La quimiocina CCL20, biomarcador del aneurisma de aorta abdominal

La quimiocina CCL20, biomarcador del aneurisma de aorta abdominal

Un grupo de científicos del Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Cardiovasculares (CiberCV) ha demostrado que los niveles de la proteína CCL20 están incrementados en pacientes con aneurisma de aorta abdominal respecto a individuos sanos y, lo que es más relevante, respecto a enfermos ateroscleróticos sin aneurisma.

En el estudio, que se publicó en Scientific Reports en diciembre, dirigido por Mercedes Camacho, del grupo de José Martínez González en el Instituto de Investigaciones Biomédicas Sant Pau, se investiga la expresión de CCL20 y se evalúa su posible papel como un biomarcador que ayude en el pronóstico de pacientes con aneurisma de aorta abdominal.

De esta manera, demuestran que la CCL20 y su receptor CCR6 están incrementados en el aneurisma y que sus niveles circulantes son más elevados en pacientes con la dolencia que en individuos sanos y que en pacientes con enfermedad ateroesclerótica no aneurismática. “Esta es, sin duda, una característica única que no se observa cuando se analizan otras citocinas que también se encuentran incrementadas en el aneurisma aorta abdominal y, por tanto, la CCL20 es particularmente relevante en estos pacientes”, indica Mercedes Camacho, investigadora del CiberCV. Además, los niveles plasmáticos de CCL20 predicen con una alta sensibilidad la presencia de aneurisma.

Se conoce que la autoinmunidad juega un papel, no totalmente esclarecido en la enfermedad de aneurisma de aorta abdominal. La quimiocina CCL20 está implicada en el desarrollo de las enfermedades autoinmunes, aunque se desconoce su posible contribución al desarrollo y progresión del aneurisma de aorta abdominal. El presente trabajo muestra una asociación de la CCL20 y su posible papel como biomarcador de la enfermedad, lo que abre nuevas vías de investigación, como reconoce la autora del estudio del CiberCV.

“Es esencial encontrar nuevos biomarcadores específicos para la detección temprana de la enfermedad y estratificación del riesgo. Además, la identificación de nuevos biomarcadores podría ayudar a descubrir nuevas vías implicadas en la fisiopatología del aneurisma de aorta abdominal y, por tanto, descubrir nuevas dianas terapéuticas para la intervención farmacológica de la enfermedad”, indica Camacho.

Una enfermedad asintomática

El aneurisma de aorta abdominal, prevalente en personas de edad avanzada en países industrializados, es una dolencia que consiste en una dilatación localizada y permanente de la aorta, generalmente en su sección infrarrenal. Cursa mayoritariamente de forma asintomática, por lo que el diagnóstico se produce en muchos casos de forma casual y actualmente no existe ningún tratamiento farmacológico capaz de limitar la progresión del aneurisma o evitar su rotura.
enero 25/2018 (diariomedico.com)

Filed under Noticias by on #