriano se multiplicaría en el interior de la bacteria y cuando ésta estallase pasaría a otra bacteria y así sucesivamente, ocasionando la replicación del gen extraño en grandes cantidades. Berg detuvo el experimento cuando observó que crear un virus sintético podría ser altamente peligroso. Si alguna bacteria conteniendo el ADN híbrido salía del laboratorio, por ejemplo, por el suministro de agua potable, infectaría el entorno con imprevisibles consecuencias. Berg pidió que se paralizaran los experimentos con el ADN recombinante durante un año, hasta que los peligros se pudieran evaluar. Su contribución fue fundamental en la creación de las directrices de seguridad de los Institutos Nacionales de Salud (NIH), aprobadas en 1976. Posteriormente completó su experimento con éxito y sus efectos tuvieron largo alcance. Teóricamente era posible, como Berg había demostrado al unir el ADN de dos especies diferentes, crear nuevas formas de vida. El efecto multiplicador de la bacteria produjo un número ilimitado de copias de una misma molécula, técnica que sirvió para investigaciones posteriores, por ejemplo, para el desarrollo de fármacos. Su técnica de ingeniería genética se utiliza en la actualidad para producir proteínas humanas específicas como el interferón y ha sentado las bases para la posible curación de defectos genéticos.

Desde que recibió el Premio Nobel, ha seguido investigando en Stanford, aplicando su método a los genes de animales superiores. Desde 1984 es director del Centro Beckman de Medicina Molecular y Genética de la Universidad de Stanford.

P aul M. Nurse

Paul M. Nurse (1949- ), científico británico galardonado con el Premio Nobel de Fisiología y Medicina en 2001 por sus descubrimientos sobre la regulación del ciclo celular. Nurse compartió el Premio con su colega británico Timothy Hunt y con el científico estadounidense Leland H. Hartwell, por sus estudios sobre las moléculas que controlan el ciclo de división en los organismos eucariotas.

Paul Maxime Nurse nació el 25 de enero de 1949 en Norfolk. En 1970 se licenció en Biología por la Universidad de Birmingham y en 1973 se doctoró en Bioquímica por la Universidad de East Anglia en Norwich (Reino Unido). Durante sus investigaciones posdoctorales, llevadas a cabo entre 1973 y 1984 en las Universidades de Berna (Suiza), de Edimburgo (Escocia) y de Sussex (Inglaterra), estudió el ciclo celular —el proceso mediante el cual una célula replica su material genético y se divide. En 1984 se incorporó al Imperial Cancer Research Fund (ICRF) de Londres, uno de los centros de investigación sobre el cáncer más prestigiosos. En 1987 se incorporó, como profesor, a la Universidad de Oxford, pero en 1993 regresó al Imperial Cancer Research Fund, convirtiéndose en su director tres años más tarde.

Nurse estudió los genes involucrados en el ciclo celular empleando levaduras como organismos modelo. En la década de 1970 identificó en la especie Saccharomyces pombe un gen (llamado CDC2), que desempeñaba un papel crucial en la regulación de diferentes fases del ciclo celular —un gen que Hartwell había identificado independientemente en la especie Saccharomyces cerevisiae— y en 1987 aisló un gen homólogo, ahora conocido como CDK1 (cinasa ciclinodependiente 1), en las células de los seres humanos. Estas investigaciones pusieron de manifiesto que el mismo gen regula la división celular en levaduras y en humanos y que, por tanto, la función del CDK1 se ha conservado a lo largo de la evolución. El estudio del ciclo celular, un proceso esencial en los seres vivos, es fundamental para entender cómo se propaga el cáncer, una enfermedad en la cual la célula se divide de forma incontrolada. Las investigaciones de Nurse, junto con las de sus colegas Hunt y Hartwell, han sido cruciales para desvelar los mecanismos básicos que controlan la división celular.

Nurse y Hartwell recibieron en 1988 el premio Albert Lasker de Investigación Médica Básica en reconocimiento a sus trabajos sobre el control del ciclo celular.

Regnier de Graaf

Regnier de Graaf (1641-1673), médico y anatomista holandés que descubrió los folículos ováricos, llamados posteriormente folículos de De Graaf. Fue quien dio a los ovarios su denominación y proporcionó descripciones exactas de los testículos. Fue también el primero en aislar las secreciones del páncreas y de la vesícula biliar.

René Descartes

René Descartes (1596-1650), filósofo, científico y matemático francés, considerado el fundador de la filosofía moderna.

