Noticias

El ejercicio de resistencia y el de alta intensidad ralentizan y podrían revertir el envejecimiento celular, según un estudio de la Universidad de Leipzig, en Alemania, que se publica en European Heart Journal. No se obtendría el mismo efecto, por otra parte, con el entrenamiento de fuerza.

El estudio liderado por Ulrich Laufs, contó con la participación de 266 jóvenes sanos pero inactivos al comienzo del estudio a los que se asignó a cuatro grupos de forma aleatoria. Así, un grupo realizó durante seis meses ejercicio de resistencia (carrera de resistencia), otro entrenamiento interválico de alta intensidad (calentamiento seguido de cuatro series de carrera de alta intensidad alternada con trote y para finalizar vuelta a la calma con carrera lenta), entrenamiento de fuerza -con un circuito compuesto por ocho máquinas- y, en el último caso, los participantes continuaron con su estilo de vida inactivo.

Los individuos en los grupos de intervención con ejercicio realizaron tres sesiones semanales de 45 minutos cada una y solo 124 completaron el estudio. Los investigadores analizaron en muestras sanguíneas de los participantes -recogidas al comienzo del estudio y siete días antes de finalizar el trabajo- la longitud de los telómeros y la actividad de la telomerasa en los linfocitos.

“Nuestro principal hallazgo es que, al comparar los resultados con las muestras recogidas al comienzo del estudio y en el grupo control, se observó un aumento en la actividad de la telomerasa y en la longitud de los telómeros en los participantes que realizaron ejercicio de resistencia y ejercicio interválico de alta intensidad; un resultado que no se observó en el grupo que realizó ejercicio de musculación”, ha explicado Laufs.

De hecho, la actividad de la telomerasa aumentó de dos a tres veces y la longitud de los telomeros lo hizo de forma significativa en los grupos de resistencia y de alta intensidad en comparación con el resto de la muestra. “El estudio identifica un mecanismo por el cual el entrenamiento de resistencia mejora el envejecimiento saludable. Los resultados podrían ayudar a tener en cuenta la longitud de los telómeros como un indicador de la edad biológica en estudios de intervención futuros”.

Ampliar la información.

Tomado de Noticias Al Día. Diciembre 5 de 2018.

Investigadores de la Universidad de California han descubierto un proceso común en el desarrollo de tumores microcíticos en diferentes tejidos. El estudio revela que, aunque las células epiteliales de próstata y de pulmón normales presentan enormes diferencias en términos de expresión génica, ésta es casi idéntica cuando el tejido se ha transformado en cáncer de células pequeñas. Ver más…

Los últimos avances en los tratamientos de cáncer han hecho que el número de pacientes que sobreviven a esta enfermedad sea cada vez mayor. Sin embargo, tratamientos tales como la quimioterapia y la radioterapia, dada su agresividad, pueden llegar a producir efectos gonadotóxicos y dañar las gónadas femeninas, es decir los ovarios, siendo el resultado problemas de fertilidad. Ver más…

Un estudio muestra afectación cardiaca y de los vasos sanguíneos en jóvenes con niveles inferiores a los que definen la hipertensión. El daño orgánico producido por la hipertensión arterial (HTA) no solo se detecta en adultos, según confirma un estudio presentado en la reunión anual del Comité de Hipertensión de la Sociedad Americana de Cardiología (AHA), celebrada en San Francisco (Estados Unidos). Ver más…

Un reciente estudio ha revelado que el dolor, el insomnio y los trastornos mentales resultan comunes cinco años antes de que alguien sea diagnosticado de esclerosis múltiple. La existencia de «señales de advertencia» de ese tipo está muy aceptada tanto en la enfermedad de Alzheimer como en la enfermedad de Parkinson. Ver más…