Clinica y Terapeutica

Isbary G, Coras-Stepanek B, Dyall-Smith D, Guther S, Tillmann A, Stolz W. Fuente: J Eur Acad Dermatol Venereol. 2014 Sep; 28(9):1251-4

La melanosis de la areola y pezón se han reportado raramente y se piensa que es menos común que la melanosis de la mucosa de la vulva, pene o mucosa oral.  La asimetría con irregularidad en forma y color, y aumento de tamaño a lo largo del tiempo son hallazgos clásicos de melanoma y enfermedad de Paget mamaria, pero también de melanosis benigna. La presentación clínica macroscópica no distingue claramente estas tres entidades.

Aunque las características dermatoscópicas permiten identificar lesiones melanocíticas malignas y no malignas, existe poca experiencia en dermatoscopía de melanosis de areola y pezón.

Se reportan las características clínicas, dermatoscópicas e histológicas de cinco pacientes con melanosis de la areola y pezón.

Ver

Ung CY, Carr NJ, Ardern-Jones MR. Fuente: Clin Exp Dermatol. 2014 Jul;39(5):608-11.

La amiloidosis puede manifestarse como forma cutánea primaria en ausencia de compromiso de otros órganos, o como parte de una enfermedad sistémica con compromiso cutáneo secundario.  La amiloidosis nodular cutánea primaria (PCNA) es la forma más rara de amiloidosis cutánea.  Como la amiloidosis primaria sistémica, se asocia con infiltrados de inmunoglobulinas monoclonales de cadenas ligeras se piensa que se origina de infiltrados cutáneos de células plasmáticas, que típicamente rodean la lesión. 

Se presenta una mujer de 29 años con antecedentes de un nódulo que se desarrolló sobre una cicatriz de 5 años de evolución, que aumentó lentamente de tamaño sin síntomas. Presentaba psoriasis en placas, desde los 16 años de edad, empeorando durante los últimos 7 años.  Los tratamientos tópicos incluyeron corticoides, análagos de la vitamina D y formulaciones con ácido salicílico y, había requerido tratamiento con fototerapia.

Ver

Navarro R, Concha-Garzón MJ, Castaño C, Casal C, Guiu A, Daudén E. Int J Dermatol. 2014 Jul;53(7):909-11.

El factor de necrosis tumoral (TNF) reduce la replicación del virus de hepatitis B (HBV).  Existe evidencia que indica un riesgo de reactivación de HBV o agravamiento en pacientes con infección crónica por hepatitis B al usar agentes anti-TNF.

Existen algunos reportes de hepatitis fulminante durante la terapia biológica.

Recientemente, pocos reportes han sugerido la posible reactivación de HBV en pacientes con antígeno de superficie negativo (HBsAg) luego del tratamiento con agentes biológicos.

El objetivo del estudio fue evaluar la seguridad de los agentes anti-TNF a en pacientes con psoriasis y serología sugestiva de hepatitis B pasada.

Se evaluaron retrospectivamente los resultados de pacientes con psoriasis con serología sugestiva de infección pasada por HBV durante el tratamiento con terapia anti-TNF.

Los criterios de inclusión eran los siguientes: psoriasis en placas moderada a severa tratada con terapia anti TNF en monoterapia por al menos 9 meses. HBsAg negativo y anticuerpo core hepatitis B (HBcAb) positivo.

Ver

Chintaginjala Aruna, Kolalapudi Seetharam Fuente: Indian Dermatology Online Journal – 2014 – Vol 5 – Suplemento 1 Congenital candidiasis

La candidiasis congénita (CC) es una enfermedad rara, generalmente causada por la infección candidiásica intrauterina que se manifiesta durante los primeros 6 días de vida. Puede ser localizada al involucrar sólo piel o generalizada ocasionando distrés respiratorio, meningitis, sepsis, y muerte. Un total de 10-35% de las mujeres sufren de vaginitis candidiásisa durante el embarazo, pero menos del 1% desarrolla corioamnionitis candidiásica que puede afectar al feto. Esto es porque la CC es muy rara y sólo se han reportado 100 casos en la literatura. Se reporta un caso de CC que ocurre a las 24 horas de vida.

Ver

Dres. Verdolini R1, Atkar R, Clayton N, Hasan R, Stefanato CM. Clin Exp Dermatol. 2014 Jun;39(4):509-12.

Se han documentado una variedad de condiciones de la piel que pueden exacerbarse durante fases particulares del ciclo menstrual. La patogenia de dichas enfermedades no es bien entendida. Se la ha atribuido a fluctuaciones en las hormonas reproductivas, especialmente la progesterona y menos común los estrógenos.

La dermatosis catamenial son reacciones cutáneas cíclicas a las hormonas producidas durante el ciclo menstrual. La dermatitis más común de estas reacciones es la dermatitis autoinmune producida por progesterona (APD), causado por respuesta autoinmune a progesterona endógena en mujeres en edad reproductiva.  Se presenta un caso tipo Stevens-Johnson recurrente asociado a la producción de prostaglandinas (PGs) durante el ciclo menstrual.

Ver