Nacido el 31 de marzo de 1596 en La Haye, hoy Descartes (Indre-et-Loire), era hijo de un miembro de la baja nobleza y pertenecía a una familia que había dado algunos hombres doctos. Cuando tenía ocho años de edad fue enviado al colegio jesuítico de La Flèche (en Anjou), donde permaneció 10 años. Junto a las disciplinas clásicas tradicionales, también aprendió matemáticas y las principales doctrinas del escolasticismo, tendentes a orientar la razón humana hacia la comprensión de la doctrina cristiana. El catolicismo ejerció una gran influencia en Descartes a lo largo de toda su vida. Tras concluir su periodo de formación primaria en dicho centro, cursó estudios de Derecho en la Universidad de Poitiers, donde se licenció en 1616. Sin embargo, nunca llegó a ejercer como jurista. En 1618 entró al servicio del príncipe Mauricio I de Nassau-Orange, con la intención de seguir la carrera militar; posteriormente sirvió en otros ejércitos. Pero su interés se centró siempre en los problemas de las matemáticas y la filosofía, a los que dedicó el resto de su vida. Tras realizar numerosos viajes residió en París desde 1625 a 1628. Durante este periodo se dedicó al estudio de la filosofía y también realizó experimentos de óptica. En 1628, después de vender las propiedades que poseía en Francia, se trasladó a las Provincias Unidas y vivió en diferentes ciudades (Amsterdam, Deventer, Utrecht y Leiden).

Fue quizá durante los primeros años que pasó en Holanda cuando escribió su primera obra importante, Ensayos filosóficos, publicada en 1637 y que estaba integrada por tres ensayos (Dióptrica, Geometría y Meteoros), a los que servía de prefacio el que luego sería su escrito más famoso, Discurso del método, en el que exponía sus especulaciones filosóficas. Ésta fue seguida de otras obras, entre ellas Meditaciones metafísicas (1641) y Los principios de la filosofía (1644). Sus últimos escritos estuvieron dedicados a Isabel Estuardo, reina de Bohemia que vivía en las Provincias Unidas y con quien Descartes había entablado una profunda amistad. En 1649 fue invitado a acudir a Estocolmo para impartir clases de filosofía a la reina Cristina de Suecia. Los rigores del invierno le provocaron una neumonía, a consecuencia de la cual falleció, en la capital sueca, el 11 de febrero de 1650.

Descartes trató de aplicar a la filosofía los procedimientos racionales inductivos de la ciencia y, más concretamente, de las matemáticas. Antes de configurar su método, la filosofía había estado dominada por el escolástico, que se basaba por completo en comparar y contrastar las opiniones de autoridades reconocidas. Rechazando este sistema, Descartes estableció: “En nuestra búsqueda del camino directo a la verdad, no deberíamos ocuparnos de objetos de los que no podamos lograr una certidumbre similar a las de las demostraciones de la aritmética y la geometría”. Por esta razón determinó no creer ninguna verdad hasta haber establecido las razones para creerla. Comenzó sus investigaciones a partir de un único conocimiento seguro: “Cogito, ergo sum” (“Pienso, luego existo”). Su filosofía, denominada en ocasiones cartesianismo, le llevó a elaborar explicaciones complejas y erróneas de diversos fenómenos físicos. Éstas, sin embargo, tuvieron el valor de sustituir los vagos conceptos espirituales de la mayoría de los autores clásicos por un sistema de interpretaciones mecánicas de los fenómenos físicos. En el campo de la fisiología, sostuvo que parte de la sangre era un fluido misterioso que él llamó “espíritu animal”. Creía que éste entraba en contacto con la sustancia pensante en el cerebro y fluía a lo largo de los canales de los nervios para animar los músculos y otras partes del cuerpo.

Sus estudios sobre óptica culminaron con el descubrimiento de la ley fundamental de la reflexión: el ángulo de incidencia es igual al ángulo de reflexión. La publicación de su citado ensayo sobre óptica supuso la primera exposición de este principio. Además, el hecho de que Descartes tratara la luz como un tipo de fuerza en un medio sólido preparó el terreno para la teoría ondulatoria de la luz.

H. Robert Horvitz

H. Robert Horvitz (1947- ), genetista estadounidense galardonado con el Premio Nobel 2002 de Fisiología y Medicina por sus descubrimientos sobre la regulación génica del proceso de muerte celular programada, en el cual las células sanas programan su propia muerte como parte normal del desarrollo de un organismo. Horvitz compartió el Premio con los genetistas británicos Sydney Brenner y John E. Sulston.

Nació el 8 de mayo de 1947 en Chicago, Illinois. En 1968 se graduó en Matemáticas y Económicas en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT). En 1974 se doctoró en Biología por la Universidad de Harvard, donde trabajó en los laboratorios del bioquímico James D. Watson y el biólogo molecular Walter Gilbert.

