Debates y perspectivas

Dantas L, Netto E, Glesby MJ, Carvalho EM, Machado P. Fuente: Int J Dermatol. 2014 Sep;53(9):1098-102 Dermatological manifestations of individuals infected with human T cell lymphotropic virus type I (HTLV-I)

El virus linfotrópico humano de células T tipo 1 (HTLV-1) fue aislado por primera vez en el año 1980 de un paciente con manifestaciones cutáneas de linfoma/leucemia de células T del adulto (ATLL). Posteriormente, se describieron la mielopatía/paraparesia espástica tropical (HAM/TSP) asociada a HTLV-1 y uveítis asociada a HTLV.  Sin embargo, la mayoría de los portadores de HTLV-1 se consideran asintomáticos, y se conoce poco sobre el espectro de enfermedades que pueden asociarse con este virus.

Estudios recientes realizados en Brasil, mostraron una alta frecuencia y diversidad de manifestaciones clínicas asociadas con HTLV-1. Se ha documentado la presencia de HTLV-1 en lesiones de piel de ATLL y en lesiones cutáneas de portadores asintomáticos, que sugiere que la piel podría ser el órgano más afectado por el virus.

Otra dermatitis asociada específicamente es la dermatitis infectiva asociada a HTLV-1 (IDH), una forma severa y recurrente de eccema de la infancia descripta inicialmente en 1966 en Jamaica por Sweet y directamente asociada con la infección viral por La Grenade en 1990.  Se han documentado varias condiciones cutáneas en ATLL y HAM/TSP, y se han identificado varias dermatosis infecciosas o inflamatorias en portadores asintomáticos HTLV-1.  Estos datos sugieren que la piel es un órgano blanco de HTLV-1 y puede manifestar signos clínicos que podrían identificarse para alertar la presencia del virus en individuos considerados asintomáticos.

En regiones en las que la prevalencia de HTLV-1 es alta, el reconocimiento de estas manifestaciones puede alertar a investigar la presencia de la infección viral.

Ver

Dres. Beth Goundry, Laura Bell, Matthew Langtree BMJ 2012;344:e289

El fenómeno de Raynaud está causado por un vasoespasmo episódico y la isquemia de las extremidades en respuesta al frío o a estímulos emocionales que se traducen en un cambio de color trifásico característico, generalmente en las manos y los pies, que va del blanco, al azul y al rojo. Puede ser primario, en respuesta directa a los estímulos, o secundario a una enfermedad subyacente. En un 10-20% de los casos puede ser la primera presentación de una enfermedad del tejido conectivo o precederla en su aparición (como la esclerodermia o la enfermedad mixta del tejido conectivo), por lo que se deben descartar las causas subyacentes.

Este fenómeno es desencadenado por un cambio en la temperatura ambiente o simplemente por la exposición al frío. Los pacientes pueden tener ataques durante todo el año, por ejemplo, si se trasladan de un ambiente tibio a uno con aire acondicionado, o permanecen en el viento frío (incluso en un día relativamente cálido), o mantienen en la mano un vaso de leche fría.

Una declaración de consenso reciente de la Sección de Medicina Vascular de la Royal Society of Medicine recomienda abandonar los términos síndrome de Raynaud y enfermedad de Raynaud debido a la falta de consenso sobre su uso (Fenómeno de Raynaud: nuevos conocimientos, nuevos tratamientos.  Conferencia organizada por la Sección de Medicina Vascular de la Royal Society of Medicine. Mayo de 2011).

En esta revisión los autores se refieren al fenómeno de Raynaud primario y secundario. Los avances recientes en su manejo y tratamiento surgieron de estudios aleatorizados y controlados de estrategias terapéuticas. Se revisan estudios de observación, ensayos controlados aleatorizados, revisiones sistemáticas y guías, para proporcionar una visión general de la presentación clínica, los factores de riesgo, el diagnóstico y los tratamientos.

Ver

Mage V, Lipsker D, Barbarot S, Bessis D, Chosidow O, Del Giudice P, Aractingi S, Avouac J, Bernier C, Descamps V, Dupin N. J Am Acad Dermatol. 2014 Jul;71(1):62-9.

El Parvovirus B19 es un virus ADN simple cadena de la familia Parvoviridae. En climas templados, las infecciones con el virus son mas frecuentes en invierno y primavera. El virus se disemina por gotas de fluidos del sistema respiratorio y la frecuencia de casos secundarios en contactos en la familia es muy alta.

El Parvovirus B 19 es común mundialmente, la seroprevalencia se incrementa con la edad (15% en niños preescolares, 50% en adultos jóvenes, y casi el 85% en ancianos). La infección por Parvovirus B19 en niños causa eritema infeccioso típico, conocida como la quinta enfermedad, hidrops fetalis, y crisis de anemia aplásica en pacientes con anemia hemolítica crónica. El Parvovirus B 19 puede ser responsable de casi el 35% de todos los rashes asociados con fiebre.

Sin embargo, la infección primaria puede ser asintomática en el 25% al 50% de los casos. El 50% de los casos en pacientes mayores de 15 años tienen una presentación polimorfa (fiebre, rash, artralgia, mialgia). Varios estudios han investigado los signos clínicos sugestivos de infección en adultos: el rash se ha reportado en el 40-80% de las infecciones primarias y generalmente está asociado con fiebre, edema, artralgia y mialgias.

Ninguna de estas series se concentró en las distintas características de los rashes confirmados por Parvovirus B 19.  Esto hace que el diagnóstico sea difícil por los dermatólogos, dada la baja incidencia de infección por Parvovirus B19 en adultos.

Ver

Fikrle T, Lomicova I, Szakos H, Pizinger K. Clin Exp Dermatol. 2015 Mar;40(2):149-51.

La granulomatosis anogenital (AGG) es una enfermedad inflamatoria crónica, rara que se presenta como edema indoloro de la región genital o anoperineal en asociación con hallazgos histopatológicos de granulomas no caseificantes.
Algunos casos de AGG se asocian con enfermedades sistémicas subyacentes, principalmente enfermedad de Crohn (CD). Se recomienda el examen cuidadoso de los pacientes con AGG, pero el tratamiento es extremadamente difícil.
Se presentan dos pacientes con AGG, uno de ellos con colitis ulcerativa (UC) y se lo trató con terapia biológica.

Ver

Isbary G, Coras-Stepanek B, Dyall-Smith D, Guther S, Tillmann A, Stolz W. Fuente: J Eur Acad Dermatol Venereol. 2014 Sep; 28(9):1251-4

La melanosis de la areola y pezón se han reportado raramente y se piensa que es menos común que la melanosis de la mucosa de la vulva, pene o mucosa oral.  La asimetría con irregularidad en forma y color, y aumento de tamaño a lo largo del tiempo son hallazgos clásicos de melanoma y enfermedad de Paget mamaria, pero también de melanosis benigna. La presentación clínica macroscópica no distingue claramente estas tres entidades.

Aunque las características dermatoscópicas permiten identificar lesiones melanocíticas malignas y no malignas, existe poca experiencia en dermatoscopía de melanosis de areola y pezón.

Se reportan las características clínicas, dermatoscópicas e histológicas de cinco pacientes con melanosis de la areola y pezón.

Ver