Debates interesantes

Lawrence F. Eichenfield, MDa, Mark Boguniewicz, MDb, Eric L. Simpson, MDc, John J. Russell, MDd, Julie K. Block, BAe, Steven R. Feldman, MD, PhDf,g, Adele R. Clark, PA-Cf, Susan Tofte, BSN, MS, FNP-Ch Fuente: Pediatrics. 2015 Sep;136(3):554-65. doi: 10.1542/peds.2014-3678. Epub 2015 Aug 3.

Se estima que en  2009 -2011, la dermatitis atópica (DA) afectó al 12,5% de los niños (0-17 años de edad) en los Estados Unidos, con un aumento de poco más de 5% desde 1997 hasta 1999. 1Entre estos pacientes, la gran mayoría (~67%) presentaron 2enfermedad  leve y como tal pudo ser manejada adecuadamente por el pediatra u otros prestadores de atención primaria (PAP)/ médico de cabecera. Sin embargo, la mayoría de los pediatras derivan incluso a sus pacientes con patología leve a los dermatólogos (~ 85%) y proporcionan una atención inicial única y limitada (81%).

Sean o no pacientes derivados a dermatología3, pediatras y médicos de familia seguirán desempeñando un papel central en el manejo para un seguimiento regular, el tratamiento de mantenimiento, la educación continua en pacientes internados y cuidadores, y el contacto de primera línea para los brotes y las complicaciones, como la infección estafilocócica secundaria.

El 6 de septiembre de 2013, se convocó una mesa redonda para discutir los retos en el manejo de la DA junto con las oportunidades de mejorarla a través de una variedad de disciplinas. Esta mesa redonda fue la única que incluyó un paciente abogado, así como representantes de la dermatología (general y pediátrica), alergia-inmunología pediátrica, medicina familiar, cuidado administrado, y de enfermería. Durante el debate, se hizo evidente que las guías de manejo de la DA actuales carecen de ciertos elementos que pueden mejorar su utilidad práctica, especialmente para los prestadores de atención primaria incluyendo los pediatras.

Ver

Claire Nickolls y Diane E Campbell Journal of Paediatrics and Child Health 51 (2015) 852–856

Mito Número 1
Un test de alergia positivo significa una alergia clínica.

Mito Número 2
Los test de alergia pueden predecir la anafilaxia.

Mito Número 3
No se puede tener una reacción alérgica en la primera exposición oral, a un alérgeno alimentario conocido.

Mito número 4
Las reacciones alérgicas empeoran con cada exposición oral posterior.

Mito número 5
Sólo los niños que han tenido una historia de anafilaxia necesitan un auto inyector de adrenalina.

Mito Número 6
La hipotensión y el colapso son signos comunes de la anafilaxia en los niños con alergia alimentaria.

Mito número 7
Los antihistamínicos y / o esteroides si se utilizan en forma rápida a la primera señal de una reacción alérgica puede prevenirse la anafilaxia a los alimentos.

Mito Número 8
Ara h2 es un buen test para determinar si un niño con una prueba de alergia positiva al maní tiene alergia clínica definida al maní y / o está en riesgo de anafilaxia.

Mito Número 9
Los test de alergia basados en IgE son útiles para identificar los factores desencadenantes de los alimentos en el eccema infantil.

Mito Número 10
La desensibilización oral es una cura para la alergia a los alimentos.

Ver

Abraham Verghese, Blake Charlton, Jerome P. Kassirer, Meghan Ramsey, John P.A. Ioannidis The American Journal of Medicine (2015) 128, 1322-1324
De acuerdo con el informe del Institute of Medicine titulado «Errar es humano,» los errores médicos causan cerca de 100.000 muertes por año. Las causas son problemas sistémicos de organización inadecuada, la cultura de la no divulgación y errores diagnósticos cognitivos. Un tipo potencialmente importante de error que ha recibido gran atención es la deficiencia del examen físico.

La avanzada tecnología de la atención médica actual se ha traducido en la disminución de la interacción directa entre el médico y el paciente. Los médicos de los hospitales de EE. UU. dedicarían solo el 18% de sus horas asistenciales a la atención directa del paciente; la disminución de las horas de servicio da como resultado que los internos de Medicina Interna usen en promedio solo el 12% de su tiempo en los pacientes y otro 40% en tareas relacionadas con la informática. La menor dedicación al examen físico puede provocar errores importantes.

Los autores hicieron una encuesta solicitando a 5.000 médicos que aporten ejemplos clínicos de negligencia y errores en el examen físico y sus consecuencias adversas. Esta base de datos fue creada para identificar los diversos tipos y características de los errores que pueden generarse en relación con el examen físico.

Ver

A. Pietrzak, P. Czuczwar, J. Mosiewicz, T. Paszkowski, G. Chodorowska, J. Bartosinska, JEADV 2015, 29, 1231–1234

La psoriasis es una enfermedad común crónica, autoinmune ainflamatoria. La literatura indica que el curso de la psoriasis puede alterarse por los cambios hormonales de la menopausia.

La menopausia se define como el último período menstrual confirmado por al menos 12 meses de ausencia de periodo menstrual. La transición de la menopausia influye en la actividad del sistema endócrino.
Los niveles de estrógenos disminuyen significativamente (principalmente estradiol E2) junto con niveles de inhibina B y hormonas anti Mullerianas ocasionando un incremento compensatorio de la hormona folículo estimulante pituitaria (FSH) y hormona luteinizante (LH).

La progesterona está disminuída, mientras que los niveles de andrógenos luego de un descenso inicial lentamente tienden a retornar a los valores pre-menopáusicos. Estos cambios hormonales profundos no afectan sólo el sistema genitourinario sino también el sistema nervioso central, sistema esquelético, piel y el sistema cardiovascular. Se acepta que el riesgo cardiovascular (CVD) en mujeres está incrementado significativamente en mujeres luego de la menopausia.

Ver

Raghunath RS, Venables ZC, Millington GW. Clin Exp Dermatol. 2015 Mar;40(2):111-5.

Las fluctuaciones de estrógenos y progesterona que definen la menstruación se asocian con numerosos cambios fisiológicos y psicosociales. Se tiene limitado entendimiento del efecto de estos cambios hormonales en la piel, sin embargo está claro que varias enfermedades cutáneas están influenciadas por ellos

En este artículo se exploran las manifestaciones clínicas y mecanismos del ciclo menstrual y sus efectos en la piel. Un mejor entendimiento de estos mecanismos puede mejorar el manejo de las dermatosis perimenstruales en el futuro.

Ver