En 1974 se unió al laboratorio de Sydney Brenner en el Medical Research Council (MRC) en Cambridge, donde también trabajaba Sulston. Allí Horwitz llevó a cabo su investigación con el gusano cilíndrico Caenorhabditis elegans. Este delgado gusano de más de 1.000 células había sido elegido por Brenner como modelo experimental para estudiar cómo los genes regulan la división celular, el proceso de especialización celular y el desarrollo de órganos en animales multicelulares. Horwitz trabajó con Sulston siguiendo el desarrollo de cada célula en Caenorhabditis, desde el huevo fecundado hasta el adulto. Como resultado de estos estudios, Sulston descubrió que existían células específicas que experimentaban una muerte programada o apoptosis como parte normal del desarrollo del organismo. Sulston también identificó la primera mutación de un gen participante en este proceso de muerte celular.

En 1978 Horvitz llegó a ser profesor ayudante de Biología en el Instituto Tecnológico de Massachusetts y obtuvo la cátedra de Biología David H. Koch en 1986. Durante ese tiempo continuó con el trabajo iniciado por Sulston sobre la regulación genética del desarrollo celular en el gusano Caenorhabditis y, junto con su equipo de investigación, identificó quince genes responsables de distintas funciones en el proceso de muerte celular programada.

Identificó también un gen que evita la muerte celular interaccionando con otros genes involucrados en dicho proceso. Horvitz descubrió que los genes que regulan el proceso de muerte celular existen también en humanos. Estos descubrimientos permitieron ampliar el conocimiento científico que se tenía sobre algunas enfermedades resultantes de procesos erróneos en la muerte celular programada, como el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA), enfermedades coronarias, la anoxia cerebral y el cáncer.

En 1988 fue nombrado investigador del Instituto Médico Howard Hughes, una organización que financia investigaciones biomédicas en distintas universidades del mundo. Antes del Premio Nobel, recibió en 1988 el Premio Alfred P. Sloan de la Fundación General Motors para la Investigación sobre el Cáncer y el Premio Internacional de la Fundación Gairdner en 1999.

San Alberto Magno

San Alberto Magno (c. 1200-1280), religioso, teólogo, filósofo y doctor de la Iglesia alemán, que introdujo la ciencia y filosofía griegas y árabes en Europa durante la edad media. También fue conocido por el sobrenombre de Doctor universalis (doctor universal) a causa de su profundo interés por las ciencias naturales.

Nació en Lauingen (Suabia, en la actual Baviera) en una familia nobiliaria. En 1223, cuando estudiaba en Padua, ingresó en la orden de los dominicos, que por entonces contaba con menos de diez años de existencia. Ordenado sacerdote en Alemania, impartió clases antes de acudir a la Universidad de París, centro en el cual llegó a ser profesor en 1245 y, a continuación, catedrático de Teología. Entre sus primeros alumnos estuvo santo Tomás de Aquino. Viajó por toda Europa occidental en nombre de su orden, sirvió como provincial y, desde 1260 a 1262, fue obispo de Ratisbona, antes de volver a dedicarse a la enseñanza y la investigación.

San Alberto Magno está considerado un personaje clave en el proceso de asimilación de la filosofía aristotélica por la escolástica medieval y en el resurgimiento de la ciencia natural que la inspiraba. A principios del siglo XIII, un conjunto de escritos filosóficos y científicos desconocidos para los filósofos y teólogos occidentales se convirtió en una fuerza perturbadora en los círculos escolásticos. Estos escritos latinos, basados en traducciones árabes de las obras de Aristóteles, iban acompañados de las anotaciones de comentaristas árabes como Avicena y Averroes. Como tal, presentaban un punto de vista extraño para los escolásticos, cuyo conocimiento de Aristóteles estaba limitado a su lógica, como había sido enseñado e interpretado durante siglos por la Iglesia, en la tradición de san Agustín y los neoplatónicos.

San Alberto había mostrado en sus viajes un intenso interés por los fenómenos naturales y por los escritos científicos de Aristóteles. Los analizó, comentó y, en ocasiones, contradijo, a partir de la evidencia de sus precisas observaciones. Produjo nuevas obras y, de acuerdo con el filósofo inglés Roger Bacon, logró casi la misma autoridad en su tiempo que la que había gozado el mismo Aristóteles.

Como teólogo, fue relevante entre los filósofos medievales pero no un innovador como su alumno Tomás de Aquino. En su Summa Theologiae (c. 1270), trató de conciliar el aristotelismo y las enseñanzas cristianas: sostenía que la razón humana no podía contradecir la revelación, pero defendía el derecho del filósofo a investigar los misterios divinos.

Murió en Colonia el 15 de noviembre de 1280. Fue beatificado en 1622 y canonizado y proclamado doctor de la Iglesia en 1931 por el papa Pío XI. En 1941, el papa Pío XII lo convirtió en patrón de todos los que estudian ciencias naturales. Su festividad se celebra el 15 de noviembre.

Stanley Cohen

Stanley Cohen (1922- ), profesor de bioquímica y premio Nobel estadounidense. Nació en Brooklyn, Nueva York, y estudió en Brooklyn y Oberlin, y posteriormente en la Universidad de Michigan. En 1986 recibió, junto con Rita Levi-Montalcini, el Premio Nobel de Fisiología y Medicina por sus hallazgos sobre los factores de crecimiento de la célula, unas proteínas que favorecen y ayudan a controlar el desarrollo de diversas células. A comienzos de la década de 1950, en la Universidad Washington de Saint Louis, Missouri, junto a sus colaboradores Cohen y Levi-Montalcini, descubrió el factor de crecimiento que controla el desarrollo celular en el sistema nervioso. Más tarde, y trabajando independientemente, Cohen descubrió el factor de crecimiento epidérmico, que gobierna el desarrollo celular en la piel; desde entonces se han encontrado muchos otros factores de crecimiento. Cohen ha sido galardonado con numerosos premios, entre los que se encuentran el Lasker Basic Medical Research Award, en 1986. Ha publicado trabajos sobre biología celular, biología del desarrollo humano y embriología y ha impartido clases en la Universidad Vanderbilt.

T heodor Schwann

Theodor Schwann (1810-1882), fisiólogo alemán, considerado el fundador de la histología moderna, el estudio de la estructura de los tejidos animales y vegetales.

Nació en Neuss y estudió en las universidades de Bonn, Würzburgo y Berlín. Fue catedrático de anatomía (1838-1848) de la Universidad de Lovaina, Bélgica; desde ese momento y hasta su muerte estuvo asociado a la Universidad de Lieja, también en Bélgica, desempeñando el cargo de catedrático de anatomía desde 1848 hasta 1858, año en que cambió esa cátedra por la de fisiología. Schwann estableció la naturaleza fisicoquímica de la vida aplicando la teoría de la célula del botánico alemán Matthias Jakob Schleiden a la evolución de la vida animal. Demostró también que el origen de los tejidos maduros de los animales está en células embrionarias específicas. Mientras era asistente del fisiólogo alemán Johannes Müller en el Museo Anatómico de Berlín, Schwann descubrió la pepsina, un enzima digestivo, en el epitelio o tejido que cubre el estómago de los animales. También realizó valiosas investigaciones sobre los procesos de fermentación, putrefacción y contracción muscular y arterial. Su trabajo principal es Microscopic Investigations on the Accordance in the Structure and Growth of Plants and Animals (Investigaciones microscópicas sobre la concordancia en la estructura y en el crecimiento de los animales y de las plantas, 1839).

Thomas Hunt Morgan

Thomas Hunt Morgan (1866-1945), biólogo y genetista estadounidense que descubrió cómo los genes se transmiten a través de los cromosomas, y confirmó así las leyes de la herencia (véase Leyes de Mendel) del botánico austriaco Gregor Mendel y sentó las bases de la genética experimental moderna.

Nacido en Lexington, Kentucky, estudió en el State College de Kentucky, y más tarde estudió embriología en la Universidad John Hopkins, donde se doctoró en 1891. Como catedrático de zoología experimental en la Universidad de Columbia de 1904 a 1928, se mostró en un principio crítico respecto a la teoría mendeliana, que aún no había sido físicamente demostrada. Numerosos genetistas realizaron sus primeras investigaciones en el laboratorio de Morgan, incluido el español José Fernández Nonidez. Mientras realizaban experimentos y análisis citológicos sobre la mosca del vinagre, Drosophila melanogaster, Morgan y sus alumnos Alfred Henry Sturtevant, Calvin Blackman Ridges y Hermann Joseph Muller descubrieron que los cromosomas se comportaban de modo similar a como Mendel creía que se segregaban y apareaban aleatoriamente los genes. Al descubrir también que los genes transmisores de multitud de caracteres se disponían de forma lineal en cada cromosoma, Morgan y sus colaboradores crearon mapas cromosómicos lineales en los que a cada gen se le asignaba una posición específica. Este trabajo dio como resultado la obra El mecanismo de la herencia mendeliana (1915), un libro muy influyente que representó un importante paso en el desarrollo de la genética moderna.

Morgan continuó sus experimentos y demostró en su Teoría de los genes (1926) que los genes se encuentran unidos en diferentes grupos de encadenamiento, y que los alelos (pares de genes que afectan al mismo carácter) se intercambian o entrecruzan dentro del mismo grupo. En 1933 Morgan obtuvo el Premio Nobel de Fisiología y Medicina.

Wilhelm Roux

Wilhelm Roux (1850-1924), embriólogo alemán que defendió la intervención experimental activa en el desarrollo de organismos a partir de células y apoyó el enfoque mecanicista del desarrollo frente al vitalista.

Roux nació y estudió en Jena. Se formó como médico y obtuvo la titulación necesaria para practicar la medicina en 1877, pero dedicó su vida a la investigación biológica. Roux estudió los patrones formados por los vasos sanguíneos: argumentaba que era posible deducir un proceso de desarrollo, un proceso que revelaba que el desarrollo de los organismos era fruto de la selección natural en el ámbito celular. Se centró en el estudio del desarrollo embrionario, llegando a dirigir sus propios institutos de investigación, creados a tal efecto.

En vez de limitarse a observar el desarrollo de los embriones, razonaba Roux, los biólogos experimentales debían exponer las células a situaciones no naturales, pero reveladoras, con el fin de comprender el fenómeno del desarrollo. Diseñó experimentos para interferir en el desarrollo de los organismos durante las primeras fases de la división celular, así como mecanismos para mover y girar continuamente el organismo en desarrollo respecto a la gravedad. Sobre la base de estos experimentos, Roux afirmaba que el desarrollo de un organismo era controlado por fuerzas internas, enfrentándose a quienes defendían que dicho proceso era controlado por fuerzas externas. Estas fuerzas internas, insistía Roux, surgían por razones químicas y físicas, no de fuerzas vitalistas, menos materiales.

William Harvey

William Harvey (1578-1657), médico inglés que descubrió la circulación de la sangre y el papel del corazón en su propulsión, refutando así las teorías de Galeno y sentando las bases de la fisiología moderna.

Nacido el 1 de abril de 1578 en Folkestone, Kent, Harvey se graduó en artes en el Gonville and Caius College de la Universidad de Cambridge, en 1597. Viajó a Padua, Italia, donde estudió durante cinco años con el famoso anatomista Fabricio, que estudiaba ya las válvulas de las venas. Tras doctorarse en medicina en 1602, regresó a Inglaterra y ejerció su profesión en la zona de Londres. Fue elegido miembro del Colegio de Médicos en 1607 así como responsable del Saint Bartholomew’s Hospital. Reconocido como uno de los doctores más ilustres de Inglaterra, fue nombrado médico extraordinario del rey Jacobo I Estuardo, al que atendió en su última enfermedad, y médico personal de su hijo, Carlos I de Inglaterra.

Desde 1615 a 1656 fue conferenciante en Lumleian en el Colegio de Médicos. Ya en 1616 mencionaba en sus conferencias la función del corazón, y cómo éste impulsaba la sangre en un recorrido circular. Llegó a estas conclusiones no sólo a través de una larga serie de disecciones, sino también gracias a sus estudios sobre el movimiento del corazón y la sangre en una gran variedad de animales vivos. La precisión de sus observaciones estableció un modelo para futuras investigaciones biológicas.

Presentó formalmente sus hallazgos en 1628, año en que fue publicada su obra Exercitatio Anatomica de Motu Cordis et Sanguinis in Animalibus (Ensayo anatómico sobre el movimiento del corazón y la sangre en los animales). En esta trascendental obra explicaba el método experimental y ofrecía una precisa descripción del mecanismo del aparato circulatorio. Debido a que carecía de microscopio, la única parte importante del proceso que omitió fue el papel desempeñado por los capilares. No obstante, postuló su existencia, confirmada no mucho después por el italiano Marcelo Malpighi.

De Motu Cordis hizo que Harvey sufriera duras críticas por parte de algunos de sus coetáneos, aunque éstas se vieron ampliamente compensadas por el posterior reconocimiento del valor de sus aportaciones. Sus investigaciones en el campo de la embriología quedaron reflejadas en Exercitationes de Generatione Animalium (Ensayos sobre la generación de los animales). Fue nombrado presidente del Colegio de Médicos en 1654, pero declinó dicho honor a causa de su delicada salud. Murió el 3 de junio de 1657, en Londres.

Haga un comentario

Los campos marcados con asteriscos (*) son obligatorios.

*